Su es­tra­te­gia es ne­go­ciar con el lí­der de Ciu­da­da­nos pa­ra re­cu­pe­rar la cen­tra­li­dad y apla­car a Díaz

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - EN­RI­QUE CLE­MEN­TE

Pe­dro Sán­chez va a ago­tar to­das las po­si­bi­li­da­des pa­ras ser pre­si­den­te del Go­bierno. Sa­be que le va en ello su su­per­vi­ven­cia po­lí­ti­ca. Pri­me­ro apos­tó por una coa­li­ción de iz­quier­das a la por­tu­gue­sa, con Po­de­mos y Uni­dad Po­pu­lar como so­cios, e in­clu­so via­jó a Por­tu­gal pa­ra es­ce­ni­fi­car­lo en­tre­vis­tán­do­se con el pri­mer mi­nis­tro lu­so, An­to­nio Cos­ta. Pe­ro ha cam­bia­do el pa­so y aho­ra se mues­tra dis­pues­to es ne­go­ciar «a de­re­cha e iz­quier­da» pa­ra for­mar un Go­bierno «pro­gre­sis­ta y re­for­mis­ta», es de­cir in­clu­yen­do en la fór­mu­la a Ciu­da­da­nos.

Es­te gi­ro es­tra­té­gi­co le per­mi­te te­ner un ma­yor mar­gen de ma­nio­bra con los ba­ro­nes crí­ti­cos en­ca­be­za­dos por Su­sa­na Díaz, que le mar­can es­tre­cha­men­te, mo­ver­se ha­cia el cen­tro y mar­car dis­tan­cias con Pa­blo Igle­sias, tras la ofer­ta de Go­bierno que hi­zo es­te sin in­for­mar­le pre­via­men­te e im­po­nién­do­le de en­tra­da la vi­ce­pre­si­den­cia y va­rios mi­nis­te­rios claves. De he­cho, el lí­der socialista con­tes­tó al des­plan­te ha­blan­do an­tes con Al­bert Ri­ve­ra que con el di­ri­gen­te de Po­de­mos.

VEN­TA­JAS DE CIU­DA­DA­NOS Re­cu­pe­rar la cen­tra­li­dad, con­tra­rres­tar a los ba­ro­nes.

Su ob­je­ti­vo es ce­rrar un pac­to con Ciu­da­da­nos o, al me­nos, de­mos­trar que es­tá dis­pues­to a to­do por con­se­guir­lo. Te­ner al pre­si­den­te de la for­ma­ción na­ran­ja como in­ter­lo­cu­tor prin­ci­pal, al mis­mo ni­vel que Igle­sias, le ser­vi­rá pa­ra tra­tar de re­cu­pe­rar la cen­tra­li­dad po­lí­ti­ca y con­tra­rres­tar a los ba­ro­nes crí­ti­cos, que se opo­nen a un Go­bierno con Po­de­mos. Es­tos ya le han ad­ver­ti­do de que no to­le­ra­rán que sea in­ves­ti­do con los vo­tos, fa­vo­ra­bles, la abs­ten­ción o in­clu­so la au­sen­cia de los dipu­tados in­de­pen­den­tis­tas del Con­gre­so. Sán­chez se ha li­mi­ta­do a con­tes­tar­les que no bus­ca­rá su apo­yo.

UN ACUER­DO DI­FÍ­CIL Me­ter pre­sión a Ri­ve­ra.

Es­te ha de­ja­do cla­ro que vo­ta­rá no a cual­quier acuer­do que sig­ni­fi­que la en­tra­da de Po­de­mos en el Go­bierno. Tam­bién ha reite­ra­do que Ciu­da­da­nos no lo ha­rá a fa­vor de Sán­chez en la in­ves­ti­du­ra. Pe­ro el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de los so­cia­lis­tas cree que tie­ne ar­mas pa­ra me­ter­le pre­sión, po­ner­le an­te la en­cru­ci­ja­da: o se plie­ga al acuer­do o ha­brá nue­vas elec­cio­nes, ya que los so­cia­lis­tas nun­ca vo­ta­rán a Ra­joy ni a nin­gún otro can­di­da­to del PP. Es­ta tác­ti­ca pue­de ser efec­ti­va te­nien­do en cuen­ta que la gran ma­yo­ría de las en­cues­tas pro­nos­ti­can un ba­ta­ca­zo del par­ti­do na­ran­ja si los es­pa­ño­les acu­den de nue­vo a las ur­nas.

PO­SI­BLES FÓR­MU­LAS Va­rias po­si­bi­li­da­des que aho­ra se ven ca­si im­po­si­bles.

Ha­bría va­rias po­si­bi­li­da­des: que fi­nal­men­te Ciu­da­da­nos se abs­tu­vie­ra en el ca­so de un pac­to PSOE-Po­de­mos, un acuer­do tri­par­ti­to, que vo­ta­ra a fa­vor de un Go­bierno socialista en so­li­ta­rio o aliar­se con Sán­chez pa­ra for­mar un Eje­cu­ti­vo bi­co­lor. En es­tos dos úl­ti­mos su­pues­tos ne­ce­si­ta­ría la par­ti­ci­pa­ción del par­ti­do que li­de­ra Igle­sias, lo que a prio­ri pa­re­ce prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble. Pe­ro que­da mu­cho tiem­po.

