En el cen­tro de la ma­ra­bun­ta

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense -

«Desear ser otra per­so­na es un des­per­di­cio de la per­so­na que eres», Kurt Co­bain.

La mag­ní­fi­ca obra de An­to­nio Vi­lla­nue­va, pue­de dis­fru­tar­se en la ex­ce­len­te co­lec­ción pri­va­da que el me­ce­nas Jo­sé An­to­nio Gon­zá­lez Pazos, Ton­cho acer­ca al pú­bli­co en el di­ná­mi­co Es­pa­cio de Ar­te Ro­ber­to Ve­rino. Un in­no­va­dor y re­vo­lu­cio­na­rio con­cep­to de es­pa­cio ex­po­si­ti­vo al­ter­na­ti­vo que in­te­gra el ar­te con­tem­po­rá­neo en nues­tra co­ti­dia­ni­dad, apro­xi­man­do la ex­pre­sión plás­ti­ca al es­pec­ta­dor y am­plian­do su vi­si­bi­li­dad y su in­fluen­cia en nues­tras vi­das.

En es­ta mues­tra, el que fue ilus­tra­dor de Pue­blo ha­ce un re­co­rri­do plás­ti­co por los ca­fés herederos de la vie­ja bohe­mia pa­ri­si­na, en las te­rra­zas de la Ibi­za de los 70 y en la mo­vi­da ma­dri­le­ña de los 80. Del ca­fé de la Pla­ce St Paul de Ven­ce, al pa­seo de Santa Eu­la­lia, de Ca­da­qués a Vie­na. Desa­rro­llan­do un pro­yec­to su­ge­ri­do por el fo­tó­gra­fo Pe­dro Kram­rei­ter ba­sán­do­se en la Vie­na de los ca­fés, cap­tan­do ese ale­gre bu­lli­cio de su­ma de so­le­da­des com­par­ti­das y la exu­be­ran­cia mul­ti­co­lor en rá­pi­das tin­tas o acua­re­las que trans­mi­ten esa at­mós­fe­ra de ocio a tra­vés de unas pin­ce­la- das es­cue­tas y unos fon­dos in­si­nua­dos y en­vol­ven­tes. Sin ne­ce­sa­rios es­que­mas pers­pec­ti­vos, al­te­ran­do la vi­sión ins­tan­tá­nea o su me­mo­ria con una in­ten­si­dad si­nes­té­si­ca per­cep­ti­ble y su­ges­tio­na­ble ur­gen­te y re­la­ti­vo.

De la tur­gen­te van­guar­dia a la si­me­tría del equi­li­brio y el cla­si­cis­mo, del caos al or­den, de la ac­ción a la se­re­ni­dad. En su obra se plan­tea la bi­po­la­ri­dad del ar­tis­ta como ani­mal so­cial y sus fun­cio­nes y dis­fun­cio­nes res­pec­to a la in­mer­sión en una vi­da so­cial ac­ti­va y la ne­ce­sa­ria so­le­dad crea­ti­va y su ais­la­mien­to y re­ti­ro exi­gi­do y ele­gi­do.

La am­plía tra­yec­to­ria del ar­tis­ta se cier­ne en torno a gran­des blo­ques te­má­ti­cos.

Pin­tu­ra has­ta 1985: Vi­lla­nue­va se em­pa­pa de to­das las in­fluen­cias Pop y Raus­chen­berg, de la luz me­di­te­rrá­nea y del Tao. En es­ta épo­ca sur­ge el pro­yec­to Las Se­ño­ri­tas de Avin­yó como es­tu­dio ges­tual de la obra de Picasso. Es­ta in­fluen­cia es­tá pre­sen­te en la obra Ca­sa de chi­cas y otras es­ce­nas de bur­del. Los per­so­na­jes es­bo­za­dos ca­re­cen de la exultante vi­ta­li­dad del an­te­rior de Picasso, en el que las mu­je­res se pre­sen­tan so­be­ra­nas y pro­pie­ta­rias de su cuer­po y de su se­xo. La mi­ra­da es, por el con­tra­rio, en es­ta obra, mas­cu­li­na, de­gra­dan­te, una vi­sión del gran su­per­mer­ca­do de la car­ne y del em­po­de­ra­mien­to his­tó­ri­co mas­cu­lino con­sen­ti­do y asu­mi­do con­des­cen­dien­te­men­te. Un su­til bo­de­gón mar­ca en la es­qui­na in­fe­rior de­re­cha una se­gun­da na­tu­ra­le­za muer­ta. La mis­ma mi­ra­da pue­de apre­ciar­se en el des­nu­do fe­me­nino en el in­te­rior de un ca­fé. Re­cuer­da con­cep­tual- men­te la rup­tu­ra que reali­zó en su mo­men­to, el his­tó­ri­co Le Dé­jeu­ner sur l´Her­be de Ma­net, con un di­bu­jo pró­xi­mo a las épo­cas azul y rosa de Picasso y la cap­ta­ción del am­bien­te pa­ri­sino de me­dia­dos de si­glo. Sin em­bar­go, el tra­ta­mien­to que rea­li­za de la mu­jer en sus obras es sím­bo­lo de be­lle­za y res­pe­to.

Esa ale­gría y des­preo­cu­pa­ción se trans­mi­te en el mo­vi­mien­to con­ge­la­do del Sa­lón del bi­llar, en las vi­sio­nes des­de la te­rra­za del Sandy´s Bar en Ibi­za, en el mo­men­to en que el ar­tis­ta se trans­for­ma en flâ­neur di­le­tan­te y en el hie­ra­tis­mo so­lem­ne de Or­ques­ta. Los vo­lú­me­nes se re­du­cen y sim­pli­fi­can en una geo­me­tría pro­pia de Cé­zan­ne y he­re­de­ra del Cu­bis­mo, do­mi­nan­do la ten­sión de las ma­sa de co­lor, en la au­to­no­mía de los vo­lú­me­nes, re­suel­tos como sim­pli­ca­dos óva­los, los ros­tros anó­ni­mos, sin in­te­rés por sin­gu­la­ri­zar los per­so­na­jes, to­ma­dos como se­res en ex­ten­sión, sin par­ti­cu­la­ri­da­des, mar­ca la anomia del si­glo.

De in­quie­tud au­to­di­dac­ta, An­to­nio Vi­lla­nue­va se sien­te atraí­do por los gra­fis­mos en dis­tin­tas ti­po­gra­fías que in­ser­ta en sus

MIGUEL VI­LLAR

La obra de An­to­nio Vi­lla­nue­va se pue­de vi­si­tar en el es­pa­cio ex­po­si­ti­vo de Ro­ber­to Ve­rino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.