Op­ti­mi­zar (o no) el po­ten­cial con el com­por­ta­mien­to

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - Fer­nan­do Rey Ta­pias

Djo­ko­vic jus­to ven­ce­dor, Mu­rray jus­to perdedor. El ser­bio ju­gó con­tra su ri­val, y el bri­tá­ni­co no so­lo se en­fren­tó a No­le sino tam­bién a sí mis­mo. El es­co­cés se ca­rac­te­ri­zó más por ac­ti­tu­des ne­ga­ti­vas que por la efec­ti­vi­dad de su jue­go, las­tra­do por un es­ta­do de áni­mo pau­pé­rri­mo. Sa­be que pa­ra ga­nar a Djo­ko­vic hoy, se tie­nen que dar va­rias cir­cuns­tan­cias a la vez, pe­ro la pri­me­ra pa­sa por ju­gar un gran par­ti­do con una ac­ti­tud im­pe­ca­ble y con una fir­me de­ter­mi­na­ción. Por ejem­plo, la que ex­hi­bió Ker­ber pa­ra su­pe­rar con­tra pro­nós­ti­co a Se­re­na Wi­lliams. Sin em­bar­go, la ver­sión de Mu­rray fue la de un in­ma­du­ro más ocu­pa­do en dis­cu­tir con su ban­co, que en eje­cu­tar el plan.

Djo­ko­vic do­mi­nó pa­ra ga­nar 6-1 el pri­mer set en 30 mi­nu­tos an­te un Mu­rray frío y fa­llón. El se­gun­do fue muy di­fe­ren­te. Andy sa­có me­jor, im­pri­mió más rit­mo y se­gu­ri­dad a sus gol­pes, so­bre to­do de re­vés, y Djo­ko­vic ba­jó su rit­mo ju­gan­do al­go más a la con­tra. Den­tro del ex­cep­cio­nal mo­men­to del ser­bio, no se en­con­tra­ba en uno de sus me­jo­res días. Pe­ro el ri­val se­guía en su es­pi­ral au­to­des­truc­ti­va y se fla­ge­la­ba ca­da vez que per­día un pun­to, en lu­gar de con­cen­trar­se en ex­plo­tar los es­ca­sos mo­men­tos de fla­que­za de su ad­ver­sa­rio. Djo­ko­vic, más sereno, re­gu­lar y prác­ti­co, ga­nó el se­gun­do set por 7/5.

El ter­ce­ro fue el más dispu­tado, has­ta un tie-break do­mi­na­do con cla­ri­dad por No­le.

Al mar­gen del análisis téc­ni­co, vol­va­mos a la par­te men­tal, el au­to­con­trol, la edu­ca­ción de­por­ti­va, el sa­ber ga­nar y sa­ber per­der, el res­pe­to al con­tra­rio y a las re­glas, el dar­lo to­do… As­pec­tos in­he­ren­tes al jue­go lim­pio. Es­to es vá­li­do pa­ra cual­quier de­por­tis­ta, pe­ro más en aque­llas estrellas que son es­pe­jo y mo­de­lo de los jó­ve­nes. La edu­ca­ción de­por­ti­va en la ba­se es de­ci­si­va pa­ra com­por­ta­mien­tos fu­tu­ros, y ci­ñén­do­nos al te­nis pro­fe­sio­nal, los en­tor­nos re­sul­tan de­ter­mi­nan­tes.

Nadal, o an­tes Ed­berg, son mag­ní­fi­cos mo­de­los de có­mo se de­be en­ten­der el de­por­te, en es­te ca­so de al­to ni­vel. El pro­pio Fe­de­rer vio en su eta­pa jú­nior que de­bía cam­biar, y con­tro­lar sus sa­li­das de tono, si que­ría sa­car to­do el pro­ve­cho a su ta­len­to. Djo­ko­vic tar­dó más en en­ten­der­lo, y sus ra­bie­tas le cos­ta­ron tí­tu­los im­por­tan­tes, pe­ro tu­vo la in­te­li­gen­cia de com­pren­der que el au­to­con­trol era bá­si­co pa­ra me­jo­rar.

Mu­rray si­gue sin con­tro­lar los de­mo­nios de su men­te, que le im­pi­den op­ti­mi­zar su po­ten­cial. So­lo con Lendl en su ban­co dis­fru­ta­mos de su ver­sión más cen­tra­da.

En con­tra de lo que creí una ope­ra­ción de már­ke­ting, de­bo re­co­no­cer que la pre­sen­cia de Bec­ker en el equi­po de Djo­ko­vic es­tá fun­cio­nan­do. Al ale­mán se le ve muy im­pli­ca­do. Se­gu­ro que al ob­ser­var el com­por­ta­mien­to de Mu­rray re­cor­dó la fi­nal de Wim­ble­don 1991 que per­dió fren­te Mi­chael Stich, tras to­do el par­ti­do que­ján­do­se. Vien­do ar­bi­trar la fi­nal al por­tu­gués Car­los Ra­mos, yo me acor­dé de un tor­neo fe­me­nino en Azo­res, don­de pre­gun­té como ele­gían pa­ra la si­lla a un chi­co tan jo­ven. Era Ra­mos, que se ini­cia­ba en lo que se­ría una gran tra­yec­to­ria.

Vic­to­ria del fa­vo­ri­to, con as­pi­ra­cio­nes in­tac­tas de ga­nar­lo to­do en el 2016. Ro­land Ga­rros y el oro olím­pi­co, prio­ri­da­des. Si triun­fa en Pa­rís, iría a por el Grand Slam ori­gi­nal. De­sa­fío atrac­ti­vo y di­fí­cil que re­quie­re es­tar en for­ma to­do el año, sin le­sio­nes ni ba­jo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.