El Co­ci­do de La­lín se quita la ca­pa

La en­tre­ga del pre­mio Al­dea Sin­gu­lar sus­ti­tu­yó en es­ta edi­ción al nom­bra­mien­to de co­men­da­do­res de los úl­ti­mos 16 años, en una fies­ta que vol­vió a ser mul­ti­tu­di­na­ria

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - RO­CÍO GAR­CÍA

La­lín pu­so pun­to fi­nal en ma­yo a la era de Pe­pe Cres­po y el nue­vo go­bierno lo­cal se es­me­ró ayer en con­ver­tir la Fei­ra do Co­ci­do en el es­ca­pa­ra­te de los nue­vos tiem­pos. Mien­tras en los res­tau­ran­tes la­li­nen­ses el co­ci­do humea­ba con la mis­ma re­ce­ta he­re­da­da de los an­ces­tros, de puer­tas afue­ra, Ra­fa Cuí­ña y los su­yos po­nían to­do su em­pe­ño en de­mos­trar­le al mundo que La­lín ya no es lo que era y que el Co­ci­do es aho­ra una fies­ta del pue­blo y pa­ra el pue­blo.

Bas­ta­ron un par de gol­pes de efec­to pa­ra ac­tua­li­zar el Co­ci­do de siem­pre a la ver­sión 2.0. Por mu­cho que uno se em­pe­ñe, no pue­de ha­ber na­da más po­pu­lar en el mundo que la Fei­ra do Co­ci­do la­li­nen­se. Pe­ro si ade­más se su­pri­men el pal­co de au­to­ri­da­des, el sa­bor en­tre tea­tral y ran­cio de la En­co­men­da y la co­mi­da ofi­cial, el re­sul­ta­do es una re­vo­lu­ción po­pu­lis­ta ca­paz de atra­gan­tar­le el co­ci­do a la vie­ja es­cue­la.

Y eso fue lo que hi­zo el cua­tri­par­ti­to la­li­nen­se. Ba­rrió de un plu­ma­zo die­ci­séis edi­cio­nes de la En­co­men­da do Co­ci­do y sus­ti­tu­yó el nom­bra­mien­to de los em­ba­ja­do­res del pla­to tí­pi­co por el con­cur­so Al­dea Sin­gu­lar, que re­co­no­ce el es­fuer­zo ve­ci­nal por me­jo­rar la zo­na ru­ral. La im­po­si­ción del cu­cha­rón y las vis­to­sas ca­pas de los co­men­da­do­res die­ron pa­so a un ac­to más sen­ci­llo en el que se en­tre­gó a la pa­rro­quia de Sou­to­lon­go un pre­mio de 15.000 eu­ros pa­ra re­cu­pe­rar an­ti­guos la­va­de­ros y fuen­tes, acon­di­cio­nar el en­torno y con­ser­var te­so­ros lo­ca­les como la Gran Má­moa o el Tú­mu­lo de Se­te Ca­mi- ños. Lo re­co­gió Ri­ta Nei­ra, una ve­ci­na que des­ta­có el es­fuer­zo co­mu­ni­ta­rio pa­ra con­se­guir que la al­dea sea «un lu­gar pa­ra vi­vir e non un acu­bi­llo on­de na­cer pa­ra emi­grar á ci­da­de».

El au­di­to­rio se li­bró de la ce­re­mo­nio­sa En­co­men­da, pe­ro no de los dis­cur­sos. Abrió el fue­go el di­na­mi­za­dor cul­tu­ral Celso Fer­nán­dez con su «par­za­mi­que», vo­ca­blo in­ven­ta­do que sin­te­ti­za la ex­pre­sión «pa­ré­ce­me a min que». Sus pa­re­ce­res en­cie­rran la esen­cia de la sa­bi­du­ría ru­ral. Cel­si­ño exal­tó el va­lor de la al­dea y su ca­mino ha­cia la de­ca­den­cia. Re­cor­dó que en Ga­li­cia hay 1.614 nú­cleos aban­do­na­dos y ad­vir­tió que las al­deas se en­cuen­tran en una en­cru­ci­ja­da: «por ela te­rán que pa­sar, como vi­vas ou como Santa Com­pa­ña».

«O ga­lar­dón Al­dea Sin­gu­lar que ho­xe en­tre­ga­mos por pri- mei­ra vez é a cons­ta­ta­ción de que no día gran­de de La­lín es­te Concello em­pe­za un­ha vi­ra­xe ca­ra po­lí­ti­cas que dei­xan cla­ro que ‘o po­bo é quen máis or­de­na’», di­jo Ra­fa Cuí­ña. No ta­ra­reó Grân­do­la, pe­ro in­sis­tió en que «o La­lín do 2016 é un La­lín aber­to e plu­ral, un­ha te­rra na que nin­guén mi­ra ao ve­ci­ño por ri­ba do om­brei­ro». Pa­ra de­mos­trar­lo no hu­bo pal­co de au­to­ri­da­des ni co­mi­da ofi­cial. El al­muer­zo pa­ra po­lí­ti­cos, co­men­da­do­res y gen­te vip se sus­ti­tu­yó por un co­ci­do solidario en el que se apun­tó quien qui­so.

Esos no fue­ron todos los cam­bios en la ci­ta. Tam­bién se sus­ti­tu­yó al in­com­bus­ti­ble hu­mo­ris­ta Xa­co­be Pé­rez —re­le­va­do por el ar­tis­ta lo­cal Fran La­reu— como pre­sen­ta­dor del des­fi­le. Ade­más hu­bo tra­duc­ción si­mul­tá­nea a len­gua de sig­nos del pre­gón.

RO­BER AMA­DO

Pa­ra los la­li­nen­ses, que tie­nen la opor­tu­ni­dad de co­mer el co­ci­do a dia­rio, el des­fi­le de ca­rro­zas es lo más es­pe­ra­do de la fies­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.