Ur­dan­ga­rin bus­ca un acuer­do con la Fis­ca­lía pa­ra re­ba­jar los años de pe­na

El fa­llo de la Au­dien­cia de Pal­ma so­bre la in­fan­ta po­ne en aler­ta a las de­fen­sas

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - MEL­CHOR SÁIZ PAR­DO

La du­re­za mos­tra­da por el tri­bu­nal del ca­so Nóos el pa­sa­do vier­nes al re­cha­zar la in­men­sa ma­yo­ría de las cues­tio­nes pre­vias ha pues­to ner­vio­sos a los abo­ga­dos de­fen­so­res y, so­bre to­do, a los 18 impu­tados. En las úl­ti­mas ho­ras, se han dis­pa­ra­do los mo­vi­mien­tos pa­ra tan­tear la po­si­bi­li­dad de lle­gar a acuer­dos con la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción pa­ra re­du­cir las pe­ti­cio­nes de pe­nas. El men­sa­je que han cap­ta­do los le­tra­dos ha si­do cla­ro: la Sec­ción Pri­me­ra de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Pal­ma ha de­mos­tra­do que no le tiem­bla el pul­so pa­ra man­te­ner sen­ta­da en el ban­qui­llo a la mis­mí­si­ma her­ma­na del je­fe del Es­ta­do, por lo que tam­po­co es pre­vi­si­ble que ten­ga re­pa­ros, como ya ha he­cho en otros ca­sos de corrupción, en im­po­ner pe­nas muy cer­ca­nas a las pe­ti­cio­nes má­xi­mas del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

Ma­rio Pas­cual Vi­ves, des­de ha­ce me­ses, tra­ta de con­ven­cer a su clien­te, Iña­ki Ur­dan­ga­rin, de que pre­sen­tar­se an­te el tri­bu­nal acu­sa­do de pe­nas que su­man 19,5 años de cár­cel es lo más pa­re­ci­do a un sui­ci­dio pro­ce­sal. El problema es que la de­fen­sa del ex de­por­tis­ta en todos sus acer­ca­mien­tos a An­ti­co­rrup­ción in­sis­te en que Ur­dan­ga­rin en nin­gún ca­so acep­ta­ría más de cua­tro años de cár­cel fren­te a los ocho o nue­ve que es­ta­ría dis­pues­to a re­ba­jar el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, siem­pre y cuan­do el acu­sa­do re­co­no­cie­ra sus de­li­tos y re­pa­ra­ra el da­ño.

Vi­ves in­sis­te en que su de­fen­di­do, en cual­quier ca­so, no tie­ne di­ne­ro pa­ra pa­gar los ca­si seis mi­llo­nes de eu­ros que le re­cla­ma la Fis­ca­lía pa­ra apli­car­le el ate­nuan­te de re­pa­ra­ción del da­ño, aunque en reali­dad le exi­ge una fian­za ci­vil de 13,6 mi­llo­nes de eu­ros por sus res­pon­sa­bi­li­da­des en el ca­so Nóos.

Los pa­sos da­dos

El abo­ga­do se li­mi­ta a re­cor­dar los in­ten­tos de su clien­te por de­vol­ver al­go de di­ne­ro al juz­ga­do con la venta del pa­la­ce­te de Pe­dral­bes y los dos pi­sos de Pal­ma. Pe­ro las ci­fras dis­tan mu­chí­si­mo de las mi­llo­na­rias cau­cio­nes y mul­tas. La mansión del se­lec­to ba­rrio de Bar­ce­lo­na se ven­dió por 6,9 mi­llo­nes de eu­ros, pe­ro el ma­ri­do de Cris­ti­na de Bor­bón so­lo con­sig­nó 369.272 eu­ros por­que so­bre el pa­la­ce­te to­da­vía pe­sa­ba una hi­po­te­ca de 4.399.915 eu­ros.

En el ca­so de los pi­sos de la ca­pi­tal ba­lear, el juz­ga­do so­lo ha in­gre­sa­do 26.963,35 eu­ros, aunque se han ven­di­do por 250.000 eu- ros. Jau­me Ma­tas Más avan­za­das es­tán las ne­go­cia­cio­nes pa­ra que el ex­pre­si­den­te de Ba­lea­res Jau­me Ma­tas ti­re de la man­ta.

La con­di­ción de An­ti­co­rrup­ción es que «apun­te al­to» re­ve­lan­do exac­ta­men­te las pre­sio­nes que re­ci­bió pa­ra ad­ju­di­car los Ba­lea­res Fó­rum sin con­cur­so pú­bli­co al Ins­ti­tu­to Nóos.

Ma­tas, que se en­fren­ta en es­te su­ma­rio a una pe­ti­ción de on­ce años de cár­cel ha da­do ya un pri­mer pa­so pa­ra que An­ti­co­rrup­ción re­ba­je a la mi­tad su pe­ti­ción. A pe­sar de que un pac­to con es­te po­lí­ti­co co­rrup­to no se­ría en­ten­di­ble pa­ra la opi­nión pú­bli­ca, la Fis­ca­lía tie­ne obli­ga­ción de va­lo­rar­le la ate­nuan­te de la re­pa­ra­ción del da­ño, ya que el pa­sa­do 8 de enero pre­sen­tó un es­cri­to a la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Pal­ma en el que ofre­ce par­te de su lu­jo­so pa­la­ce­te en la ca­pi­tal ba­lear pa­ra cu­brir una por­ción de los tres mi­llo­nes de eu­ros de fian­za por su res­pon­sa­bi­li­dad en la en­tre­ga de su­mas mi­llo­na­rias sin con­cur­so pú­bli- co a Iña­ki Ur­dan­ga­rin y al que fue­ra su so­cio, Die­go To­rres. El jui­cio del ca­so Nóos es­ta­rá aho­ra tam­bién mar­ca­do por ver cuál es la nue­va es­tra­te­gia de de­fen­sa del le­tra­do Mi­quel Ro­ca y su equi­po con la in­fan­ta, des­pués de que se des­es­ti­ma­ra la apli­ca­ción de la lla­ma­da doc­tri­na Bo­tín, lo que obli­ga­rá a la her­ma­na del je­fe del Es­ta­do a se­guir sen­ta­da en el ban­qui­llo. La lí­nea de de­sen­ten­der­se de todos los ne­go­cios de su ma­ri­do es­tá aho­ra en en­tre­di­cho.

E. CAL­VO REUTERS

Iña­ki Ur­dan­ga­rin y la in­fan­ta Cris­ti­na aban­do­nan la Au­dien­cia de Pal­ma el pa­sa­do día 11.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.