La OMS de­cla­ra la emer­gen­cia mun­dial por los ca­sos de mi­cro­ce­fa­lia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - M. R.

El Co­mi­té de Emer­gen­cias de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) anun­ció ayer una emer­gen­cia sa­ni­ta­ria de al­can­ce in­ter­na­cio­nal pa­ra los ca­sos de mi­cro­ce­fa­lia y de des­ór­de­nes neu­ro­ló­gi­cos apa­re­ci­dos en Bra­sil, al tiem­po que pre­ci­só que el virus del zika no lo es en sí mis­mo, al no ha­ber si­do com­pro­ba­da la re­la­ción en­tre am­bos.

Así lo anun­ció la di­rec­to­ra ge­ne­ral de la ins­ti­tu­ción, Mar­ga­ret Chan, quien di­jo «que los ca­sos de mi­cro­ce­fa­lia y otros des­ór­de­nes neu­ro­ló­gi­cos por sí mis­mos, por su gra­ve­dad y por la car­ga que con­lle­van pa­ra las fa­mi­lias cons­ti­tu­yen una ame­na­za por sí so­la y por eso he acep­ta­do la re­co­men­da­ción del Co­mi­té». «El zika por sí so­lo no es una emer­gen­cia in­ter­na­cio­nal», sub­ra­yó reite­ra­da­men­te el di­rec­tor de emer­gen­cias de la OMS, Bru­ce Ayl­ward.

«Lo que es una ame­na­za, y por eso una emer­gen­cia in­ter­na­cio­nal, son los dos gru­pos de ca­sos de mi­cro­ce­fa­lia en Bra­sil ac­tual­men­te y los que ocu­rrie­ron en la Po­li­ne­sia Fran­ce­sa en el 2013 y el 2014», di­jo a su vez el pre­si­den­te del Co­mi­té de Emer­gen­cias, Da­vid Hey­mann.

«No he­mos po­di­do es­ta­ble­cer la re­la­ción di­rec­ta en­tre el virus del Zika y los ca­sos de mi­cro­ce­fa­lia y des­ór­de­nes neu­ro­ló­gi­cos. Eso es lo que de­be­mos in­ves­ti­gar. Pe­ro los ca­sos de mal­for­ma- cio­nes son tan gra­ves que he­mos de­ci­di­do de­cla­rar­los una emer­gen­cia», agre­gó Hey­mann.

El ex­per­to, ade­más, di­jo que «el he­cho de que se es­té ex­pan­dien­do es otra de los ar­gu­men­tos pa­ra de­cla­rar la emer­gen­cia».

Sin re­co­men­da­cio­nes

Con­sul­ta­do Ayl­ward so­bre es­tá «expansión» y el he­cho de que la pro­pia Chan di­je­ra que es­tas mal­for­ma­cio­nes su­po­nen «una ame­na­za pa­ra el res­to de la po- bla­ción mun­dial», el di­rec­tor de emer­gen­cias res­pon­dió que la OMS «te­me» que es­tas do­len­cias pue­dan «ex­ten­der­se a otros lu­ga­res». Ayl­ward no dio más ex­pli­ca­cio­nes de có­mo es­to pue­de ocu­rrir. «Es­cu­chen, es una con­di­ción tan se­ria (las mal­for­ma­cio­nes y la mi­cro­ce­fa­lia) que te­ne­mos que ac­tuar y to­mar me­di­das pre­ven­ti­vas», ar­gu­men­tó Chan. La OMS re­cha­zó re­co­men­dar nin­gu­na res­tric­ción de via­jes, ni si­quie­ra a las em­ba­ra­za­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.