Cuán­tas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - CURIOSO -

ve­ces has op­ta­do por co­mer un sánd­wich de­lan­te del or­de­na­dor. Se­gu­ro que unas cuan­tas, aun­que me­nos que las que ce­nas­te vien­do una se­rie. La com­pa­ñía no es un buen in­gre­dien­te con el que sen­tar­se de­lan­te de la co­mi­da, ya sea en for­ma de pan­ta­lla o de que­da­da la­bo­ral. Así nos lo con­fir­man los ex­per­tos, que des­ta­can que la cla­ve pa­ra sen­tar­se en la me­sa es pres­tar­le aten­ción a lo que es­ta­mos ha­cien­do. «En cier­to mo­do, es fre­cuen­te que comamos ha­cien­do otra ac­ti­vi­dad, por lo que no so­mos del to­do cons­cien­tes de lo que es­ta­mos co­mien­do por­que es­ta­mos pres­tán­do­le aten­ción a otra co­sa», in­di­ca la die­tis­ta nu­tri­cio­nis­ta Vi­ki Lo­ren­zo, que aña­de otro hán­di­cap al há­bi­to de la te­le: «Los ali­men­tos que sue­len acom­pa­ñar­la nor­mal­men­te no son sa­lu­da­bles, por­que ti­ra­mos de snacks o pa­ta­tas fri­tas, ade­más de que es­ta­mos re­ci­bien­do es­tí­mu­los de co­mi­da a tra­vés de los anun­cios que nos lle­van a desear­la más».

Es­tas dis­trac­cio­nes lo que pro­vo­can es que, en de­fi­ni­ti­va, no sea­mos cons­cien­tes de lo que co­me­mos, ni del có­mo ni del cuán­to. Ava­la es­ta teo­ría Gem­ma Ro­drí­guez Carnero, en­do­cri­na del CHUF: «Si uno co­me mien­tras es­tá vien­do la te­le o el mó­vil tien­de a co­mer más. Se ha ob­ser­va­do que, en el ca­so de los ni­ños, exis­te una re­la­ción en­tre las ho­ras que es­tán fren­te al te­le­vi­sor y la pre­va­len­cia de la obe­si­dad». La es­pe­cia­lis­ta re­cuer­da que el ce­re­bro ne­ce­si­ta vein­te mi­nu­tos en sa­ber que uno ya es­tá sa­cia­do, «por lo que si es­tás dis­traí­do vien­do la te­le o co­mes con pri­sa, in­gie­res en po­co tiem­po más de lo que ne­ce­si­tas, e igual en diez mi­nu­tos ya aca­bas­te un me­nú con mu­chas ki­lo­ca­lo­rías». La me­jor re­ce­ta pa­ra una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, se­ña­lan las ex­per­tas, es co­mer des­pa­cio y con tran­qui­li­dad.

Si la com­pa­ñía es fí­si­ca, se­gún con quien es­te­mos co­mien­do tam­bién pue­den au­men­tar las po­si­bi­li­da­des de no in­ge­rir la can­ti­dad de co­mi­da ne­ce­sa­ria, ya sea por edu­ca­ción o por no ha­blar con la bo­ca lle­na. En es­te ca­so, po­de­mos pe­car por de­fec­to. «Si co­me­mos con per­so­nas a las que no co­no­ce­mos tan­to o con las que no te­ne­mos con­fian­za, nos cor­ta­mos más y ten­de­mos a in­ge­rir una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.