La es­ta­bi­li­dad ne­ce­sa­ria

Car­los G. Rei­go­sa

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

El es­pec­tácu­lo que es­tán ofre­cien­do nues­tros lí­de­res po­lí­ti­cos creo que es­tá em­pe­zan­do a de­jar de ser ejem­plar o mo­dé­li­co (si es que lo fue al­gu­na vez des­pués de las elec­cio­nes), pa­ra pa­sar a ser can­sino, abu­rri­do y po­co edi­fi­can­te. Sé que todos los vo­tan­tes son res­pe­ta­bles por de­fi­ni­ción, pe­ro la­men­ta­ble­men­te no se pue­de de­cir lo mis­mo de los vo­ta­dos, que, ca­da vez con ma­yor des­ca­ro, de­jan ver sus in­tere­ses pro­pios, par­ti­dis­tas e in­clu­so per­so­na­les

Qui­zá la es­ta­bi­li­dad de­bie­ra ser el gran ob­je­ti­vo de un acuer­do fi­nal, pe­ro ¿dón­de es­tán los mim­bres pa­ra cons­truir ese ces­to? Yo no los veo. Todos sa­be­mos que la su­ma de Par­ti­do Po­pu­lar, PSOE y Ciu­da­da­nos su­po­ne una au­tén­ti­ca ma­yo­ría so­cial y po­lí­ti­ca que po­dría ge­ne­rar esa es­ta­bi­li­dad tan an­he­la­da. ¿Qué se opo­ne a ella? Quie­ro pen­sar que es al­go más que el sim­ple he­cho de que es­to no le ga­ran­ti­za la pre­si­den­cia del Go­bierno a Pe­dro Sán­chez.

Y por ello mis­mo tam­bién quie­ro pen­sar que el afán del lí­der socialista por ex­plo­rar un acuer­do con Po­de­mos, na­cio­na­lis­tas, in­de­pen­den­tis­tas y otros su­man­dos tie­ne al­gún pro­pó­si­to in­te­gra­dor, en cu­yo éxi­to yo no aca­bo de creer, qui­zá por mis li­mi­ta­cio­nes o por mi fal­ta de fe o de ima­gi­na­ción. Asi­mis­mo, me pa­re­cen preo­cu­pan­tes los men­sa­jes que se lan­zan y, a ve­ces in­clu­so más, los que ocul­tan.

Ya sé que las elec­cio­nes son de ám­bi­to na­cio­nal, pe­ro ¿dón­de es­tán las re­fe­ren­cias eu­ro­peís­tas de nues­tros par­ti­dos? ¿Dón­de nues­tra vo­lun­tad de con­tri­buir a mo­de­lar una Unión Eu­ro­pea in­te­gra­do­ra, so­li­da­ria, es­ti­mu­lan­te y, so­bre to­do, efi­caz?

En­tien­do que ha­ble­mos de nues­tros pro­ble­mas y de nues­tras so­lu­cio­nes, pe­ro ¿pue­de ha­cer­se sin te­ner en cuen­ta el con­tex­to eu­ro­peo que ob­via­men­te nos con­di­cio­na y nos con­cier­ne y en el que, en su día, nos in­te­gra­mos li­bre y de­mo­crá­ti­ca­men­te, con una gran ilu­sión his­tó­ri­ca? Quie­ro pen­sar que es­te sue­ño cum­pli­do no ha em­pe­za­do a de­cli­nar.

La pre­sen­cia po­pu­lis­ta, ul­tra­con­ser­va­do­ra en Fran­cia y de la iz­quier­da ra­di­cal en Es­pa­ña, no pa­re­ce una ex­pli­ca­ción su­fi­cien­te pa­ra per­der los equi­li­brios. Hay lu­gar pa­ra todos en la de­mo­cra­cia y, si Sán­chez se sa­le con la su­ya, pue­de que tam­bién en el Go­bierno.

Pe­ro yo aún no pue­do creer que es­to sea lo me­jor pa­ra nues­tra es­ta­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.