Reino Uni­do ma­ni­pu­la­rá em­brio­nes pa­ra ha­llar el ori­gen de la in­fer­ti­li­dad

La téc­ni­ca que lo per­mi­te re­abre el de­ba­te éti­co so­bre los lí­mi­tes de la cien­cia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - R. ROMAR

El cor­ta y pe­ga ge­né­ti­co se uti­li­za­rá por pri­me­ra vez en el mundo en em­brio­nes hu­ma­nos pa­ra en­ten­der el ori­gen y las cau­sas de la in­fer­ti­li­dad y, por tan­to, de la vi­da mis­ma. Es­te es en esen­cia el con­te­ni­do de la au­to­ri­za­ción con­ce­di­da ayer por la Au­to­ri­dad de Em­brio­lo­gía y Fer­ti­li­za­ción Hu­ma­na del Reino Uni­do a un gru­po del Francis Crick Ins­ti­tu­te, pe­ro más allá de la apli­ca­ción prác­ti­ca pa­ra es­te fin en con­cre­to de la téc­ni­ca de edi­ción ge­nó­mi­ca CRISPR, crea­da en el 2012 por Em­ma­nuel Char­pen­tier y Jen­ni­fer Doud­na, la ma­ni­pu­la­ción de em­brio­nes ha des­per­ta­do vie­jos fan­tas­mas y reabier­to un de­ba­te éti­co que nun­ca se ha apa­ga­do des­pués de que en el 2003 la se­cuen­cia­ción del ADN abrie­se es­ta po­si­bi­li­dad.

El equi­po in­glés no se­rá el pri­me­ro en mo­di­fi­car ge­né­ti­ca­men­te una lí­nea ger­mi­nal hu­ma­na, ya que en abril del pa­sa­do año lo hi­zo un gru­po de Chi­na, con un éxi­to par­cial, pa­ra co­rre­gir un gen de la be­ta-ta­la­se­mia, una en­fer­me­dad he­ma­to­ló­gi­ca he­re­di­ta­ria y po­ten­cial­men­te mor­tal. De lo que se tra­ta, en es­te ca­so, es de mo­di­fi­car el em­brión pa­ra que los ni­ños naz­can sin es­ta pa­to­lo­gía. Es­te pri­mer uso desató la alar­ma de la pro­pia co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca, que ad­vir­tió que la tec­no­lo­gía, que sí pre­sen­ta un enor­me po­ten­cial bio­mé­di­co me­dian­te la co­rrec­ción de cé­lu­las adul­tas de­fec­tuo­sas, es­tá aún de­ma­sia­do ver­de como apli­car­la en em­brio­nes u óvu­los, ya que exis­te el ries­go de que los cam­bios en el ADN se per­pe­túen a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes.

Se plan­tea, ade­más, la con­tro­ver­sia éti­ca de­ri­va­da de la pro­pia des­truc­ción de em­brio­nes y de la po­si­bi­li­dad que se abre de di­se­ñar be­bés a la carta, una es-

1

2 pe­cie de eu­ge­ne­sia más so­fis­ti­ca­da. Re­vis­tas cien­tí­fi­cas de pri­me­ra lí­nea como Scien­ce o Na­tu­re hi­cie­ron un lla­ma­mien­to a la cau­te­la e in­clu­so se ne­ga­ron a pu­bli­car el tra­ba­jo de los in­ves­ti­ga­do­res chi­nos, que aca­bó sa­lien­do en una pu­bli­ca­ción me­nor, Pro­tein & Cell. Otro equi­po de cien­tí­fi­cos in­de­pen­dien­tes, que con­for­man el Co­mi­té In­ter­na­cio­nal de Bio­éti­ca de la Unes­co, ex­pre­só en no­viem­bre pa­sa­do su to­tal re­cha­zo a cual­quier mo­di­fi­ca­ción del ADN y re­cla­mó a los go­bier­nos una prohi­bi­ción tem­po­ral de

In­dus­tria ali­men­ta­ria In­ves­ti­ga­ción y bio­tec­no­lo­gía

Cam­bios eco­ló­gi­cos

Me­di­ci­na Edi­ción de em­brio­nes hu­ma­nos

Kathy Nia­kan Di­rec­to­ra del pro­yec­to

to­da «mo­di­fi­ca­ción» de la lí­nea ger­mi­nal hu­ma­na, al tiem­po que pe­día un am­plio de­ba­te pú­bli­co so­bre el te­ma.

No se im­plan­ta­rán en el úte­ro

Pe­ro la pro­pues­ta de los cien­tí­fi­cos bri­tá­ni­cos, en­ca­be­za­dos por Kathy Nia­kan, sor­tea es­tos re­que­ri­mien­tos éti­cos, aunque tam­po­co se li­bra de la po­lé­mi­ca por­que en la prác­ti­ca el ex­pe­ri­men­to sí su­po­ne una al­te­ra­ción del genoma de los blas­to­ci­tos, los em­brio­nes en su fa­se ini­cial, de po­co me­nos de una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.