Djo­ko­vic no tie­ne ri­val en Mel­bour­ne

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - PAU­LO ALON­SO LOIS

Mel­bour­ne hi­la razón y pa­sión en No­vak Djo­ko­vic. Cuan­do em­pe­zó es­te Open de Aus­tra­lia, el ve­re­dic­to era uná­ni­me so­bre su su­pre­ma­cía. Si na­da ex­tra­ño su­ce­día, se iría hoy con el tro­feo Nor­man Broo­kes ba­jo el bra­zo. Por­que lle­va 15 me­ses so­me­tien­do a todos los ri­va­les y por­que la pis­ta du­ra po­ten­cia sus cua­li­da­des como nin­gu­na otra. Ade­más, la vi­da del ser­bio em­pe­zó a cam­biar y co­bró otro sen­ti­do jus­to en la Rod La­ver Are­na, cuan­do en el 2008 ce­le­bró su pri­mer gran­de con so­lo 20 años. El re­sul­ta­do de ese idi­lio con la ciu­dad, don­de lle­va un pleno de seis triun­fos en otras tan­tas fi­na­les, y su for­ta­le­za como com­pe­ti­dor lo pa­gó Andy Mu­rray al per­der por 6-1, 7-5 y 7-6 (3). El es­co­cés, tam­bién na­ci­do en 1987, re­pre­sen­ta el re­ver­so de es­ta his­to­ria, ga­fa­do en una pis­ta don­de tu­vo el ho­nor de ser sub­cam­peón ya en cin­co oca­sio­nes. Has­ta ahí el pre­sen­te. Y si se am­plía el fo­co del éxi­to del te­nis­ta de Bel­gra­do, se le ve en la cum­bre del tor­neo na­ci­do en 1905. Ya igua­la los seis tí­tu­los de Roy Emer­son, que has­ta ayer te­nía en so­li­ta­rio el ré­cord de tro­feos en el Open de Aus­tra­lia.

A Djo­ko­vic se le ha pues­to has­ta ca­ra de ga­na­dor. Tie­ne el aplo­mo de los que se sa­ben con las me­jo­res car­tas en la mano. Go­ber­nó el pri­mer set con una su­pe­rio­ri­dad in­sul­tan­te, asis­tió tran­qui­lo a la gro­tes­ca es­pi­ral de as­pa­vien­tos de Mu­rray en el se­gun­do y ges­tio­nó con tran­qui­li­dad la reac­ción de su ri­val en el ter­ce­ro. De fon­do, la ca­pa­ci­dad de Djo­ko­vic pa­ra ga­nar pun­tos so­bre los se­gun­dos ser­vi­cios del ri­val, has­ta el 65%, una bar­ba­ri­dad, cer­cano al in­creí­ble 74% que ha­bía al­can­za­do en la se­mi­fi­nal fren­te a Fe­de­rer.

Djo­ko­vic arran­có do­mi­nan­te la fi­nal. Break al se­gun­do jue­go tras una do­ble fal­ta del ri­val y un pa­trón ofen­si­vo. Fun­cio­nó como una má­qui­na lan­za­pe­lo­tas que re­par­te bo­las aquí y allá con pre­ci­sión mi­li­mé­tri­ca. Co­ro­nó el 6-1 como el úni­co par­cial en el que di­bu­jó más ga­na­do­res que su ri­val.

Por­que do­ta­do pa­ra ju­gar con va­rios re­gis­tros —aho­ra ata­car, aho­ra de­fen­der, aho­ra al­ter­nar pa­los y pa­cien­cia—, Djo­ko­vic su­po leer la de­ri­va en la que es­ta­ba en­tran­do su ri­val. Ya en el pri­mer set Mu­rray co­men­zó a di­bu­jar son­ri­sas an­te sus pro­pios erro­res, a lan­zar mi­ra­das a su ban­qui­llo cuan­do no ha­bía mu­cho que ana­li­zar, a ini­ciar un mo­nó­lo­go en voz al­ta. Fa­ta­les sín­to­mas.

Así que Djo­ko­vic de­ci­dió le­van­tar el pie del ace­le­ra­dor. Sa­be que cuan­do Mu­rray se es­tre­sa, pue­de su­bir el rit­mo de jue­go, pe­ro tam­bién des­ni­ve­lar el ba­lan­ce de acier­tos y erro­res. La ira do­mi­nó al es­co­cés du­ran­te to­do el se­gun­do set con el peor re­per­to­rio po­si­ble. Por­que aunque se ac­ti­va­se con un gri­to o un ges­to de ra­bia, en­ca­de­na­ba de­ma­sia­dos as­pa­vien­tos que le apar­ta­ban del en­cuen­tro. Po­día ata­car, sí, pe­ro ter­mi­na­ba fa­llan­do de­ma­sia­dos gol­pes. En da­tos, 21 win­ners y 34 erro­res en esa se­gun­da man­ga, por el 8/19 de su ri­val.

Con dos sets pa­ra Djo­ko­vic y el des­gas­te al que le ha­bían so­me­ti­do las úl­ti­mas ron­das, Mu­rray co­men­zó a ser cons­cien­te de que so­lo le po­día sal­var una re­mon­ta­da le­gen­da­ria. Una que no se veía en la fi­nal del Open de Aus­tra­lia des­de el vuel­co que pro­ta­go­ni­zó Rod La­ver con 0-2 an­te Nea­le Fra­ser en 1960. De­ma­sia­do.

Así que Mu­rray de­jó de ha­cer mue­cas a su ban­qui­llo y de en­fa­dar­se a ca­da ra­to. Si­guió arries­gan­do, sí, pe­ro tam­bién de for­ma errá­ti­ca. Djo­ko­vic, sin des­co­lo­car­se nun­ca, ha­bía equi­li­bra­do su ba­lan­ce de gol­pes ga­na­do­res y fa­llos (14/14) y el sal­do del es­co­cés se­guía en rojo (14/20).

El nau­fra­gio de Mu­rray se con­su­mó en un tie break ca­la­mi­to­so, en el que en­tre­gó dos do­bles fal­tas, una sen­ci­lla de­re­cha a la red y un re­vés fá­cil al pa­si­llo. Djo­ko­vic, tan tran­qui­lo, be­só el sue­lo, dio unas pal­ma­das a la pis­ta y se su­po en lo más al­to. Otra vez.

LU­KAS COCH EFE

Djo­ko­vic ce­le­bra la vic­to­ria na­da más con­cluir el en­cuen­tro pos­trán­do­se en la pis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.