Tras 15 me­ses con co­ra­zón ar­ti­fi­cial, ya tie­ne uno hu­mano

El pri­mer ga­lle­go con el la­ti­do de ti­ta­nio fue tras­plan­ta­do el 24 de enero en el Hospital A Co­ru­ña

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - R. D. SEOANE

«Bas­tan­te ben, en­cón­tro­me bas­tan­te ben», re­pi­te Juan Car­los des­de la ha­bi­ta­ción de ais­la­mien­to don­de se re­cu­pe­ra en el Hospital Uni­ver­si­ta­rio A Co­ru­ña. El pa­sa­do do­min­go y des­pués de al­go más de un año la­tien­do gra­cias a las pi­las de un co­ra­zón ar­ti­fi­cial, fue tras­plan­ta­do con el re­ga­lo de la do­na­ción. «Non con­ta­ba que fo­se tan rá­pi­do, por­que pre­ci­sa­ba un co­ra­zón gran­de e no­vo», se ex­pli­ca acer­ca de esa lla­ma­da que el do­min­go 24 le­van­tó a la fa­mi­lia de la me­sa. A las seis de la tar­de en­tró en qui­ró­fano en el Chuac y pa­sa­da la me­dia­no­che sa­lió con otra bom­ba, es­ta vez sin ba­te­rías ni hi­los, en el pe­cho. «Can­do es­per­tou, bo­tou a man ó cos­ta­do; `non ato­po o ca­ble, non ato­po o ca­ble´, de­cía», cuen­ta Be­lén, su mu­jer.

«Xa pui­den ca­mi­ñar al­go e aín­da que al­go do­lo­ri­do, vou moi ben. Xa res­pi­ro dou­tro xei­to», di­ce Juan Car­los an­tes de re­fle­xio­nar so­bre su par­ti­cu­lar cal­va­rio has­ta la lle­ga­da del re­cam­bio vi­tal: «Foi lon­go, pe­ro pa­ra min foi moi ben. Non po­do di­cir na­da do apa­ra­to —así se re­fie­re al co­ra­zón me­cá­ni­co— , por­que foi a mi­ña sal­va­ción. Eu es­tou moi con­ten­to e ós mé­di­cos ta­mén os ve­xo con­ten­tos. Hai quin­ce me­ses non ti­ña nin­gun­ha saí­da, e ho­xe te­ño un co­ra­zón no­vo; en­tón non ha­bía ope­ra­ción po­si­ble, es­ta­ba to­do ago­ta­do, e mi­ra ago­ra...».

El 7 de oc­tu­bre del 2014, es­te ve­cino de Vi­mian­zo se con­vir­tió en el pri­mer ga­lle­go con un la­ti­do de ti­ta­nio. De­trás que­da­ban cin­co años del pe­no­so de­te­rio­ro que fue as­fi­xian­do sus días. Un in­far­to ma­si­vo lo ha­bía de­ja­do en enero del 2009, con ape­nas 33 años, ca­si «sen fol­gos», como Al la­do de Juan Car­los Agus­tín es­tán Be­lén y Noelia, esposa e hi­ja. «Es­tá per­fec­to, de ma­ra­vi­lla;os mé­di­cos es­tán asom­bra­dos de como se re­cu­pe­ra. Aín­da ho­xe (por ayer) es­ti­vo coa fi­sio ca­mi­ñan­do e xa lle di­xen: ´Déi­xo­vos que eu non vos si­go o rit­mo’», cuen­ta su mu­jer. En la voz, la in­di­si­mu­la­ble ale­gría de quien va que­man­do eta­pas con el sus­to pe­ga­do al él mis­mo re­su­mía. Su pe­re­gri­nar de ur­gen­cias a crí­ti­cos se tor­ció to­da­vía más cuan­do la hi­per­ten­sión pul­mo­nar des­car­tó la po­si­bi­li­dad de re­ci­bir un tras­plan­te car­día­co. De ahí que su úni­ca sa­li­da fue­se en­ton­ces el co­ra­zón ar­ti­fi­cial. Con­ce­bi­do como un dis- cuer­po. Re­cu­pe­ra­do de la hi­per­ten­sión pul­mo­nar, ha­ce ca­si cin­co me­ses en­tró en la lis­ta de es­pe­ra. El equi­po op­tó por agi­li­zar el tras­plan­te al de­tec­tar que «a saí­da do ca­ble do or­de­na­dor dá­ba­lle al­go de pro­ble­mas; el tén ma­la ci­ca­tri­za­ción na pel e cla­ro, era un­ha fe­ri­da aber­ta, ha­bía ris­co de in­fec­ción», ex­pli­ca. En dos se­ma­nas, es­pe­ran vol­ver a ca­sa. po­si­ti­vo de asis­ten­cia ven­tri­cu­lar que po­dría ser de­fi­ni­ti­vo, se­gún sub­ra­ya­ron los mé­di­cos del Chuac, en su ca­so se pen­só que la má­qui­na po­dría ha­cer de puen­te, ayu­dar a su mal­tre­cho or­ga­nis­mo a re­cu­pe­rar­se de esa hi­per­ten­sión pa­ra, en­ton­ces, es­pe­rar a que la ge­ne­ro­si­dad anómi­ma tra­je­se un do­nan­te.

En­ton­ces, fue su se­gun­da opor­tu­ni­dad, el pe­núl­ti­mo cla­vo ar­dien­do al que aga­rrar­se que le dio quin­ce me­ses de bue­na vi­da. «Es­te ano fí­xo­se moi cor­ti­ño», con­ta­ba Juan Car­los cuan­do ce­le­bra­ba un año de aque­lla ope­ra­ción que le de­vol­vió la res­pi­ra­ción y un día a día más que nor­mal pa­ra quien pa­só de ape­nas po­der ca­mi­nar a re­co­rrer diez ki­ló­me­tros. «Non te­ño problema nin pré­sa, es­tou adap­ta­do e en­cón­tro­me ben, ¿que máis po­do pe­dir?», se pre­gun­ta­ba en aquel pri­mer cum­plea­ños. Un co­ra­zón de ver­dad.

«Os mé­di­cos es­tán asom­bra­dos e eu non lle si­go o rit­mo», bro­mea su mu­jer

Ocho días des­pués del tras­plan­te, Juan Car­los Agus­tín Es­pa­san­dín, en el Hospital A Co­ru­ña con su esposa y su hi­ja en una fo­to he­cha por es­ta.

JO­SÉ MA­NUEL CA­SAL

Juan Car­los Agus­tín en su ca­sa jun­to a su fa­mi­lia el pa­sa­do mes de oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.