Tra­ta de ol­vi­dar­lo, Luis

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - TO­NI SIL­VA Da­ni Sor­do Pi­lo­to del Mun­dial

En no­viem­bre de 1998, cuan­do el motor era uno de los es­ca­sos asi­de­ros de ale­grías de­por­ti­vas pa­ra los afi­cio­na­dos es­pa­ño­les, el país re­ci­bió un du­ro re­vés des­de In­gla­te­rra. Car­los Sainz y Luis Mo­ya, vir­tua­les cam­peo­nes des­de la pri­me­ra jornada del RAC por el aban­dono de Tom­mi Ma­ki­nen, aca­ba­ron per­dien­do con­tra los ele­men­tos. Su To­yo­ta Co­ro­lla se pa­ró a me­dio ki­ló­me­tro de la me­ta, don­de ya es­pe­ra­ban pa­ra ce­le­brar el ter­cer tí­tu­lo los fa­mi­lia­res de Car­los Sainz y re­pre­sen­tan­tes del go­bierno es­pa­ñol.

El pa­so del tiem­po ha con­ver­ti­do aquel cruel epi­so­dio en una de las anéc­do­tas más re­cu­rren­tes en el idea­rio na­cio­nal gra­cias a la vis­ce­ral reac­ción del co­pi­lo­to co­ru­ñés Luis Mo­ya. Aque­lla no es la ave­ría fa­tal. Tam­po­co el fias­co de In­gla­te­rra. Ni el ra­li de la ma­la suer­te de Car­los Sainz. La His­to­ria lo ha re­co­gi­do como el ra­li del «Tra­ta de arran­car­lo».

Un par de se­gun­dos an­tes de que el vehícu­lo se de­tu­vie­se por com­ple­to, Car­los abría su puer­ta, ha­cía un pri­mer as­pa­vien­to de fas­ti­dio, y lue­go bus­ca­ba es­pe­ran­zas ba­jo el ca­pó. Con sen­dos ex­tin­to­res, él y su co­pi­lo­to co­men­za­ban a ex­tin­guir un pe­que­ño in­cen­dio en el motor que po­nía fin a sus sue­ños de con­ver­tir­se en tri­cam­peo­nes del Mun­dial de Ralis. «Tra­ta de arran­car- lo, Car­los, tra­ta de arran­car­lo», es­gri­mió Luis an­tes de con­ver­tir la pe­ti­ción en un gri­to de­ses­pe­ra­do: «¡Tra­ta de arran­car­lo, por Dios!». Car­los re­gre­só al con­tac­to pe­ro el To­yo­ta ni se in­mu­ta­ba. Mo­ya lan­zó en­ton­ces al cie­lo un exa­brup­to irre­pro­du­ci­ble con el que se po­nía pun­to y fi­nal a to­da es­pe­ran­za.

En las pro­pias pá­gi­nas de La Voz de Ga­li­cia, el co­pi­lo­to des­ve­la­ba que en el co­che ya se in­tuía la tra­ge­dia un ki­ló­me­tro an­tes. Car­los sin­tió un la­ti­ga­zo en el motor y con­ti­nuó ade­lan­te con­fian­do en al­can­zar la me­ta. Pe­ro a 500 me­tros des­fa­lle­ció. «No hay ma­ne­ra más cruel de per­der un tí­tu­lo», se­ña­ló des­pués Sainz a los pe­rio­dis­tas, tes­ti­gos tam­bién de sus lá­gri­mas. Es­te año, la dolorosa efe­mé­ri­de cum­pli­rá la ma­yo­ría de edad. ¿Có­mo lo re­cuer­da Luis Mo­ya ca­si 18 años des­pués?

En cuan­to des­cuel­ga el te­lé­fono, an­tes in­clu­so de ex­pli­car­le el mo­ti­vo de la lla­ma­da, el pe­rio­dis­ta se dis­cul­pa con el co­pi­lo­to.

—Per­do­na Luis, creo que no te va a gus­tar el mo­ti­vo de la lla­ma­da. Es pa­ra un reportaje so­bre el fias­co del RAC del 98.

—Ah, no te preo­cu­pes. Te ju­ro que no pa­sa una semana sin que na­die me re­cuer­de la fra­se.

