La ban­da del no

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - Tino No­voa

El rey con­clu­ye hoy su se­gun­da ron­da de reunio­nes con los por­ta­vo­ces par­la­men­ta­rios y to­do si­gue prác­ti­ca­men­te igual que al fi­na­li­zar la pri­me­ra. Otros diez días más ti­ra­dos a la ba­su­ra. Como si no hu­bie­ra pri­sa por for­mar Go­bierno, como si el país pu­die­ra fun­cio­nar si

ne die en es­ta iner­cia. Como si no hu­bie­ra re­for­mas pen­dien­tes, pro­ble­mas ur­gen­tes que re­sol­ver ni gra­ves desafíos a los que dar res­pues­tas in­me­dia­tas. Si el des­cré­di­to de la cla­se po­lí­ti­ca ya era con­si­de­ra­ble an­tes de las elec­cio­nes, en las úl­ti­mas se­ma­nas no ha­ce sino au­men­tar, e in­clu­so em­pie­za a sal­pi­car ya a los nue­vos po­lí­ti­cos. Es más, en su irres­pon­sa­ble de­ri­va ni si­quie­ra se guar­dan de em­ba­rrar en sus pe­leas al rey, al que han co­lo­ca­do en­tre la es­pa­da y la pa­red al tras­pa­sar­le la pa­ta­ta ca­lien­te de apos­tar a cie­gas por un can­di­da­to pa­ra que el re­loj se pon­ga en mar­cha y es­te im­pas­se no se eter­ni­ce.

Por­que los par­ti­dos han de­ci­di­do elu­dir sus res­pon­sa­bi­li­da­des y se han atrin­che­ra­do en el no. Jus­to lo con­tra­rio de lo que han dic­ta­do las ur­nas, por­que el man­da­to ciu­da­dano era cla­ro: tie­nen que dia­lo­gar. Cua­ren­ta días des­pués, ni han em­pe­za­do a ha­blar. To­do son lí­neas ro­jas, to­do son ve­tos. Na­da nue­vo, por otra par­te, por­que es la di­ná­mi­ca en que se ha desen­vuel­to la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la des­de ha­ce años. Y na­da he­mos apren­di­do, na­da he­mos avan­za­do. Se­gui­mos en la po­lí­ti­ca de fren­tes, des­oyen­do a los es­pa­ño­les, que de­man­dan es­pa­cios de en­ten­di­mien­to. Pa­ra ello hay que em­pe­zar por al­go ob­vio, te­ner vo­lun­tad de diá­lo­go y dar pa­sos en ese sen­ti­do, in­clui­do el de rec­ti­fi­car aque­llo que lo ha ene­mis­ta­do con todos, que es al­go que el PP no ha he­cho. Hay que te­ner una idea mí­ni­ma de qué se quie­re ha­cer y ha­cia dón­de se quie­re ir, que es al­go que el PSOE no ha he­cho. Pa­ra dia­lo­gar es ne­ce­sa­rio res­pe­tar al otro, no des­pre­ciar­lo ni in­sul­tar­lo ni me­ter­le el de­do en el ojo, como ha­ce Po­de­mos con los so­cia­lis­tas.

Y en esa gue­rra par­ti­cu­lar de la ban­da del no se han ol­vi­da­do de lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te: los ciu­da­da­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.