A nues­tra de­mo­cra­cia se le ven los cos­tu­ro­nes

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - Gon­za­lo Bareño

Des­pués de ca­si cua­ren­ta años de or­de­na­do re­le­vo en el po­der en­tre la de­re­cha y la iz­quier­da sin ma­yo­res so­bre­sal­tos, y a pe­sar de lo mu­cho que cos­tó al­can­zar­la tras otros cua­ren­ta años de dic­ta­du­ra, los es­pa­ño­les es­tá­ba­mos con­ven­ci­dos de que la nues­tra era una de­mo­cra­cia no so­lo asen­ta­da e in­fa­li­ble, sino tam­bién ejem­plar. Tal era y es nues­tra pre­po­ten­cia. De he­cho, hay por ahí quien se ga­na la vi­da dan­do lec­cio­nes en el ex­tran­je­ro a ba­se de po­ner el mo­de­lo es­pa­ñol como pa­ra­dig­ma de per­fec­to fun­cio­na­mien­to de­mo­crá­ti­co. La reali­dad es, sin em­bar­go, que ha bas­ta­do una se­ve­ra cri­sis eco­nó­mi­ca, la con­si­guien­te irrup­ción del po­pu­lis­mo y la ato­mi­za­ción del Par­la­men­to pa­ra que to­da esa tra­mo­ya se ven­ga aba­jo con es­tré­pi­to. Y pa­ra que al sis­te­ma se le vean los cos­tu­ro­nes y las la­gu­nas cons­ti­tu­cio­na­les.

El es­pec­tácu­lo al que estamos asis­tien­do tras las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del 20 de di­ciem­bre es cier­ta­men­te pe­no­so. Hay que de­cir que na­die, ni si­quie­ra el rey, es­tá apor- tan­do por aho­ra cer­ti­dum­bre y con­fian­za. El des­con­cier­to an­te el apa­ren­te blo­queo po­lí­ti­co en el que nos en­con­tra­mos de­mues­tra que esa Es­pa­ña que creía ju­gar en pri­me­ra di­vi­sión es­tá to­da­vía en el par­vu­la­rio de­mo­crá­ti­co. La obli­ga­ción de todos es dar una sa­li­da a lo que han de­ci­di­do los ciu­da­da­nos. En de­mo­cra­cia, esa sa­li­da es siem­pre po­si­ble. Y mien­tras no se en­cuen­tre, pa­cien­cia y ba­ra­jar, por­que la his­to­ria de­mues­tra que la pre­sión ter­mi­na obli­gan­do a los par­ti­dos a pac­tar una so­lu­ción via­ble.

Lo que no es de re­ci­bo es ha­cer tram­pas en el so­li­ta­rio. No se en­tien­den las pri­sas por lle­var a to­da cos­ta a un can­di­da­to a la in­ves­ti­du­ra. El rey no de­bió pro­po­nér­se­lo a Ra­joy sa­bien­do que no su­ma­ba un so­lo apo­yo. Y mu­cho me­nos, ha­cer pú­bli­co que el lí­der del PP re­cha­zó su ofre­ci­mien­to. Su fun­ción es lle­var un can­di­da­to al Par­la­men­to. Vien­do que na­die se pos­tu­la­ba, bas­ta­ba abrir una nue­va ron­da sin se­ña­lar a na­die. Aho­ra, su in­de­pen­den­cia de cri­te­rio en la elec­ción que­da com­pro­me­ti­da. Y hoy es­tá obli­ga­do a pro­po­nér­se­lo a Pe­dro Sán­chez, aunque es­te pre­fe­ri­ría tam­bién que no lo hi­cie­ra pa­ra es­pe­rar el fa­llo del ri­val.

Pe­ro si com­pli­ca­da es la ac­tua­ción del rey, más cues­tio­na­ble lo es la de los po­lí­ti­cos. Ra­joy, el más vo­ta­do, no tra­ba­ja pa­ra su­mar apo­yos y so­lo bus­ca lle­gar vi­vo a unas nue­vas elec­cio­nes. Sán­chez so­lo pre­ten­de sal­var su pe­lle­jo a cual­quier pre­cio, sin pen­sar en su par­ti­do ni en el in­te­rés del país. La pre­ten­sión de Po­de­mos es tri­tu­rar al PSOE, no for­mar un Go­bierno. Ciu­da­da­nos tam­po­co da se­ña­les cla­ras de que­rer for­jar una ma­yo­ría es­ta­ble. Na­die tie­ne co­ra­je pa­ra dar un pa­so al fren­te por­que todos es­tán pen­san­do en su pro­pio in­te­rés. Y, an­te la di­fi­cul­tad ex­tre­ma de la si­tua­ción, se em­pie­za ya a bus­car ata­jos. Pe­ro el plan de lla­mar de nue­vo a las ur­nas sin con­vo­car for­mal­men­te una se­sión de in­ves­ti­du­ra se­ría una tram­pa cons­ti­tu­cio­nal­men­te inacep­ta­ble y muy pe­li­gro­sa como pre­ce­den­te. La sen­sa­ción es de to­tal im­pro­vi­sa­ción. Y de po­bre­za po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.