LA ES­TRA­TE­GIA Atraer a mo­ra­dos y na­ran­jas con un plan so­cial y de re­ge­ne­ra­ción.

Sán­chez pre­sen­ta­rá un pro­gra­ma de go­bierno que in­ci­di­rá fun­da­men­tal­men­te en la agen­da so­cial y la re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca, el pri­me­ro un asun­to ab­so­lu­ta­men­te prio­ri­ta­rio pa­ra Po­de­mos y el se­gun­do de igual ma­ne­ra en el ca­so de Ciu­da­da­nos. Con­fía en que pues­to su plan ne­gro so­bre blan­co les sea di­fí­cil ne­gar­se a apo­yar­le por ac­ti­va o por pa­si­va, ya que la pri­me­ra con­se­cuen­cia del acuer­do se­ría apar­tar de­fi­ni­ti­va­men­te a Ma­riano Ra­joy de La Mon­cloa, lo que los tres par­ti­dos creen ne­ce­sa­rio, so­bre to­do des­pués del es­cán­da­lo de corrupción en Va­len­cia. De he­cho, Ri­ve­ra ha en­du­re­ci­do no­ta­ble­men­te su dis­cur­so con­tra Ra­joy tras la impu­tación del PP por la des­truc­ción de los or­de­na­do­res de Luis Bár­ce­nas y la ma­cro­rre­da­da va­len­cia­na. El pá­ni­co a nue­vas elec­cio­nes po­dría ha­cer­le va­riar de opi­nión y apos­tar por Sán­chez.

PO­DE­MOS La in­cóg­ni­ta es si Igle­sias quie­re pac­tar.

Sán­chez re­ce­la, sin em­bar­go, de que Igle­sias quie­ra en reali­dad un acuer­do con el PSOE. La for­ma en que pre­sen­tó su ofer­ta ha ser­vi­do de con­fir­ma­ción de que su prin­ci­pal ob­je­ti­vo es so­ca­var­le pa­ra ocu­par su lu­gar como pri­me­ra fuer­za de la iz­quier­da. Al­gu­nas en­cues­tas pre- vé que Po­de­mos lle­va­ría a ca­bo el sor­pas­so si hay nue­vas elec­cio­nes, mu­cho más si se alía fi­nal­men­te con Uni­dad Po­pu­lar. Pe­ro el lí­der socialista no ti­ra la toa­lla y an­te el co­mi­té fe­de­ral se man­tu­vo muy cau­to pa­ra cri­ti­car lo que ca­li­fi­có como «arro­gan­cia y des­plan­tes» de Igle­sias. En­tre am­bos se disputa un jue­go: cul­par al otro si fi­nal­men­te no hay un pac­to de iz­quier­das. Pe­ro pa­ra Sán­chez pue­de ser tar­de, ya que Su­sa­na Díaz, se­gún al­gu­nas fuen­tes, ya ha­bría co­mu­ni­ca­do a sus pró­xi­mos que es­ta dis­pues­ta a com­pe­tir por la se­cre­ta­ría ge­ne­ral en ma­yo. Cla­ro es­tá, si su ri­val in­terno no es pa­ra en­ton­ces pre­si­den­te del Go­bierno.

LOS BA­RO­NES Al ace­cho.

Díaz pro­si­gue su gue­rra in­ter­na con­tra Sán­chez. Cuen­ta con alia­dos de pe­so, el pri­me­ro de todos el as­tu­riano Ja­vier Fer­nán­dez, pe­ro tam­bién, en ma­yor o me­nor me­di­da, el va­len­ciano Xi­mo Puig, el cas­te­lla­no­man­che­go Emi­li­ano Gar­cía-Pa­ge y el ex­tre­me­ño Gui­ller­mo Fer­nán­dez Va­ra. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral lo­gró bur­lar­los el sá­ba­do con el as en la mag­na que se sa­có de so­me­ter los hi­po­té­ti­cos acuer­dos de go­bierno a las ba­ses, lo que ha pro­vo­ca­do su irri­ta­ción, aunque en pú­bli­co no tu­vie­ran más re­me­dio que de­fen­der­lo. Pe­ro, a su vez, im­pu­sie­ron que las pri­ma­rias sean el 8 de ma­yo, que po­dría ser la fe­cha de ca­du­ci­dad de Sán­chez si no for­ma Go­bierno. No van a de­jar de vi­gi­lar sus pa­sos, como de­jó cla­ro la pre­si­den­ta an­da­lu­za al exi­gir to­do ti­po de ga­ran­tías pa­ra el re­fe­ren­do, mos­tran­do su des­con­fian­za. Van a ana­li­zar al mi­lí­me­tro los con­tac­tos con Po­de­mos y cual­quier acer­ca­mien­to a los in­de­pen­den­tis­tas. La sul­ta­na, como lla­man a Su­sa­na Díaz, ha­rá to­do lo que pue­da pa­ra que no se plas­me un pac­to en el que no cree en ab­so­lu­to. Ella so­lo ve como so­cio po­si­ble a Ciu­da­da­nos, al igual que en An­da­lu­cía.

ILUS­TRA­CIÓN PI­LAR CA­NI­CO­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.