«Que­re­mos re­cu­pe­rar nues­tro ho­gar»

Una ma­dre y una hi­ja de Oro­so pi­den ayu­da pa­ra po­der le­van­tar de nue­vo la ca­sa en la que vi­vían y que que­dó des­trui­da por un in­cen­dio el pa­sa­do mes de agos­to

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - MA­RÍA CEDRÓN

En­tre la­dri­llos res­que­bra­ja­dos te­ñi­dos de ne­gro des­ta­ca una ca­fe­te­ra ro­ja mol­dea­da por las lla­mas. Ahí es don­de Ma­ría Je­sús ha­cía el ca­fé a fue­go len­to. Era de pota, ade­re­za­do a ve­ces con un ti­zón que sa­ca­ba de la co­ci­na de le­ña que se ve al fon­do. La bil­baí­na tam­bién fue des­trui­da por el fue­go. Pa­ra un forastero que pa­se por Mar­zoa, una pa­rro­quia del concello co­ru­ñés de Oro­so, las pa­re­des ahu­ma­das que ro­dean lo que has­ta ha­ce unos me­ses fue una es­tan­cia son so­lo es­com­bros. Como tam­bién lo son los azu­le­jos blan­cos que aún cu­bren los res­tos de una pa­red del la­te­ral del in­mue­ble. Pa­ra Cris­ti­na y su ma­dre Ma­ría Je­sús ese cú­mu­lo de la­dri­llos, vi­gas que­ma­das, cla­vos, ba­su­ra y ollas des­ven­ci­ja­das for­ma los res­tos de una vi­da, el es­que­le­to de un ho­gar que en me­nos de una ho­ra aca­bó re­du­ci­do a ce­ni­zas una no­che del pa­sa­do mes de agos­to.

Ahí es aho­ra don­de se re­fu­gia, en­tre decenas de pun­tas que han que­da­do al ai­re, un pe­rro va­ga­bun­do que co­rre­tea por la al­dea. ¿Qué pa­só? «Di­cen que fue un cor­to­cir­cui­to», in­di­ca Cris­ti­na. Es lo que sos­pe­chan los bom­be­ros de Or­des que acu­die­ron a apa­gar el fue­go.

Ma­dre e hi­ja vi­ven aho­ra en ca­sa del abue­lo, el pa­dre de Ma­ría Je­sús, en el concello de al la­do. Es al­go tem­po­ral, pe­ro su es­tan­cia ahí pue­de di­la­tar­se tan­to co- mo tar­den en re­cons­truir el ho­gar que per­die­ron ha­ce cin­co me­ses. No es fá­cil. Por­que no so­lo no tie­nen di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra le­van­tar las pa­re­des que las co­bi­ja­ban. Tam­po­co, pa­ra arre­glar los pa­pe­les pa­ra po­der ha­cer la obra. La ca­sa era de su otro abue­lo. Mu­rió y no de­jó tes­ta­men­to. Pa­ra ob­te­ner la li­cen­cia en el concello han de arre­glar pri­me­ro el te­ma de la pro­pie­dad. Por eso ape­lan a la so­li­da­ri­dad y han abier­to una cuen­ta en la que, po­co o mu­cho, to­do el que pue­da co­la­bo­rar pon­ga su gra­ni­to de are­na: «Que­re­mos re­cu­pe­rar nues­tro ho­gar».

Mu­chas vi­ven­cias

Los ojos de Ma­ría Je­sús se lle­nan de lá­gri­mas ca­da vez que va a Mar­zoa. No se acos­tum­bra a ver to­do des­tro­za­do. Pri­me­ro arra­sa­do por el fue­go y aho­ra ba­rri­do por la llu­via. Lle­gó a esa ca­sa cuan­do te­nía die­ci­séis años. En ella cre­cie­ron sus hi­jas, dio de me­ren­dar a los ni­ños del pue­blo que ve­nían a ju­gar con ellas, vio mo­rir a su es­po­so, a una hi­ja, se fue ha­cien­do ma­yor.... «Veu­nos to­do xun­to, pri­mei­ro mo­rreu o ma­ri­do, des­pois a so­gra, aos cin­co anos a fi­lla...», la­men­ta con voz pau­sa­da. Al la­do es­tá Cris- ti­na, que mi­ra al fren­te. «Alí ha­bía dúas ár­bo­res gran­des —di­ce se­ña­lan­do el cam­po— e en­tre os tron­cos xo­ga­ba­mos a que ti­ña­mos un bar. Des­pois mar­chá­ba­mos pa­ra den­tro da ca­sa. A mi­ña nai es­ti­ra­ba un­ha man­ta no chan e aí nos ti­ña a todos os pe­que­nos xo­gan­do men­tras ela fa­cía de co­mer». Pe­ro de to­do eso ya so­lo que­da lo que guar­da en la me­mo­ria.

