Ra­joy de­cli­na­rá de nue­vo la in­ves­ti­du­ra pa­ra que el rey de­sig­ne a Sán­chez

Lo fía to­do al fra­ca­so del lí­der socialista y los po­pu­la­res se pre­pa­ran pa­ra elec­cio­nes

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - EN­RI­QUE CLE­MEN­TE

Ma­riano Ra­joy sa­be que so­lo pue­de re­pe­tir como pre­si­den­te si hay nue­vas elec­cio­nes. Fía ya su fu­tu­ro po­lí­ti­co al fra­ca­so de Pe­dro Sán­chez en su in­ten­to de for­mar Go­bierno. De he­cho, el PP se pre­pa­ra ya pa­ra es­te es­ce­na­rio, que so­lo se da­ría si el lí­der socialista no con­si­gue for­mar una alianza que le con­duz­ca a La Mon­cloa. Hoy el rey reanu­da la se­gun­da ron­da de con­sul­tas y re­ci­bi­rá a Pa­blo Igle­sias y Al­bert Ri­ve­ra; ma­ña­na ha­bla­rá con Sán­chez y Ra­joy. La si­tua­ción no ha va­ria­do pa­ra el man­da­ta­rio del PP, que si­gue sin con­tar con nin­gún apo­yo pa­ra su in­ves­ti­du­ra y tie­ne una ma­yo­ría ab­so­lu­ta en con­tra. Por lo tan­to, sal­vo una nue­va y muy im­pro­ba­ble ju­ga­da ines­pe­ra­da, de­cli­na­rá de nue­vo so­me­ter­se a un de­ba­te que tie­ne per­di­do de an­te­mano y en el que se­ría so­me­ti­do al fue­go cru­za­do de to­da la opo­si­ción, más aún tras le mo­nu­men­tal es­cán­da­lo de Va­len­cia. Así lo anun­ció ayer el vi­ce­se­cre­ta­rio ge­ne­ral Ja­vier Maroto. «Si no hay mo­di­fi­ca­cio­nes en los apo­yos re­ci­bi­dos no hay ra­zo­nes pa­ra ha­cer cam­bio en las po­si­cio­nes», ase­gu­ró.

Los po­pu­la­res te­nían mu­chas es­pe­ran­zas pues­tas en que los ba­ro­nes fre­na­ran en se­co al se­cre­ta­rio ge­ne­ral en el co­mi­té fe­de­ral del sá­ba­do en sus as­pi­ra­cio­nes a pac­tar con Po­de­mos. Pe­ro es­te es­tá mos­tran­do ser un con­ten­dien­te co­rreo­so y de­ter­mi­na­do a en­ca­be­zar el pró­xi­mo Go­bierno.

Ja­rro de agua fría

La es­tra­te­gia de Sán­chez pa­ra puen­tear a los ba­ro­nes anun­cian­do una con­sul­ta a las ba­ses de cual­quier acuer­do de go­bierno al que pue­da lle­gar ca­yó como una ja­rro de agua fría en la se­de po­pu­lar de Gé­no­va. «Ayer el PSOE dio un nue­vo gi­ro y Pe­dro Sán­chez ha ge­ne­ra­do un nue­vo problema en el par­ti­do, al­go que na­die po­dría es­pe­rar», ase­gu­ró Maroto. «Sán­chez ha con­se­gui­do ser el pri­mer se­cre­ta­rio ge­ne­ral que en­fren­ta a la mi­li­tan­cia con la di­rec­ción, que di­vi­de las opi­nio­nes con la mi­li­tan­cia res­pec­to a los ba­ro­nes te­rri­to­ria­les, que di­vi­de aún más las po­si­cio­nes del PSOE», aña­dió. Ade­más, se­ña­ló que «la pro­pues­ta de Go­bierno ra­di­cal que tie­ne Pe­dro Sán­chez en la ca­be­za es un laberinto sin sa­li­da».

El di­ri­gen­te po­pu­lar di­jo que su par­ti­do «en lu­gar de es­cu­char a unos mi­les de mi­li­tan­tes del PSOE, que tie­nen to­do nues­tro res­pe­to, se es­cu­che a mi­llo­nes de vo­tan­tes, que tie­nen la le­gi­ti­mi­dad de ha­ber di­cho de for­ma con­tun- den­te que en Es­pa­ña en el 2016 quie­ren mo­de­ra­ción y es­ta­bi­li­dad.

