La ba­ro­ne­sa y un par­ti­do cai­ni­ta

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - Fer­nan­do Salgado

Si yo fue­se Su­sa­na Díaz, la úni­ca ba­ro­ne­sa en un par­ti­do de ba­ro­nes va­ro­nes, lo pri­me­ro que ha­ría se­ría re­nun­ciar al tí­tu­lo no­bi­lia­rio. Y des­pués, con­su­ma­da la ab­di­ca­ción, de­nun­cia­ría por in­ju­rias a todos aque­llos que se em­pe­ci­na­ran en ha­blar de ba­ro­nías so­cia­lis­tas. Un par­ti­do de fuer­te tra­di­ción re­pu­bli­ca­na, que to­da­vía lle­va la O de obre­ro en sus si­glas, de­be­ría re­be­lar­se con­tra las eti­que­tas que le en­dil­ga la de­re­cha po­lí­ti­ca y me­diá­ti­ca. La re­ge­ne­ra­ción de la iz­quier­da em­pie­za por el lenguaje, nun­ca inocen­te, y no por su­plan­tar a la ba­ro­ne­sa Thyssen.

Lo se­gun­do que ha­ría, de po­seer el po­der e in­fluen­cia de Su­sa­na Díaz, se­ría po­ner freno a la ten­den­cia cai­ni­ta del PSOE. Del par­ti­do que se mo­vía al to­que de cor­ne­ta de Fe­li­pe Gon­zá­lez y Alfonso Gue­rra, que in­clu­so ca­li­fi­ca­ba de «dul­ces» sus de­rro­tas, se ha pa­sa­do a un par­ti­do en des­com­po­si­ción, que se fla­ge­la en pú­bli­co des­de la mis­ma no­che elec­to­ral, que fa­bri­ca en se­rie candidatos de quita y pon, y que, ex­tra- viado su DNI en­tre los cas­co­tes de la cri­sis eco­nó­mi­ca, no sa­be si bus­car la iden­ti­dad per­di­da en el feu­do de la de­re­cha o en el cam­po de la iz­quier­da.

El Par­ti­do Socialista se en­cuen­tra en la cor­ni­sa, en un tris de pre­ci­pi­tar­se al va­cío, y sus no­ta­bles —dinosaurios y ba­ro­nes— pa­re­cen dis­pues­tos a dar­le al sui­ci­da el em­pu­jón de­fi­ni­ti­vo. A Pe­dro Sán­chez le to­le­ran que in­ten­te for­mar Go­bierno, pe­ro lo en­vían a ne­go­ciar en la leo­ne­ra con las ma­nos ata­das y fe­cha de ca­du­ci­dad gra­ba­da en la fren­te. Si a pe­sar de to­do so­bre­vi­ve, lo­gra la cua­dra­tu­ra del círcu­lo y for­ma un Go­bierno li­bre de ni­ña­tos im­ber­bes, po­pu­lis­tas bo­li­va­ria­nos y pe­li­gro­sos se­pa­ra­tis­tas —¡hay que ver qué es­pe­cies en­gen­dra­ron las ur­nas!—, tal vez sal­ve la vi­da. Si fra­ca­sa y se re­pi­ten las elec­cio­nes, co­rre el turno, re­ma­ta su mo­men­to de glo­ria y el con­gre­so fe­de­ral de ma­yo de­sig­na­rá nue­vo can­di­da­to. A rey muer­to, ba­ro­ne­sa pues­ta. Y Pe­dro Sán­chez, el Bre­ve, al mu­seo de ce­ra.

Pe­ro como yo no soy Su­sa­na Díaz, sos- pe­cho que ella ha­rá lo con­tra­rio de lo que yo ha­ría. Le pla­ce el tí­tu­lo de ba­ro­ne­sa y lo man­ten­drá mien­tras no con­si­ga ha­cer­se con el ce­tro real. Tam­po­co im­pon­drá una tre­gua en la gue­rra ci­vil que de­san­gra al PSOE ni le­van­ta­rá el cer­co a Pe­dro Sán­chez, por­que as­pi­ra a re­em­pla­zar­lo. Que na­die se lla­me a en­ga­ño. Lo que se di­ri­me en el seno de la ma­la­ve­ni­da fa­mi­lia socialista so­lo tan­gen­cial­men­te guar­da re­la­ción con la re­ge­ne­ra­ción de Es­pa­ña, el de­ba­te ideo­ló­gi­co, la lu­cha con­tra las de­sigual­da­des o la re­cu­pe­ra­ción de un par­ti­do his­tó­ri­co. Se dis­cu­te, sim­ple­men­te, quién ges­tio­na­rá el oca­so y es­cri­bi­rá el epi­ta­fio del par­ti­do.

Di­jo Su­sa­na Díaz que «el PSOE sa­có el peor re­sul­ta­do de su his­to­ria» el 20D. Uti­li­zó el dato —in­dis­cu­ti­ble— como ar­ma arro­ja­di­za con­tra el se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Ol­vi­dó aña­dir que to­da mar­ca pue­de su­pe­rar­se. Pe­dro Sán­chez ful­mi­nó el ré­cord que os­ten­ta­ba Pé­rez Ru­bal­ca­ba, pe­ro qui­zá la ba­ro­ne­sa es­té en con­di­cio­nes de su­pe­rar muy pron­to el re­gis­tro his­tó­ri­co de Sán­chez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.