El efí­me­ro ful­gor de un tiem­po per­di­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura -

La mú­si­ca le sir­ve a Jo­sé Car­los Llop (Pal­ma, 1956) pa­ra sus­ten­tar el lu­mi­no­so ejer­ci­cio de ar­qui­tec­tu­ra de la me­mo­ria que es Re­yes de Ale­jan­dría (Al­fa­gua­ra). En su sex­ta no­ve­la, es­te na­rra­dor etiquetado como el Mo­diano es­pa­ñol, res­ca­ta «sin nos­tal­gia» el ful­gor efí­me­ro de un tiem­po per­di­do. La eclo­sión vi­tal, emo­cio­nal e in­te­lec­tual que una mi­no­ría vi­vió en Es­pa­ña a me­dia­dos de los 70. La de­bi­li­dad de la dic­ta­du­ra y la muer­te de Fran­co pre­sa­gia­ban un fu­tu­ro abier­to pa­ra una ge­ne­ra­ción bi­sa­gra en­tre los hip­pies y el de­sen­can­to tras la mo­vi­da «que tu­vo en la mú­si­ca su re­li­gión».

«Fran­co aca­ba de mo­rir y la vi­da si­gue como un brin­dis», se lee en es­ta no­ve­la «so­bre una ge­ne­ra­ción y dos ciu­da­des», se­gún su au­tor. Trans­cu­rre en «una Bar­ce­lo­na cam­bian­te y en una Pal­ma de Ma­llor­ca in­mu­ta­ble que ya no exis­ten». En aque­lla Bar­ce­lo­na «es­plen­do­ro­sa» y re­bo­san­te de vi­da que es­tre­na­ba el sex, drugs and rock and roll mi­rán­do­se en Pa­rís, Lon­dres o San Francisco, «es­tu­dió De­re­cho el jo­ven Llop, que se for­jó lue­go como poeta y na­rra­dor de cul­to en la ca­pi­tal ba­lear en la que aún vi­ve y es­cri­be.

Re­gre­sa a una ciu­dad con­dal aún sin sue­ños olím­pi­cos ni di­seny, me­dio hippy me­dio ca­na­lla, en la que Mi­quel Bar­ce­ló, Oca­ña, el di­bu­jan­te Max o Ja­vier Ma­ris­cal «bus­ca­ban la fe­li­ci­dad en la no­ve­la de la vi­da». En­tre ca­nu­tos, ci­nes de ar­te y en­sa­yo, li­bre­rías y sa­las de con­cier­tos, los jó­ve­nes cul­ti­va­dos se em­be­le­sa­ban en­tre ver­sos de Ez­ra Pound, li­bros de La­can y Bart­hes y el ci­ne de Ber­to­luc­ci y Wen­ders.

«La mú­si­ca era una re­li­gión y sus evan­ge­lios la li­te­ra­tu­ra», evo­ca Llop. Sus mag­da­le­nas prous­tia­nas son las can­cio­nes que re­sue­nan en la no­ve­la y que so­na­ron en su es­cri­to­rio mien­tras re­crea­ba «un tiem­po apa­sio­na­do e irre­pe­ti­ble en el que al­ter­ná­ba­mos a los Ro­lling con Mah­ler». En aque­lla ecléc­ti­ca su­ce­sión de ge­nios del rock «Bob Dy­lan, Leo­nard Cohen y Neil Young cons­ti­tuían la San­tí­si­ma Tri­ni­dad».

«No es­cri­bo des­de la nos­tal­gia», acla­ra Llop. Como el Bo­wie que en aque­llos años com­po­nía sus can­cio­nes mez­clan­do una y otra vez ver­sos suel­tos, tra­za un su­ges­ti­vo puz­le de re­cuer­dos, emo­cio­nes y can­cio­nes que com­par­te «en un or­den caó­ti­co. La me­mo­ria es frag­men­ta­ria. Son fo­go­na­zos, ade­más de lo que se sue­ña e ima­gi­na», ano­ta Llop.

EU­RO­PA PRESS

«Ca­da ge­ne­ra­ción lle­va en sí mis­ma el ger­men de su des­truc­ción», di­ce Llop, que re­cuer­da có­mo la dro­ga, el egoís­mo, la men­ti­ra y el di­ne­ro en­te­rra­ron la de aque­llos jó­ve­nes que qui­sie­ron in­tro­du­cir el pa­cí­fi­co caballo de Tro­ya del mundo «hippy» en la im­pe­ne­tra­ble es­truc­tu­ra so­cial y po­lí­ti­ca del tar­do­fran­quis­mo. En su fá­bu­la cuen­ta Llop có­mo «el yo aca­bó con el no­so­tros» y có­mo aquel mundo idí­li­co se des­va­ne­ció cuan­do se ins­ti­tu­cio­na­li­zó el en­ga­ño y man­dó el di­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.