El úl­ti­mo son­deo si­túa al par­ti­do AfD como la ter­ce­ra fuer­za po­lí­ti­ca del país, con un 12% en in­ten­ción de vo­to

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - PATRICIA BAELO

El pa­sa­do ve­rano todos los ex­per­tos va­ti­ci­na­ban el oca­so de Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia. Las ten­sio­nes por la cri­sis de la deu­da ha­bían pa­sa­do a un se­gun­do plano y AfD (por sus si­glas en ale­mán), que ha­bía na­ci­do en el 2013 como una for­ma­ción an­ti­eu­ro­peís­ta con­tra­ria al res­ca­te de Gre­cia, ca­yó has­ta el 3% en las en­cues­tas. Pe­ro en­ton­ces, el fun­da­dor y re­pre­sen­tan­te del ala eco­nó­mi­ca, Bernd Luc­ke, aban­do­nó el car­go, pa­san­do el tes­ti­go al sec­tor po­lí­ti­co y na­cio­na­lis­ta, al man­do de Frau­ke Petry. Un par de me­ses des­pués, es­ta­lló la cri­sis mi­gra­to­ria y el par­ti­do cambió su dis­cur­so.

Hoy la for­ma­ción ul­tra­de­re­chis­ta ha sa­bi­do ca­pi­ta­li­zar me­jor que na­die el mie­do a los re­fu­gia­dos y el vo­to con­tra­rio a la po­lí­ti­ca de aco­gi­da del go­bierno, que en el 2015 lle­vó a Ale­ma­nia 1,1 mi­llo­nes de de­man­dan­tes de asi­lo. Un son­deo pu­bli­ca­do ayer le otor­ga el 12 % en in­ten­ción de vo­to, con lo que AfD se con­so­li­da como la ter­ce­ra fuer­za po­lí­ti­ca del país. Has­ta el pun­to de que el par­ti­do ame­na­za aho­ra con lo­grar re­pre­sen­ta­ción en tres parlamentos re­gio­na­les el pró­xi­mo 13 de mar­zo, cuan­do los es­ta­dos fe­de­ra­dos de Ba­den-Wür­tem­berg, Sa­jo­nia-An­halt y Re­na­nia Pa­la­ti­na­do se den ci­ta con las ur­nas en el lla­ma­do «su­per­do­min­go elec­to­ral», con­si­de­ra­do un ba­ró­me­tro de ca­ra a las re­gio­na­les del 2017.

Su de­fen­sa de los con­tro­les fron­te­ri­zos, las ex­pul­sio­nes y el uso de ar­mas en la fron­te­ra, in­clu­so con­tra mu­je­res y ni­ños, pa- re­ce ha­ber ca­la­do. «Por su­pues­to que de­be­mos nues­tro as­cen­so, en pri­me­ra lí­nea, a la cri­sis de los re­fu­gia­dos. Po­dría­mos con­si­de­rar­la un re­ga­lo», re­co­no­cía en di­ciem­bre el vi­ce­pre­si­den­te de la for­ma­ción, Ale­xan­der Gau­land, al se­ma­na­rio Der Spie­gel. An­te de­cla­ra­cio­nes como es­tas, el vi­ce­can­ci­ller y lí­der so­cial­de­mó- cra­ta, Sig­mar Ga­briel, ad­vir­tió ayer que «hay se­rias du­das de que AfD se ci­ña al or­den cons­ti­tu­cio­nal de­mo­crá­ti­co».

Pe­ro Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia con­ti­núa im­pa­ra­ble, tam­bién gra­cias a su ca­pa­ci­dad de ro­bar vo­tos a los con­ser­va­do­res de la CDU/CSU, que no de­jan de per­der fue­lle por los ro­ces in­ter­nos de­ri­va­dos de la ges­tión de la cri­sis mi­gra­to­ria. La po­pu­la­ri­dad de An­ge­la Mer­kel va en de­cli­ve, y su par­ti­do, la Unión Cris­tia­no­de­mó­cra­ta (CDU), co­se­chó en la en­cues­ta de ayer un 34 % de vo­tos, su peor re­sul­ta­do des­de ju­lio de 2012. La pre­sión de la ciu­da­da­nía, de sus so­cios de la gran coa­li­ción y de sus co­rre­li­gio­na­rios pa­ra que re­duz­ca el flu­jo de lle­ga­das es tal que la can­ci­ller ha da­do un gi­ro ra­di­cal a su po­lí­ti­ca de puer­tas abier­tas.

En úl­ti­ma ins­tan­cia, el go­bierno po­dría de­vol­ver a los re­fu­gia­dos que ha­yan de­lin­qui­do al país a tra­vés del cual in­gre­sa­ron al te­rri­to­rio eu­ro­peo, en ca­so de que no sea po­si­ble ex­pul­sar­les a su lu­gar de ori­gen, di­jo el mi­nis­tro de la Can­ci­lle­ría, Pe­ter Alt­maier. Una te­sis que su­ge­ría un día an­tes la pro­pia Mer­kel, al ins­tar a los de­man­dan­tes de asi­lo a re­gre­sar a su tie­rra na­tal, una vez que la gue­rra ha­ya ter­mi­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.