Raúl Cas­tro eli­ge Fran­cia como des­tino en su pri­me­ra vi­si­ta a Eu­ro­pa

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - MI­LA­GROS L. DE GUEREÑO

El pre­si­den­te cu­bano, Raúl Cas­tro, ini­cia hoy una his­tó­ri­ca vi­si­ta ofi­cial de dos días a Fran­cia, la pri­me­ra de un go­ber­nan­te de la is­la ca­ri­be­ña, y por tan­to, a un país de la Unión Eu­ro­pea. Una ci­ta que se pro­du­ce mien­tras la tí­mi­da aper­tu­ra eco­nó­mi­ca de la ma­yor de las An­ti­llas se ha­ce más pa­ten­te tras la reanu­da­ción de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con Es­ta­dos Uni­dos. Es es­te un pa­so im­por­tan­te pa­ra el go­bierno cu­bano, que acor­dó en di­ciem­bre con Fran­cia la con­do­na­ción de su deu­da. Y con­fir­ma, ade­más, que el país ga­lo ha des­ban­ca­do a Es­pa­ña como prin­ci­pal in­ter­lo­cu­tor cu­bano en la UE.

La agen­da de la am­plia de­le­ga­ción es más que apre­ta­da. In­clu­ye con­ver­sa­cio­nes ofi­cia­les con François Ho­llan­de, una bre­ve com­pa­re­cen­cia de pren­sa, una ce­na de Es­ta­do en el Pa­la­cio del Elí­seo, la fir­ma de acuer­dos de tu­ris­mo, trans­por­te y co­mer­cio jus­to , ade­más de en­cuen­tros de di­ver­sa ín­do­le.

El her­mano me­nor de Fi­del Cas­tro ate­rri­zó el sá­ba­do en Pa­rís ba­jo una gé­li­da llo­viz­na pa­ra co­rres­pon­der a la vi­si­ta de Ho­llan­de a Cu­ba en ma­yo del 2015. El cli­ma desa­pa­ci­ble no con­cor­da­ba con la cá­li­da aco­gi­da de quie­nes ce­le­bra­ron ver por pri- me­ra vez la ban­de­ra cu­ba­na on­dear en los Cam­pos Elí­seos. La pre­sen­cia de Cas­tro en Pa­rís ra­ti­fi­ca que las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les es­ta­ble­ci­das en ju­nio de 1902, con em­ba­ja­da des­de 1950, son ex­ce­len­tes. Fran­cia con­do­nó el pa­go de los in­tere­ses de la deu­da de Cu­ba y con los 360 mi­llo­nes del prin­ci­pal se con­cre­ta­rá un acuer­do de rein­ver­sión en pro­yec­tos eco­nó­mi­cos de desa­rro­llo en la is­la.

El Club de Pa­rís re­ne­go­ció con La Ha­ba­na en di­ciem­bre la deu­da de 11.100 mi­llo­nes de dó­la­res (10.200 mi­llo­nes de eu­ros) que Cu­ba no pa­ga­ba des­de 1986. Pa­rís con­do­nó 8.500 mi­llo­nes de dó­la­res en in­tere­ses y La Ha­ba­na se com­pro­me­tió a pa­gar los 2.600 mi­llo­nes res­tan­tes.

Las em­pre­sas fran­ce­sas es­tán en­can­ta­das. El gru­po ho­te­le­ro Ac­cor —com­pe­ti­dor del es­pa­ñol Me­liá—, Air Fran­ce, Per­nord Ri­card —dis­tri­bui­dor del ron Ha­va­na Club— y Peu­geot, en­tre otras, lle­van años ra­di­ca­dos en la is­la. Un po­li­cía blan­co re­cla­ma­rá an­te la Jus­ti­cia de EE.UU. la he­ren­cia de un ado­les­cen­te ne­gro al que ma­tó, de­bi­do al trau­ma su­fri­do por ha­ber ma­ta­do ac­ci­den­tal­men­te a una ve­ci­na del mu­cha­cho en el mis­mo in­ci­den­te. «El da­ña­do es mi clien­te, que se sien­te ho­rri­ble de que Bet­tie Jo­nes es­té muer­ta por las ac­cio­nes que él se vio for­za­do a cum­plir», di­jo el abo­ga­do Joe Brodsky. «Es una car­ga que lle­va­rá du­ran­te el res­to de su vi­da», agre­gó.

El ti­ro­teo del 26 de di­ciem­bre ocu­rrió en Chica­go mien­tras las au­to­ri­da­des de es­ta ciu­dad se tam­ba­lea­ban por una se­rie de in­ci­den­tes de po­li­cías con ga­ti­llo fá­cil. La fa­mi­lia del mu­cha­cho muer­to, Quin­to­nio LeG­rier, de 19 años, ha re­pe­ti­do que no ha­bía razón pa­ra que la po­li­cía abrie­ra fue­go al aten­der una lla­ma­da por un al­ter­ca­do do­més­ti­co. La fa­mi­lia ya de­man­dó a la ciu­dad y al agen­te que lo ma­tó, Ro­bert Rial­mo, de 27 años. El pa­dre del jo­ven, An­to­nio LeG­rier, ar­gu­men­ta que el ado­les­cen­te «nun­ca es­tu­vo en po­se­sión de un ar­ma» y que no re­pre­sen­ta­ba una ame­na­za pa­ra el agen­te ni pa­ra na­die. Tam­bién pre­sen­tó una de­man­da por arres­to ar­bi­tra­rio, por­que la po­li­cía se lo lle­vó pa­ra lle­nar una de­cla­ra­ción so­bre el in­ci­den­te, mien­tras su hi­jo ago­ni­za­ba.

Las au­to­ri­da­des de Chica­go han pe­di­do dis­cul­pas por la muer­te de Bet­tie Jo­nes, de 55 años y ma­dre de cin­co hi­jos, pe­ro afir­ma­ron que se jus­ti­fi­ca­ba ha­ber dis­pa­ra­do con­tra LeG­rier, un es­tu­dian­te de in­ge­nie­ría que su­fría pro­ble­mas men­ta­les. La ciu­dad ha re­ve­la­do po­cos de­ta­lle so­bre el in­ci­den­te, más allá de de­cir que LeG­rier blan­día un bate de béis­bol cuan­do re­ci­bió los dis­pa­ros, des­pués de que su pa­dre pi­die­ra ayu­da a la po­li­cía de ma­dru­ga­da.

REUTERS

Raúl Cas­tro con Mú­ji­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.