¡Por fa­vor, se­ño­res de la te­le­vi­sión!

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

¿Es ne­ce­sa­rio, se­ño­res de te­le­vi­sión, que mues­tren una, otra y otra vez y has­ta la sa­cie­dad o el abu­rri­mien­to, los ca­dá­ve­res de ni­ños muer­tos aho­ga­dos en las pla­yas? No ha­gan us­te­des pro­pa­gan­da gra­tui­ta a los que quie­ren, pre­ci­sa­men­te, que se di­fun­dan es­tas imá­ge­nes. No sa­be­mos quié­nes son los culpables de tan­ta de­sola­ción y tan­ta tris­te­za pe­ro con­ven­gan con­mi­go que ver tan­tos ni­ños aho­ga­dos en las pla­yas del Me­di­te­rrá­neo es el col­mo de la de­ses­pe­ra­ción; y los or­ga­nis­mos sos­te­ni­dos con nues­tros im­pues­tos, como Na­cio­nes Uni­das y otros por el es­ti­lo, ha­cen oí­dos sor­dos con la anuen­cia de todos los paí­ses in­te­gran­tes, in­clui­do el nues­tro. Todos, ab­so­lu­ta­men­te todos, estamos vien­do tan­ta de­sola­ción y no po­ne­mos na­da de nues­tra par­te. ¿Qué ha­cen las aso­cia­cio­nes que nos re­pre­sen­tan, úni­ca y ex­clu­si­va­men­te cuan­do a ellos po­lí­ti­ca­men­te les in­tere­sa, que no to­man car­tas en el asun­to? Creo que las con­tes­ta­cio­nes a tan­tas pre­gun­tas se pue­den re­su­mir en una so­la res­pues­ta: no nos in­tere­sa po­lí­ti­ca­men­te. ¡Cuán­ta mi­se­ria hu­ma­na! ciar a la can­di­da­tu­ra pa­ra fa­ci­li­tar un pac­to». Asom­bra aho­ra tal in­mo­vi­lis­mo y ape­go a la pro­pia po­si­ción en un po­lí­ti­co que nos te­nía ya fa­mi­lia­ri­za­dos con su in­com­pa­ra­ble don de la ubi­cui­dad y su ha­bi­li­dad pa­ra adap­tar­se a las po­si­cio­nes cam­bian­tes: «Siem­pre es­ta­ré de­trás de ti, o de­lan­te, o a un la­do...», cual ágil me­dia­pun­ta fut­bo­lís­ti­co en el apo­yo a sus en­fan­ga­dos com­pa­ñe­ros de equi­po. No nos ex­tra­ña­ba tal ha­bi­li­dad pues co­no­cía­mos su que­ren­cia por el de­por­te del ba­lón que ig­no­rá­ba­mos si com­pe­tía, o in­clu­so su­pe­ra­ba, a su in­te­rés por el bien co­mún de la na­ción. Es por eso que no se en­tien­de su ac­tual in­mo­vi­lis­mo. Tam­po­co se en­tien­de el em­pe­ño de al­gu­nos po­li­tó­lo­gos, pe­rio­dis­tas y con­ter­tu­lios en afir­mar, sin am­ba­ges ni ar­gu­men­ta- ción al­gu­na, que la ne­ga­ti­va de Pe­dro Sán­chez a re­nun­ciar a su can­di­da­tu­ra pa­ra fa­ci­li­tar la tan traí­da y lle­va­da «gran coa­li­ción» obe­de­ce ex­clu­si­va­men­te a su in­te­rés per­so­nal por al­can­zar el po­der. ¿A qué obe­de­ce, pues, si­mi­lar com­por­ta­mien­to en el ca­so de Ra­joy, com­por­ta­mien­to so­bre el que no he­mos to­da­vía es­cu­cha­do co­men­ta­rios si­mi­la­res?. ¿Por­qué ha­bría­mos de acep­tar que lo ha­ce Ra­joy por el bien de la na­ción y Pe­dro Sán­chez ha­ce lo mis­mo so­lo por in­tere­ses es­pú­reos? Es ob­vio que no fi­gu­ra la im­par­cia­li­dad en­tre las vir­tu­des de al­gu­na pren­sa na­cio­nal, ni de al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes de la na­ción. Afor­tu­na­da­men­te no to­do es­tá per­di­do: al la­do del an­te­rior, otro ti­tu­lar de La Voz de Ga­li­cia nos in­for­ma de que un tri­bu­nal ha de­ci­di­do tra­tar de for­ma im­par­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.