Los so­cia­lis­tas reite­ra­ron su men­sa­je. «Si Ra­joy vuel­ve a de­cir no al je­fe del Es­ta­do, ten­drá que apar­tar­se de­fi­ni­ti­va­men­te de su par­ti­do y de la po­lí­ti­ca y el PSOE y Pe­dro Sán­chez asu­mi­rán la res­pon­sa­bi­li­dad, sos­tu­vo su por­ta­voz en el Con­gre­so, An­to­nio Hernan- do. Es­te tra­tó de tras­pa­sar la pre­sión al pre­si­den­te en fun­cio­nes: «Ra­joy tie­ne 48 ho­ras pa­ra de­ci­dir si va a pa­sar a la his­to­ria como el pre­si­den­te más irres­pon­sa­ble de la his­to­ria de la de­mo­cra­cia».

Sán­chez lo­gró su­pe­rar el di­fí­cil es­co­llo del co­mi­té fe­de­ral y se dis­po­ne a acep­tar el en­car­go de tra­tar de con­for­mar una ma­yo­ría si Fe­li­pe VI se lo en­co­mien­da. Aho­ra tie­ne vía li­bre pa­ra em­pe­zar a ne­go­ciar, pe­ro la po­de­ro­sa pre­si­den­ta an­da­lu­za y sus alia­dos es­tán dis­pues­tos a su­per­vi­sar to­do lo que ha­ga. La pro­pues­ta de so­me­ter los acuer­dos a re­fe­ren­do de los mi­li­tan­tes les co­gió por sor­pre­sa, pe­ro tu­vie­ron que acep­tar­lo a re­ga­ña­dien­tes. «La con­sul­ta a los mi­li­tan­tes en­tron­ca con los gran­des par­ti­dos so­cia­lis­tas europeos, como el ale­mán o el fran­cés, que con­sul­ta­ron a sus mi­li­tan­tes so­bre los pac­tos de go­bierno o la Cons­ti­tu­ción eu­ro­pea», afir­mó Her­nan­do pa­ra de­fen­der­la. En pri­va­do, los crí­ti­cos de­nun­cian la de­ri­va asam­blea­ria que quie­re im­po­ner Sán­chez en el PSOE en su pro­pio be­ne­fi­cio. La de­ci­sión de Pe­dro Sán­chez de so­me­ter a la vo­ta­ción de los cer­ca de 190.000 afi­la­dos del PSOE un even­tual pac­to de Go­bierno des­pier­ta mu­chas in­cóg­ni­tas en­tre los di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas, pe­ro exis­te un cier­to con­sen­so ge­ne­ral, y que so­lo al­gu­nos cues­tio­nan, so­bre que la su­ya es una ba­ta­lla ga­na­da. Tan­to es así que los más crí­ti­cos con su ges­tión es­tán ya con­ven­ci­dos de que so­lo Po­de­mos pue­de evi­tar que Sán­chez aca­be li­de­ran­do un Eje­cu­ti­vo de coa­li­ción sus­ten­ta­do en los in­de­pen­den­tis­tas. De po­co sir­ve que la di­rec­ción del par­ti­do in­sis­ta en que esa no es ni su úni­ca ni su pri­me­ra op­ción.

«El re­cur­so tram­po­so de la con­sul­ta a las ba­ses —adu­ce una de las per­so­nas con pe­so in­terno que más des­con­fían del se­cre­ta­rio ge­ne­ral— es pa­ra pac­tar con Po­de­mos». A su jui­cio, como al de bue­na par­te del nú­cleo du­ro de Sán­chez y al de no po­cos di­ri­gen­tes te­rri­to­ria­les, es ca­si im­po­si­ble que los mi­li­tan­tes re­cha­cen un pac­to en los tér­mi­nos en los que pre­su­po­nen que, lle­ga­do el ca­so, se so­me­te­rá a vo­ta­ción. Quie­nes desea­rían sus­ti­tuir a Sán­chez por Su­sa­na Díaz ar­gu­men­tan que, con su mo­vi­mien­to tác­ti­co, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral se lo ha pues­to «muy fá­cil» a Pa­blo Igle­sias, que aho­ra «va a ele­var to­da­vía más el pre­cio» de su res­pal­do. Pe­ro con­si­de­ran que el lí­der de Po­de­mos siem­pre ha si­do más par­ti­da­rio de for­zar unas nue­vas elec­cio­nes y que, aún ca­be una «es­pe­ran­za» de que sea él quien ha­ga sal­tar por los ai­res ese en­ten­di­mien­to del que re­ce­lan.

Ja­vier Maroto Vi­ce­se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.