De un jui­cio y un país

Ale­jan­dro Mar­tín Ló­pez

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Abo­ga­do que in­ter­vino en el pro­ce­so ju­di­cial del «ca­so Pres­ti­ge»

El pre­si­den­te del Tri­bu­nal que juz­gó el ca­so Pres­ti­ge, Juan L. Pía, te­nía fren­te a él en su es­tra­do un mi­cró­fono con el que ha­cer­se es­cu­char pa­ra di­ri­gir las se­sio­nes. Uno de esos mi­cros de alam­bre por los que uno ha­bla pul­san­do un bo­tón y acer­can­do la ca­be­za como si fue­se a re­por­tar un me­nú y no a pe­dir or­den en la sa­la. Pía uti­li­zó aquel mi­cró­fono muy po­cas ve­ces. Pre­fi­rió ha­cer lo que los ár­bi­tros de fút­bol in­gle­ses, que de­jan ju­gar cuan­do de ju­gar se tra­ta, so­bre to­do un par­ti­do como aquél. Con­mi­go fue ge­ne­ro­so y de­jó que pre­gun­ta­se al de­le­ga­do del Go­bierno, fla­man­te di­rec­tor de la Guar­dia Ci­vil, has­ta por la cau­sa de las cru­ces al mé­ri­to na­val de su hoja de ser­vi­cios, co­sas que otro en su lu­gar tal vez no hu­bie­ra per­mi­ti­do, y aunque no creo que fue­se por eso, lo cier­to es que el an­ti­guo de­le­ga­do, que ha­bía elu­di­do el ban­qui­llo, sa­lió de la sen­ten­cia de la Au­dien­cia peor pa­ra­do que el acu­sa­do Ló­pez-Sors. El mi­cro del ma­gis­tra­do Pía que­dó re­le­ga­do al sa­lu­do de re­cep­ción y a las prue­bas de au­dio de las vi­deo­con­fe­ren­cias. Los plas­mas ins­ta­la­dos en las pa­re­des de la sa­la mos­tra­ban una ofi­ci­na que po­día es­tar Pa­rís o en Va­lla­do­lid con gen­te allí ha­cien­do la vi­da. El pre­si­den­te pul­sa­ba en su mi­cro y sa­lu­da­ba como a los hi­jos del rock and roll: ¡bue­nos días Va­lla­do­lid!. ¿Me es­cu­chan en Hues­ca? ¿Se me oye en la Pre­fec­tu­ra del De­par­ta­men­to de Las Lan­das?… du Dé­par­te­ment des Lan­des? Aquel día el pre­fec­to tar­dó en apa­re­cer pa­ra vi­deo­con­fe­ren­ciar y tu­vi­mos un buen ra­to el plano fi­jo de dos tra­ba­ja­do­ras de la pre­fec­tu­ra con­ver­san­do aje­nas al gru­po de per­so­nas que mi­rá­ba­mos des­de una sa­la de Ex­po Co­ru­ña como quien asis­te a una obra de Io­nes­co, sin com­pren­der na­da, por­que la in­tér­pre­te obró con dis­cre­ción y no tra­du­jo. El tes­ti­go de Hues­ca, que era guar­dia ci­vil, cre­yen­do que no lo oía­mos, se­ña­ló el mo­ni­tor por el que él veía al ma­gis­tra­do y di­jo al­go como: mi­ra, es el de la pa­ja­ri­ta. Esas co­sas Pía, que ha­bía ga­na­do cier­ta fa­ma, las re­sol­vía que ni Vi­cen­te del Bos­que: Va­lla­do­lid, no sé si me es­cu­cha, yo a us­ted muy bien. Al pe­ri­to Za­mo­ra Ta­rrés, des­pués que de­ja­se es­cri­to en su blog que el pre­si­den­te de la Sa­la te­nía el as­pec­to de un «do­ma­dor de ca­me­llos», lo tra­tó ex­qui­si­ta­men­te y