Tra­tan la po­lí­ti­ca como un jue­go de ni­ños

Xo­sé Luís Ba­rrei­ro Ri­vas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Si Sán­chez tu­vie­se una idea ca­bal de lo po­lí­ti­co, no tra­ta­ría su pro­pia in­ves­ti­du­ra como un jue­go de ni­ños en el que la ha­bi­li­dad y el cor­to­pla­cis­mo so­lo pue­den con­du­cir a pí­rri­cas vic­to­rias. Si Mer­kel hu­bie­se me­di­do las consecuencias de sus ac­ti­tu­des y de­ci­sio­nes, no ha­bría afron­ta­do la cri­sis de los re­fu­gia­dos des­de una po­si­ción mo­ral­men­te plau­si­ble pe­ro po­lí­ti­ca­men­te in­sos­te­ni­ble, y nun­ca ha­bría me­ti­do a Eu­ro­pa en es­te di­le­ma —in­mo­ral pe­ro inevi­ta­ble— de de­pu­rar los co­lec­ti­vos de re­fu­gia­dos a gol­pes de ur­gen­cia, na­cio­na­lis­mo y de­ma­go­gia. Si Junc­ker fue­se cons­cien­te de que Ca­me­ron so­lo quie­re per­ma­ne­cer en la UE a cam­bio de des­fi­gu­rar­la y he­rir­la de muer­te, no ju­ga­ría en una in­dig­na par­ti­da de pó­ker los prin­ci­pios fun­da­cio­na­les de Eu­ro­pa. El de­no­mi­na­dor co­mún de es­tos desa­ti­nos, y de mu­chos otros que se po­drían ci­tar, es la ba­na­li­za­ción de la po­lí­ti­ca. El creer que las con­vic­cio­nes pue­den ser ven­ta­jo­sa­men­te sus­ti­tui­das por ha­bi­li­da­des y tra­pa­ce­rías, o que la cohe­ren­cia in­ter­na de las fuer­zas que se en­fren­tan por es­ta­ble­cer los có­di­gos axio­ló­gi­cos y las pre­fe­ren­cias del mo­de­lo de bie­nes­tar pue­de que­dar hi­ber­na­da ba­jo la frou­ma de pa­la­bre­ría que ca­rac­te­ri­za los jue­gos de tro­nos. La po­lí­ti­ca no es una ex­hi­bi­ción de ha­bi­li­da­des, ni un cálcu­lo de ce­sio­nes y va­gue­da­des que per­mi­ten ejer­cer el po­der hu­yen­do ha­cia de­lan­te.

La po­lí­ti­ca se ha­ce con los ma­te­ria­les pre­cio­sos del or­den cons­ti­tu­cio­nal y so­cial, de la le­ga­li­dad, de las pre­fe­ren­cias es­ta­bles que las so­cie­da­des de­fi­nen en lar­gos pro­ce­sos his­tó­ri­cos, y de los con­tex­tos in­ter­na­cio­na­les que sir­ven de guía y apo­yo en los va­dos pro­ce­lo­sos. Y cuan­do la se­rie­dad de la ope­ra po­lí­ti­ca em­pie­za a de­ri­var ha­cia el sai­ne­te o el es­per­pen­to, so­lo ca­be es­pe­rar se­ve­ras cri­sis y cos­to­sas res­tau­ra­cio­nes.

Por eso acos­tum­bro a re­cor­dar las dos pro­po­si­cio­nes más rea­lis­tas que co­noz­co so­bre la esen­cia de la go­ber­nan­za. La pri- me­ra, enun­cia­da por Goet­he, se atreve de­cir que «es pre­fe­ri­ble la in­jus­ti­cia al des­or­den», por­que, en per­fec­ta con­cor­dan­cia con la idea aris­to­té­li­ca de que la po­lí­ti­ca es la cien­cia pri­me­ra, de­du­ce la im­po­si­bi­li­dad de que en una so­cie­dad caó­ti­ca per­vi­van in­có­lu­mes le­yes y va­lo­res. Y la se­gun­da, más du­ra aún, per­te­ne­ce a Ma­quia­ve­lo, quien ad­vier­te de que «el que to­le­ra el des­or­den pa­ra evi­tar la gue­rra, tie­ne pri­me­ro el des­or­den y des­pués tie­ne la gue­rra». Y di­go es­to, sin dra­ma­tis­mos, por­que Es­pa­ña se ha lle­na­do de po­lí­ti­ca rosa, de ha­bi­li­da­des, de jue­gos y de pa­la­bre­ría tra­pa­llei­ra.

Y el sis­te­ma que ga­ran­ti­za­ba nues­tras iner­cias esen­cia­les se es­tá res­que­bra­jan­do. Y na­die po­drá li­brar­nos de un tre­men­do fra­ca­so si se­gui­mos lle­nan­do el es­ce­na­rio na­cio­nal de sal­tim­ban­quis y char­la­ta­nes. Por­que, da­do que el desas­tre po­lí­ti­co siem­pre se evi­den­cia tar­de, nin­gu­na re­ge­ne­ra­ción se ha­ce sin tiem­po, sin es­fuer­zo y sin do­lor.

CA­LEI­DOS­CO­PIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.