Soy muy tí­mi­do y a ve­ces se pue­de con­fun­dir con se­rie­dad”

Da­niel Grao AC­TOR (SA­BA­DELL, 1976)

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ÚLTIMA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

1 Abel es un po­lí­ti­co pe­ro de «la nue­va po­lí­ti­ca». ¿En quién te ins­pi­ras­te en Pa­blo Igle­sias o en Al­bert Ri­ve­ra?

[Ri­sas] Es­te te­ma ló­gi­ca­men­te sa­lió en el ro­da­je ha­blan­do con el di­rec­tor, pe­ro la ver­dad es que he in­ten­ta­do ha­cer a un po­lí­ti­co de bue­nas in­ten­cio­nes... Qui­si­mos huir de los re­fe­ren­tes exis­ten­tes e ima­gi­nar que éra­mos una nue­va for­ma­ción.

2 ¿Crees en la po­lí­ti­ca de hoy en día?

No creo ya en la re­vo­lu­ción po­lí­ti­ca. Creo que ya es­tá bien del mun­do men­tal. De en­re­dar­nos en los dis­cur­sos, en las ra­zo­nes, en el mun­do de la for­ma que pro­vie­ne del ego. Creo en la «re-evo­lu­ción» poé­ti­ca. Creo que un ver­da­de­ro cam­bio so­cial so­lo es po­si­ble des­de un ma­yor ni­vel de cons­cien­cia. Eso es res­pon­sa­bi­li­dad de ca­da uno. So­lo asu­mien­do nues­tras par­tes os­cu­ras po­dre­mos trans­for­mar­las. Per­so­na­jes co­mo Trump so­lo son la pro­yec­ción del Trump que to­dos lle­va­mos den­tro y al no que­rer asu­mir­lo pa­sa al in­cons­cien­te co­lec­ti­vo.

3 Siem­pre te dan pa­pe­les de se­rio, ¿no?

Sí, es ver­dad, pe­ro tam­bién ten­go una par­te pa­ya­sa que me gus­ta­ría sa­car. Lo ten­go ahí pen­dien­te. Es ver­dad que sa­can­do un pa­pel pun­tual en el tea­tro, que fue la pri­me­ra vez que oí reír al pú­bli­co, siem­pre son dra­mo­nes. Pe­ro es por­que soy muy tí­mi­do, y a ve­ces la ti­mi­dez se pue­de con­fun­dir con se­rie­dad.

4 «Ani­ma­les sin co­llar», «Gi­gan­tes», «La ca­te­dral del mar», «El ár­bol de la san­gre»...

¡Uff! Es­toy fe­liz, no por la can­ti­dad sino por los tra­ba­jos que han si­do. La ver­dad es que me po­ne un po­co cuan­do ten­go tan­tas co­sas al mis­mo tiem­po. Aho­ra ro­dé El ár­bol de la san­gre y Ani­ma­les sin co­llar con un día de di­fe­ren­cia y me gus­ta.

5 Igual en ca­sa no di­cen lo mis­mo...

No, en ca­sa no di­cen lo mis­mo. Ade­más siem­pre pro­me­to cuan­do es­toy con una se­rie no ha­cer nin­gún bo­lo de tea­tro los fin­des y siem­pre me sa­le al­go, al fi­nal ya no me creen.

6 ¿Tie­nes tiem­po li­bre?

Po­co pe­ro sí, el tiem­po li­bre que te que­da cuan­do tie­nes dos ni­ños pe­que­ños en ca­sa.

7 ¿Les gus­ta que su pa­pá sea ac­tor?

A ve­ces vie­nen a ver­me, si es­toy ro­dan­do fue­ra tam­bién se acer­can... Les pa­re­ce di­ver­ti­do, pe­ro cla­ro, no les gus­ta cuan­do es­toy fue­ra. El otro día vi­nie­ron al ro­da­je y aca­ba­ron en ma­qui­lla­je con unas ci­ca­tri­ces en la ca­ra, en otra oca­sión abrien­do el te­lón en los en­sa­yos. Pe­ro eso sí, pro­cu­ro ver­los to­dos los días.

8 ¿La in­ter­pre­ta­ción te sal­vó la vi­da?

Es­ta­ba en un mo­men­to un po­co per­di­do, ve­nía de una si­tua­ción fa­mi­liar com­pli­ca­da y me apun­té a un gru­po de tea­tro y me pi­có el gu­sa­ni­llo. No en ese mo­men­to, pe­ro sí dos años des­pués. Di­go que me sal­vó la vi­da por­que me ayu­dó a sa­ber qué era lo que que­ría. So­bre to­do los dos pri­me­ros años, un ac­tor po­ne mu­cho de su bio­gra­fía, de lo que tie­ne, en­ton­ces es co­mo si hu­bie­ra trans­for­ma­do lo ma­lo en po­si­ti­vo. De otra ma­ne­ra, lo si­go ha­cien­do.

El ca­ta­lán es­tre­na «Ani­ma­les sin co­llar», un «th­ri­ller» ro­mán­ti­co en el que in­ter­pre­ta a un po­lí­ti­co de una nue­va era. Aun­que él avi­sa, no cree en la po­lí­ti­ca, sino en la «re-evo­lu­ción» poé­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.