Cla­ri­dad con los ciu­da­da­nos

Jo­sé Luis Meilán Gil

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Los ciu­da­da­nos cum­plie­ron con su obli­ga­ción al ele­gir a sus re­pre­sen­tan­tes. Son es­tos quie­nes tie­nen que cum­plir aho­ra con su de­ber. La tran­si­to­rie­dad po­lí­ti­ca ac­tual que po­la­ri­za la aten­ción de los in­for­ma­do­res se es­tá pro­lon­gan­do con ama­gos de acuer­dos. El va­cío se lle­na con dia­léc­ti­ca de ca­li­dad dis­cu­ti­ble, de­cla­ra­cio­nes de du­do­sa sin­ce­ri­dad, in­ter­pre­ta­cio­nes con­ta­mi­na­das y tam­bién, es de jus­ti­cia, ma­ni­fes­ta­cio­nes que in­vi­tan al má­xi­mo con­sen­so que, por pa­re­cer utó­pi­co, re­ve­la la gra­ve­dad de lo que es­tá ocu­rrien­do. De to­das, me que­do con las bre­ves de Alfonso Gue­rra que es­ti­mu­ló a de­cir la ver­dad, y con re­fe­ren­cia a Pe­dro Sán­chez, po­nien­do los in­tere­ses del país en pri­mer lu­gar y, si es po­si­ble, tam­bién los del par­ti­do; aña­día que no es fá­cil, a la vez que le pe­día sen­sa­tez. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral ha sal­va­do el obs­tácu­lo de una con­tun­den­te opo­si­ción ofi­cial del PSOE a un pac­to con Po­de­mos, al re­mi­tir la de­ci­sión a la apro­ba­ción de la mi­li­tan­cia. Por tan­to, re­cha­za­da la abs­ten­ción a Ra­joy, que en al­gún mo­men­to pa­re­ció su­ge­rir­se, las al­ter­na­ti­vas po­si­bles son muy po­cas y ur­gen­tes. Con­ven­dría no ju­gar con los ciu­da­da­nos en­mas­ca­ran­do lo que se pre­ten­de. De en­tra­da, no ha que­da­do cla­ro si el PSOE ter­mi­na­rá pac­tan­do con Po­de­mos, que le hi­zo una ofer­ta pú­bli­ca. Con la reite­ra­da afir­ma­ción de Pe­dro Sán­chez de que su no a Ra­joy se ex­tien­de al PP, huel­ga que si­ga es­pe­cu­lán­do­se so­bre otra fi­gu­ra del mis­mo par­ti­do. Y por su­pues­to, ha­bría que des­car­tar la so­lu­ción de una per­so­na de con­sen­so aunque no ten­ga re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, que re­cuer­da a la so­lu­ción Ar­ma­da; sin co­men­ta­rio. La re­nun­cia de Ra­joy a ser pro­pues­to como can­di­da­to per­mi­te al Rey pro­po­ner a otro. Así de sen­ci­llo; no ha­bría que com­pli­car­lo. Las pre­cep­ti­vas con­sul­tas en trá­mi­te ha­rán po­si­ble que Fe­li­pe VI ofrez­ca la can­di­da­tu­ra a Pe­dro Sán­chez, re­pre­sen­tan­te de la se­gun­da lis­ta más vo­ta­da, quien ha de de­ci­dir acep­tar o de­cli­nar. En el pri­mer ca­so, las al­ter­na­ti­vas ve­ro­sí­mi­les se­rían in­ten- tar la in­ves­ti­du­ra o con Po­de­mos o con Ciu­da­da­nos, que arit­mé­ti­ca­men­te se­ría fac­ti­ble y que es­tos po­drían jus­ti­fi­car adu­cien­do que las cuen­tas no sa­len con el PP. To­das es­tas elu­cu­bra­cio­nes, como la pro­pues­ta o re­cha­zo de re­fe­ren­do en Ca­ta­lu­ña y tan­tas re­for­mas que se pro­me­ten, en­cuen­tran la di­fi­cul­tad no re­co­no­ci­da de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta del PP en el Se­na­do y su le­gi­ti­ma­ción pa­ra re­cu­rrir an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Por eso, Fe­li­pe Gon­zá­lez pre­di­can­do en el de­sier­to afir­mó: «Hay que bus­car una ba­se cohe­ren­te pa­ra go­ber­nar, no vo­tos pa­ra la in­ves­ti­du­ra». Fra­ca­sa­da la in­ves­ti­du­ra, co­rre­ría el pla­zo de dos me­ses pa­ra con­vo­car elec­cio­nes. Si na­die acep­ta ha­bría que bus­car una so­lu­ción que no es­tá pre­vis­ta. Me­jor que una fal­sa in­ves­ti­du­ra y qui­zá que un in­for­me del Con­se­jo de Es­ta­do po­dría ser un acuer­do del Con­gre­so de los Dipu­tados pa­ra que su Pre­si­den­te for­mu­la­se al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal una con­sul­ta so­bre la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes.

SOLEIRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.