El fue­go no fue el úni­co que se ce­bó con la fa­mi­lia en ve­rano. La no­che pos­te­rior al in­cen­dio al­guien en­tró a re­vol­ver en los res­tos del desas­tre. Se lle­va­ron to­do lo que pu­die­ron. «O úni­co que pui­de­mos sal­var foi a co­mi­da que es­ta­ba no con­xe­la­dor por­que es­ta­ba fó­ra da ca­sa», cuen­tan ma­dre e hi­ja.

No pu­die­ron ha­cer lo mis­mo con otras co­sas. «Des­pois do lu­me veu xen­te, non sa­be­mos quen, e le­va­ron to­das as fe­rra­men­tas», cuen­tan. El ma­ri­do de Ma­ría Je­sús, que ha­bía tra­ba­ja­do como al­ba­ñil, las guar­da­ba en un pe­que­ño cuar­to en la par­te de atrás de la ca­sa, don­de es­ta­ban las ga­lli­nas. «Foi al­ba­nel e aí ti­ña to­do gar­da­do», re­cuer­da. Pe­ro no so­lo se lle­va­ron eso. Tam­bién los hue­vos que guar­da­ban. «Os que es­ta­ban sol­tos rom­pé­ro­nos no chan, só por fa­cer dano», di­cen. No de­ja­ron ni los cho­ri­zos que ha­bían traí­do de ca­sa de los sue­gros de Cris­ti­na, en Ta­boa­da.

Una no­che pa­ra no re­cor­dar

En ese concello lu­cen­se es don­de es­ta­ban la no­che en que el fue­go arra­só su ca­sa. Ha­bía fies­ta. Pe­ro se cor­tó en se­co cuan­do des­col­ga­ron el te­lé­fono: «Cha­mou­nos un ve­ci­ño e dí­xo­nos que es­ta­ba ar­den­do a ca­sa. Mi­ña nai que­dou en Lu­go pa­ra que non se asus­ta­ra e vi­ñe­mos co­rren­do no co­che. Ao che­gar xa non que­da­ba na­da».

Fue una no­che de lo­cos en la que no pu­die­ron pe­gar ojo. «Es­ti­ve­mos to­da a noi­te en ve­la. Non eras ca­paz de dur­mir. Como a eso das 7 da ma­ñá vol­ve­mos pa­ra Lu­go pa­ra bus­car á mi­ña nai e vol­ta­mos. Dei­tá­mo­nos un pou­co, só un par de ho­ras pa­ra des­can­sar», ex­pli­ca Cris­ti­na.

De un plu­ma­zo se ha­bían que­da­do en la ca­lle. «No Concello ofre­cé­ron­nos que nos mu­da­ra­mos a un pi­so seis me­ses, pe­ro ti­ña­mos o avó e pre­fe­ri­mos vi­vir na súa ca­sa e que o que ían gas­tar no pi­so no­lo de­ran pa­ra ou­tras cou­sas que pre­ci­sa­ba­mos por­que ar­deu to­do, me­nos o con­xe­la­dor», ex­pli­can. Y ape­lan­do a la so­li­da­ri­dad fa­mi­liar lle­van ya cin­co me­ses en su ca­sa. En su ho­gar de Mar­zoa po­co más que­da en pie que un mu­ro don­de han pues­to el bu­zón de co­rreos en el que el car­te­ro de­ja la co­rres­pon­den­cia. Eso no lo han cam­bia­do por­que con­fían en vol­ver pron­to. Por so­li­da­ri­dad.

VÍTOR ME­JU­TO

Cris­ti­na y su ma­dre Ma­ría Je­sús, en­tre los es­com­bros de la ca­sa de Mar­zoa, en Oro­so, que ar­dió en agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.