Su­per­pe­dro y los pa­nes y los pe­ces

Fer­nan­do Óne­ga

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Có­mo se ca­chon­dea Car­los Al­si­na, da ri­sa de­cir­lo, pe­ro hoy vuel­ve a ser un día cru­cial pa­ra la (im)pro­ba­ble for­ma­ción de Go­bierno. Allá irán, al pa­la­cio de La Zar­zue­la, don Pe­dro Sán­chez y don Ma­riano Ra­joy por es­te or­den es­ta­ble­ci­do. Allá irá don Ma­riano y, si es cohe­ren­te con lo di­cho el 22 de enero, de­cli­na­rá la pro­pues­ta de Su Ma­jes­tad por­que aún no fue re­com­pen­sa­do con los apo­yos que ese día no en­con­tra­ba. Y allá irá don Pe­dro, to­do son­ri­sa y buen ges­to, que nun­ca se vio a sí mis­mo más cer­ca de la pre­si­den­cia y ha­bla y ac­túa como el atle­ta de ma­ra­tón que co­rre los úl­ti­mos mil me­tros, aca­ri­cia la me­ta y se ve de pri­me­ro.

Soy de los po­quí­si­mos que no cri­ti­can a Sán­chez. Hay que re­co­no­cer­le el mé­ri­to de sa­lir ai­ro­so de las tram­pas que le han pues­to, y prác­ti­ca­men­te ha si­do una dia­ria. De ahí que le lla­men el su­per­vi­vien­te. Lo iban a acri- bi­llar en el Co­mi­té Fe­de­ral del sá­ba­do, y vol­vió a sa­lir vi­vo. Y so­lo tie­ne 90 dipu­tados, po­co más de un cuar­to de los es­ca­ños; pe­ro, si Ra­joy no pue­de ha­cer Go­bierno, se ve a sí mis­mo con ar­te su­fi­cien­te pa­ra con­se­guir en el diá­lo­go aque­llo que las ur­nas le ne­ga­ron. Si yo lo tu­vie­ra que pre­sen­tar en una fe­ria de per­so­na­jes in­só­li­tos, di­ría: «Se­ño­ras y se­ño­res, an­te us­te­des, Su­per­pe­dro; el po­lí­ti­co que ha­ce el mi­la­gro de los pa­nes y los pe­ces».

Lás­ti­ma que las cir­cuns­tan­cias sean tan in­jus­tas y le ayu­den tan po­co. Su­per­pe­dro es to­do vo­lun­tad y en­tu­sias­mo, con la fe del car­bo­ne­ro; pe­ro lle­ga la pu­ñe­te­ra reali­dad y le di­ce co­sas como es­tas: si pac­tas con Ciu­da­da­nos, te fa­lla­rá Po­de­mos; si acuer­das con Po­de­mos, te fa­lla­rá Ciu­da­da­nos; si te en­tien­des con los del de­re­cho a de­ci­dir, su­ble­va­rás a tu par­ti­do; si en un ata­que de pa­trio­tis­mo obe­de­ces a Fe­li­pe Gon­zá­lez y de­jas que vuel­va a go­ber­nar Ra­joy, tus ba­ses te acu­sa­rán de trai- ción; y si, pe­se a to­do, con­si­gues for­mar al­go que se pa­rez­ca a una ma­yo­ría, ten­drás que con­sul­tar a la mi­li­tan­cia, y sa­be Dios qué di­rán los mi­li­tan­tes.

Y dé­jen­me com­pli­car la co­sa un po­co más: con un ho­ri­zon­te así, ¿le va a pro­po­ner el rey que for­me Go­bierno? Pues mi­ren us­te­des: a lo me­jor Su Ma­jes­tad no tie­ne más re­me­dio. Si Ra­joy si­gue de­cli­nan­do, no se pue­de es­pe­rar in­de­fi­ni­da­men­te a que apa­rez­ca una es­tre­lla so­bre La Zar­zue­la ni pa­re­ce lo más po­si­ti­vo que la Co­ro­na nie­gue la opor­tu­ni­dad a quien la pi­de y pro­me­te en­con­trar alia­dos. De en­tra­da, Su­per­pe­dro es­tá en me­jor si­tua­ción que Ra­joy, a pe­sar de que les se­pa­ran 33 dipu­tados. El lío es apa­sio­nan­te, pe­ro to­da­vía pue­de me­jo­rar: si Su­per­pe­dro se sa­le con la su­ya, le di­rán que hi­zo un Go­bierno dé­bil. Si fra­ca­sa, ha­brá he­cho el ser­vi­cio de abrir el ca­len­da­rio pa­ra con­vo­car elec­cio­nes pa­ra vol­ver a per­der. A Pa­blo Igle­sias le pa­re­ce sen­sa­cio­nal.

AL DÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.