Decenas de emi­gran­tes re­ci­ben aún aho­ra las pa­pe­le­tas pa­ra las ge­ne­ra­les

Un ga­lle­go re­la­ta des­de Zim­ba­bue có­mo le lle­gó la documentación un mes des­pués

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - CAR­LOS PUNZÓN

Cla­ra Co­ro­mi­nas en Da­llas; Ro­sa­na Gar­cía en Dus­sel­dorf; Je­sús Ló­pez en Pa­rís; Mar To­rres en Pen­sil­va­nia; Au­ro­ra Ur­bano en Bra­sil, Da­vid Par­do en Chi­na; Ma­ría Alar­cón en Fi­la­del­fia, u Ol­ga Pé­rez La­ton­da des­de Ale­ma­nia pro­ta­go­ni­zan al­gu­nas de las decenas de ca­sos que ates­ti­guan es­tar re­ci­bien­do to­da­vía aho­ra las pa­pe­le­tas pa­ra par­ti­ci­par en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les que se ce­le­bra­ron ha­ce ca­si mes y me­dio. No hay un pa­trón fi­jo pa­ra dis­cer­nir por qué emi­gran­tes ga­lle­gos y del res­to de Es­pa­ña que re­si­den en di­ver­sos con­ti­nen­tes su­fren lo que ellos mis­mos con­si­de­ran como «una bur­la de­mo­crá­ti­ca», al ha­ber que­da­do a cau­sa de la bu­ro­cra­cia sin po­der par­ti­ci­par en unos co­mi­cios en los que se vie­ron obli­ga­dos a ins­cri­bir­se pre­via­men­te. Hay afec­ta­dos en mul­ti­tud de paí­ses, pro­ce­den­tes de dis­tin­tas au­to­no­mías, eda­des y fe­chas de pe­ti­ción de vo­to.

Bor­ja Cuer­vo, tra­ba­ja­dor de sa­lud pú­bli­ca y ayu­da hu­ma­ni­ta­ria na­tu­ral de Ri­bei­ra, no da cré­di­to a sus 41 años. No se ex­pli­ca có­mo es po­si­ble que el so­bre con las pa­pe­le­tas elec­to­ra­les lle­gue a Zim­ba­bue, su país de re­si­den­cia des­de el 2007, el 20 de enero — como cer­ti­fi­ca el ma­ta­se­llos de la ofi­ci­na pos­tal de Avon­da­le, dis­tri­to de la ca­pi­tal Harare—, pe­ro to­da­vía le pa­re­ce más in­creí­ble que el cer­ti­fi­ca­do cen­sal que acom­pa­ña ese en­vío ha­ya si­do se­lla­do en la Ofi­ci­na del Cen­so Elec­to­ral de A Co­ru­ña el pro­pio 20D, el día de las elec­cio­nes, como fi­gu­ra en la par­te su­pe­rior de­re­cha de la carta re­pro­du­ci­da en es­ta pá­gi­na. «No me ima­gino al di­rec­tor del cen­so tra­ba­jan­do un do­min­go», di­ce con iro­nía des­de Gui­nea Bi­sáu, don­de se en­cuen­tra aho­ra de mi­sión tem­po­ral desa­rro­llan­do su tra­ba­jo de con­sul- tor in­ter­na­cio­nal pa­ra la lu­cha con­tra el si­da, la ma­la­ria y la tu­bercu­losis. Pe­ro así es. El pro­pio de­le­ga­do pro­vin­cial de la Ofi­ci­na del Cen­so co­ru­ñe­sa fir­ma ese día la cer­ti­fi­ca­ción de que Bor­ja Cuer­vo es­tá ins­cri­to en el re­gis- tro de re­si­den­tes au­sen­tes, como emi­gran­te que es des­de 1998.

«Como las lí­neas de te­lé­fono en Zim­ba­bue tie­nen pro­ble­mas téc­ni­cos, es­ca­neé el for­mu­la­rio de pe­ti­ción de vo­to y se lo en­vié a mi pa­dre por mail, que a su vez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.