so­lo qui­so de él una acla­ra­ción: ¿Por qué de ca­me­llos? El jui­cio du­ró lo que un cur­so. Al fi­nal, en ve­rano, de­di­ca­mos una se­sión a ver fil­ma­cio­nes y a es­cu­char con­ver­sa­cio­nes re­gis­tra­das. En los plas­mas de las vi­deo­con­fe­ren­cias ve­mos al ca­pi­tán del Pres­ti­ge apos­ta­do en la cu­bier­ta del pe­tro­le­ro, que apa­re­ce des­co­mu­nal y se­mi­hun­di­do en la na­da del Atlán­ti­co. So­lo hay mar mi­re uno don­de mi­re, un mar que em­ba­te el cos­ta­do y re­ba­sa la cu­bier­ta del bar­co. El pi­lo­to de sal­va­men­to quie­re que el ca­pi­tán suba al he­li­cóp­te­ro y que lo ha­ga rá­pi­do por­que la au­to­no­mía pue­de en­trar en zo­na crí­ti­ca. El ca­pi­tán se nie­ga con un ges­to enér­gi­co al he­li­cóp­te­ro pa­ra que se mar­che de­ján­do­lo allí. No hay fic­ción que im­pre­sio­ne lo que esa es­ce­na. La ae­ro­na­ve se ale­ja y la am­plia­ción del cam­po de vi­sión ate­rra. El ca­pi­tán se vuel­ve y ca­mi­na ha­cia el puen­te tra­tan­do de no per­der el equi­li­brio. De diez que lo es­pe­ra­sen nue­ve son la muer­te, pe­ro el ca­pi­tán no aban­do­na el bar­co. Pre­fie­re la vi­da del bar­co a la su­ya y por eso es­tá sen­ta­do fren­te a no­so­tros en la sa­la de jus­ti­cia. No hay de­ma­sia­do que de­cir so­bre la de­ci­sión que el Tri­bu­nal Su­pre­mo ha pro­nun­cia­do. Ha co­rre­gi­do la condena que la Au­dien­cia im­pu­so al Ca­pi­tán y con eso ha he­cho po­si­ble que na­vie­ro y ase­gu­ra­dor res­pon­dan por los da­ños cau­sa­dos, in­clu­so más allá de los lí­mi­tes fi­ja­dos en las con­ven­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, por­que esos lí­mi­tes am­pa­ran la na­ve­ga­ción pru­den­te, no la de­lin­cuen­te. Eso es al­go que so­lo pue­de ce­le­brar­se. La ver­dad es que el Su­pre­mo ha tra­ba­ja­do como a be­ne­fi­cio de in­ven­ta­rio: ha si­do tri­bu­nal de ins­tan­cia pa­ra re­vi­sar la condena del ca­pi­tán y au­tén­ti­co tri­bu­nal de ca­sa­ción pa­ra con­fir­mar la ab­so­lu­ción del di­rec­tor de la Ma­ri­na Mer­can­te, por­que hay co­sas que, sim­ple­men­te, no pue­den que­dar como ha­bían que­da­do, pe­ro so­lo cier­tas co­sas. El pre­si­den­te de la Xun­ta zan­jó el ca­so el pri­mer día del jui­cio: «Un ca­pi­tán res­pon­sa­ble nun­ca de­bió ca­pi­ta­near una cha­ta­rra flo­tan­te». El Su­pre­mo lo re­pi­te aunque es­ti­ran­do más las fra­ses. Eso fue to­do. Nun­ca hu­bo más. Aca­so una en­so­ña­ción, so­lo eso. El sue­ño de un país que aquel di­ciem­bre, en Com­pos­te­la, es­tu­vo a pun­to de na­cer, de ser­lo, y que hoy mi­ra las obras de un Pa­ra­dor. De aquel país yo me acuer­do, pe­ro dón­de es­tá.

ILUS­TRA­CIÓN PI­LAR CA­NI­CO­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.