«No pu­de ha­cer na­da», di­ce el es­co­cés en su quin­ta fi­nal per­di­da en Aus­tra­lia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes -

Con to­da cru­de­za, Andy Mu­rray ad­mi­tió la su­pe­rio­ri­dad de Djo­ko­vic. «Lo sien­to, no he po­di­do ha­cer na­da es­ta no­che», co­men­tó du­ran­te la ce­re­mo­nia de en­tre­ga de tro­feos. «Creo que he es­ta­do aquí an­tes», bro­meó al co­mien­zo de su dis­cur­so so­bre su quin­ta fi­nal per­di­da en Aus­tra­lia,

Ade­más, re­co­no­ció la emo­ti­vi­dad de sus úl­ti­mos días en Mel­bour­ne por mo­ti­vos per­so­na­les. «Han si­do dos se­ma­nas muy du­ras pa­ra mí», se­ña­ló Mu­rray. Su sue­gro, en­tre­na­dor de la ser­bia Ana Iva­no­vic, el tam­bién bri­tá­ni­co Ni­gel Sears, su­frió un des­ma­yo el día 23 mien­tras se­guía des­de la gra­da un par­ti­do de su pu­pi­la. Tras ese in­ci­den­te fue in­gre­sa­do en un hospital an­tes de re­ci­bir el per­mi­so de los mé­di­cos pa­ra re­gre­sar a In­gla­te­rra. Mu­rray, en cam­bio, de­ci­dió con­ti­nuar en el tor­neo. Mien­tras, su esposa, Kim Sears, es­pe­ra su pri­mer hi­jo. Si su mu­jer se hu­bie­se pues­to de par­to du­ran­te el cam­peo­na­to, el ju­ga­dor bri­tá­ni­co ha­bía ase­gu­ra­do que aban­do­na­ría el tor­neo de in­me­dia­to. Así, a la ca­rre­ra, se mar­chó ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.