Y en­ton­ces Luis ex­pli­ca que ha con­se­gui­do, con el tiem­po, con­ver­tir aque­llo en al­go po­si­ti­vo. «Yo me que­do con la reac­ción que tu­vi­mos —re­la­ta—, al le­van­tar el ca­pó vi­mos un agujero gran­dí­si­mo en el motor, era im­po­si­ble que ese co­che se mo­vie­ra pe­ro, aún así, lo se­gui­mos in­ten­tan­do, en ese mo­men­to tan cruel sa­ca­mos nues­tra par­te más po­si­ti­va». Y Luis Mo­ya com­par­te es­ta reflexión en mu­chas de las con­fe­ren­cias en las que le re­cla­man.

18 años des­pués

¿Y có­mo se lle­va ese re­cuer­do ca­si a dia­rio con el Tra­ta de arran­car­lo? «Si no lo lle­va­ra bien, mi vi­da se­ría un in­fierno», res­pon­de Luis Mo­ya, que lo ilus­tra con una anéc­do­ta: «Ha­ce diez años más o me­nos pin­ché una rue­da en el cen­tro de A Co­ru­ña, y me di­je ‘‘Lui­si­to, apu­ra que es­to va a ser un cho­teo’’. Y así fue, ca­da po­cos co­ches que pa­sa­ban uno ba­ja­ba la ven­ta­ni­lla y te­nía que oír: ‘‘Luis, tra­ta de arran­car­lo’’».

Des­de en­ton­ces, es­te de­por­tis­ta reivin­di­ca la dig­ni­dad del se­gun­do cla­si­fi­ca­do. «Eso de que el se­gun­do es el pri­me­ro de los per­de­do­res, pues no... cuan­do lo das to­do y te ga­nan sig­ni­fi­ca que el otro ha si­do me­jor, pe­ro tú no has si­do peor que él».

An­tes de sen­tar­se a llo­rar en el asien­to de aquel To­yo­ta ta­pán­do­se la ca­ra con los bra­zos, Luis frac­tu­ró el cris­tal tra­se­ro lan­zan­do su pro­pio cas­co. «Nun­ca na­die me re­cri­mi­nó aque­llo, no iba con­tra la mar­ca, era un ges­to vis­ce­ral y en el equi­po no me cri­ti­ca­ron por ello, al con­tra­rio, el pro­pio di­rec­tor se lio a pa­ta­das con una fur­go­ne­ta del equi­po cuan­do ocu­rrió la ave­ría», re­cuer­da Luis, quien tiem­po des­pués coin­ci­di­ría con Tom­mi Ma­ki­nen en Su­ba­ru. Aquel día fa­tí­di­co, el nór­di­co sa­lía del ho­tel pa­ra ir­se al ae­ro­puer­to cuan­do re­ci­bió la lla­ma­da que le avi­sa­ba del in­ci­den­te de Sainz que le pro­cla­ma­ba cam­peón.

Luis Mo­ya lo bor­da con las me­tá­fo­ras pa­ra ex­pli­car la frus­tra­ción de aquel día de 1998. Es­ta es de una con­ver­sa­ción con su ami­go cu­lé Ser­gi Bar­juán.

—Cuan­do lo vi me ima­gi­né a mí fa­llan­do el pe­nal­ti que de­ci­día un Mun­dial.

—No Ser­gi, no ima­gi­nes que lo fa­llas. Ima­gi­na que cuan­do ti­ras el pe­nal­ti te ex­plo­ta el ba­lón.

De­bía de te­ner 16 años cuan­do ocu­rrió aque­llo. En­ton­ces era so­lo un afi­cio­na­do a los ralis, pe­ro creo que da­ba igual que te gus­ta­ra o no el motor. To­do el mundo vi­vió aque­lla ave­ría con do­lor y ra­bia. Fue un re­vés muy gran­de pa­ra el de­por­te es­pa­ñol en par­ti­cu­lar, al­go muy du­ro. Me re­cuer­do de­lan­te de la te­le­vi­sión, creo que du­ran­te las no­ti­cias de la no­che, ob­ser­van­do a Luis lan­zan­do el cas­co al cris­tal del co­che, una reac­ción muy ló­gi­ca da­das las cir­cuns­tan­cias.

Ha­ce dos años yo ro­da­ba en se­gun­da po­si­ción en el Ra­li de Mon­te­car­lo cuan­do su­frí una ave­ría y tu­ve que aban­do­nar ese fin de semana. Pa­ra mí aque­llo fue muy frus­tran­te. Pe­ro ni era la úl­ti­ma jornada del ra­li ni me es­ta­ba ju­gan­do un tí­tu­lo mun­dial. Así que no me ima­gino lo que pu­die­ron vi­vir Car­los y Luis aquel acia­go día de no­viem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.