Ciu­da­da­nos tien­de la mano a un pac­to con los so­cia­lis­tas pe­ro de­jan­do fue­ra a Po­de­mos

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - P. H.

El par­ti­do de Al­bert Ri­ve­ra tie­ne in­ten­ción de sen­tar­se a ne­go­ciar con el PSOE es­ta mis­ma semana, en con­cre­to, «el miér­co­les o el jue­ves», es de­cir, des­pués de que ha­ya con­clui­do la se­gun­da ron­da de con­tac­tos con Fe­li­pe VI pa­ra la in­ves­ti­du­ra. Ciu­da­da­nos ya ha de­ja­do cla­ra su dis­po­si­ción a un en­ten­di­mien­to pe­ro, an­tes de sen­tar­se a ha­blar, vol­vió ad­ver­tir a Pe­dro Sán­chez de cuá­les son los pa­rá­me­tros en los que se mue­ve: na­da que im­pli­que un pro­yec­to con Po­de­mos y con na­cio­na­lis­tas.

El vi­ce­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la for­ma­ción, Jo­sé Ma­nuel Vi­lle­gas, ar­gu­men­tó ayer que en es­ta nue­va eta­pa po­lí­ti­ca es ne­ce­sa­rio man­te­ner un diá­lo­go abier­to con to­das las for­ma­cio­nes, pe­ro sub­ra­yó que, si de lo que se ha­bla es del Go­bierno, su pro­gra­ma y el de la for­ma­ción que di­ri­ge Pa­blo Igle­sias son «in­com­pa­ti­bles». Es un men­sa­je que ya lan­zó el jue­ves el pro­pio Ri­ve­ra cuan­do, por pri­me­ra vez, de­jó abier­ta una puer­ta (aunque fue­ra mí­ni­ma) a aca­bar vo­tan­do ‘sí’ a un Eje­cu­ti­vo pre­si­di­do por Pe­dro Sán­chez. En una en­tre­vis­ta en un dia­rio na­cio­nal, tam­bién dio mues­tras ayer de no que­rer pi­llar­se los de­dos y, a la pre­gun­ta de si pue­de pro­me­ter que no da­rá su apo­yo a Ra­joy o al se­cre­ta­rio ge­ne­ral de los so­cia­lis­tas res­pon- dió: «No voy a ju­gar a las pro­me­sas, no pue­do pro­me­ter que iré a la lu­na, pe­se a que en prin­ci­pio no voy a ir nun­ca». Has­ta aho­ra, lo má­xi­mo que ha di­cho Ciu­da­da­nos es que se abs­ten­drá pa­ra fa­ci­li­tar un Eje­cu­ti­vo del más vo­ta­do o, si Ra­joy se au­to­ex­clu­ye, uno es­ta­ble. Pe­ro a par­tir de es­ta semana qui­zá sea po­si­ble ex­plo­rar otros es­ce­na­rios.

Pa­pel de me­dia­dor

De mo­men­to, Ri­ve­ra pre­ten­de ju­gar un pa­pel de me­dia­dor pa­ra «des­con­ge­lar» la «gue­rra fría» en­tre PP y PSOE. Su idea no es ha­cer reunio­nes a tres, es más, ni si­quie­ra tie­ne in­ten­ción de im­pli­car­se per­so­nal­men­te, al me­nos en una pri­me­ra fa­se, en las ne­go­cia­cio­nes. Su plan es que ha­ya en­cuen­tros en­tre los equi­pos que de­sig­nen las di­rec­cio­nes de los tres par­ti­dos, pe­ro por se­pa­ra­do. Al­go si­mi­lar a lo que ya ocu­rrió du­ran­te la ne­go­cia­ción de la com­po­si­ción de la Me­sa del Con­gre­so, que aca­bó con el socialista Pat­xi Ló­pez en la pre­si­den­cia y una ma­yo­ría de miem­bros de PP y C’s en el res­to de car­gos, pa­ra en­fa­do de Po­de­mos. Vi­lle­gas ex­pli­có cuá­les son las ba­ses so­bre las que pre­ten­de acor­dar, en­tre ellas, «re­for­mas como la de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca pa­ra lu­char con­tra la corrupción; uni­dad de Es­pa­ña; y una Unión Eu­ro­pea más fuer­te y coor­di­na­da».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.