Los crí­ti­cos ven a Sán­chez sen­ten­cia­do

Con­si­de­ran que la mi­li­tan­cia no lle­ga­rá a pro­nun­ciar­se por­que no se al­can­za­rá un acuer­do so­bre el que po­der vo­tar, y que la caí­da del lí­der arras­tra­rá a los que le ani­man a pac­tar con Po­de­mos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - GON­ZA­LO BAREÑO

¿Ha­cia dón­de se di­ri­ge el PSOE? Se tra­ta de una pre­gun­ta pa­ra la que ni si­quie­ra los so­cia­lis­tas pa­re­cen te­ner res­pues­ta en es­te mo­men­to. El co­mi­té fe­de­ral ce­le­bra­do el pa­sa­do sá­ba­do pa­re­cía la oca­sión pro­pi­cia pa­ra que de­ci­die­ran si lo que los es­pa­ño­les les di­je­ron el pa­sa­do 20 de di­ciem­bre es, como creen al­gu­nos, que es­tán en el peor mo­men­to de su his­to­ria y de­ben pa­sar otros cua­tro años en la opo­si­ción pa­ra tra­tar de re­cu­pe­rar el cré­di­to per­di­do en la pa­sa­da le­gis­la­tu­ra, o si, como es­ti­man otros, los 90 es­ca­ños, ci­fra más ba­ja de su his­to­ria, su­po­nen en reali­dad un pre­mio que lle­va apa­re­ja­do el en­car­go de pre­si­dir el Go­bierno. Di­cho en otras pa­la­bras, se tra­ta de sa­ber si Pe­dro Sán­chez si­gue vi­vo o es­tá de­fi­ni­ti­va­men­te muer­to.

Y, por lo vis­to, si­guen sin acla­rar­se. Si hu­bie­ra que guiar­se por quie­nes ha­blan de ju­ga­da maes­tra de un se­cre­ta­rio ge­ne­ral que con­si­gue za­far­se de los ba­ro­nes al po­ner un po­si­ble acuer­do con Po­de­mos en ma­nos de la mi­li­tan­cia, ha­bría que con­cluir que el lí- der del PSOE no so­lo es­tá vi­vo, sino a pun­to de lo­grar su ob­je­ti­vo úni­co: ser pre­si­den­te. Pe­ro, a ve­ces, los gran­des ti­tu­la­res, sin de­jar de ser cier­tos, ocul­tan la ver­da­de­ra reali­dad. Por más que apa­rez­can como bur­la­dos, los crí­ti­cos de Sán­chez es­tán con­ven­ci­dos de ha­ber aca­ba­do con él. Es­ti­man que, pa­ra que con­si­ga su pro­pó­si­to de so­me­ter el pac­to al cri­te­rio de los mi­li­tan­tes, ten- dría pri­me­ro que con­se­guir ese acuer­do. Y por ahí es por don­de el lí­der del PSOE ha po­di­do sa­lir mas muer­to que vi­vo del co­mi­té fe­de­ral, ya que, se­gún ase­gu­ran sus enemi­gos, lo más pro­ba­ble es que los mi­li­tan­tes no ten­gan si­quie­ra oca­sión de pro­nun­ciar­se.

Sin ha­cer tan­to rui­do, Díaz y los ba­ro­nes más crí­ti­cos han sen­ta­do la ba­se de que Sán­chez no po­drá ser pre­si­den­te gra­cias a los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes, ni si­quie­ra como re­sul­ta­do de su abs­ten­ción o au­sen­cia en la vo­ta­ción. Y en esas con­di­cio­nes, no hay pac­to po­si­ble, por­que no sa­len los números ni su­man­do a Po­de­mos, IU y el PNV. De ma­ne­ra que la úni­ca op­ción es un im­po­si­ble acuer­do que su­ma­ra a Po­de­mos y a Ciu­da­da­nos, que no se va a pro­du­cir. El re­sul­ta­do es que si el PSOE no se trai­cio- na a sí mis­mo, los mi­li­tan­tes no se­rán con­sul­ta­dos y Sán­chez se sa­cri­fi­ca­rá bus­can­do un acuer­do im­po­si­ble y fra­ca­san­do en la in­ves­ti­du­ra. Y, da­do que le han im­pues­to un con­gre­so en ma­yo, an­tes de las hi­po­té­ti­cas nue­vas elec­cio­nes, se­rá ahí don­de mo­ri­ría de­fi­ni­ti­va­men­te pa­ra ser sus­ti­tui­do por Su­sa­na Díaz. La hi­pó­te­sis de que, pe­se a lo que le han im­pues­to los ba­ro­nes, pre­ten­die­ra ser pre­si­den­te ca­bal­gan­do el ti­gre in­de­pen­den­tis­ta se­ría to­da­vía más gra­ve, por­que no se­ría el fin de Sán­chez, sino el del PSOE.

La cruen­ta ba­ta­lla y la in­mi­nen­te ca­tar­sis del par­ti­do que se es­con­de de­trás de es­ta par­ti­da ten­drá consecuencias pa­ra todos. Si Sán­chez cae, cae­rán con él los que le ja­lean pa­ra que pac­te con Po­de­mos. Y ahí, el más se­ña­la­do es­tá sien­do Jo­sé Ra­món Gó­mez Besteiro, al que in­clu­so le pa­re­ce­ría bien go­ber­nar con apo­yo de los in­de­pen­den­tis­tas. Una po­si­ción que no pa­sa des­aper­ci­bi­da pa­ra los crí­ti­cos. El lí­der del PS­deG, sin alia­dos en el PSOE, se ha un­ci­do de­fi­ni­ti­va­men­te al yu­go del se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Y ya fía su su­per­vi­ven­cia a que Sán­chez sal­ga vi­vo de es­ta.

ILUS­TRA­CIÓN PI­LAR CA­NI­CO­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.