So­lo un pun­to en un par­ti­do lo­co

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - PE­DRO BA­RREI­ROS

Ben­di­ta lo­cu­ra de par­ti­do el que el Dé­por em­pa­tó con­tra el Ra­yo. Aca­bó con dos go­les pa­ra ca­da equi­po, pe­ro tam­bién pu­do aca­bar 7-3 o 8-1, si las oca­sio­nes aca­ba­sen con­ta­bi­li­zan­do. En el es­pec­tácu­lo so­lo des­en­to­nó el ár­bi­tro, que es­ca­mo­teó un pe­nal­ti por aga­rrón a Lu­cas con 0-1, no vio el fue­ra de jue­go en el gol de Jo­za­bed, y per­mi­tió a los vi­si­tan­tes per­der to­do el tiem­po que qui­sie­ron de prin­ci­pio a fin. Sin em­bar­go, no es exa­ge­ra­do de­cir que de los do­ce em­pa­tes que los co­ru­ñe­ses co­se­cha­ron has­ta aho­ra, es­te se con­vir­tió en el más amar­go. Se de­jó en el ves­tua­rio la so­brie­dad de­fen­si­va, ape­nas do­mi­nó el cen­tro del cam­po y que­da di­cho que fa­lló an­te la por­te­ría ri­val como una es­co­pe­ta de fe­ria, mien­tras ex­hi­bía fa­ci­li­dad pa­ra en­trar como cu­chi­llo en la de­fen­sa de man­te­qui­lla va­lle­ca­na.

Por lo de­más, el pun­to no le per­mi­te ha­cer pie en es­te ne­fas­to 2016, en el que se ha pa­sa­do enero sin ga­nar y abre fe­bre­ro con las mis­mas sen­sa­cio­nes. El col­chón de pun­tos te­ji­do en la pri­me­ra vuel­ta le im­pi­de des­pe­ñar­se más allá de esa zo­na de na­die en la que Eu­ro­pa se ale­ja ca­da vez más y el des­cen­so aún no apa­re­ce en el es­pe­jo re­tro­vi­sor.

El par­ti­do aún no era de fút­bol, sino de te­nis, pues na­die que­ría la pe­lo­ta, cuan­do el Ra­yo se ade­lan­tó en una ju­ga­da de li­bro. Ini­ció el me­dio­cen­tro (Tras­ho­rras), vino a to­car­la el in­te­rior (Pa­blo Hernández), que abrió a la ban­da por don­de co­rría el la­te­ral (Qui­ni), quien hi­zo el pa­se de la muer­te pa­ra que Mi­ku, en el pri­mer pa­lo, so­lo tu­vie­se que me­ter la pun­te­ra.

An­tes de que lle­ga­se, el em­pa­te ya se olía. Luis Al­ber­to, de nue­vo en­to­na­dí­si­mo, ar­mó una vo­lea es­pec­ta­cu­lar des­de den­tro del área, aunque di­ri­gi­da al cen­tro de la por­te­ría y Juan Car­los des­vió. En cam­bio, el me­dia­pun­ta re­sul­tó le­tal en el pa­se a la es­pal­da de la de­fen­sa del Ra­yo, por don­de co­rría el de siem­pre. Lu­cas, en el mano a mano con su ami­go Juan Car­los, lo ba­tió de la­ti­ga­zo cru­za­do. Es el de­ci­mo­cuar­to gol de un fut­bo­lis­ta sin lí­mi­tes.

La ale­gría ape­nas du­ró un sus­pi­ro. El Ra­yo vol­vió a ade­lan­tar­se tras un error de la gran no­ve­dad de­por­ti­vis­ta. Ma­nu en­tre­gó a Mi­ku, es­te to­có a Jo­za­bed, que es­ta­ba en fue­ra de jue­go por mi­lí­me­tros y mar­có el 1-2. A par­tir de en­ton­ces, la res­pues­ta de la gra- da a las in­ter­ven­cio­nes del por­te­ro se di­vi­die­ron en­tre aplau­sos de áni­mo ca­da vez que to­ca­ba el ba­lón con acier­to. Se ge­ne­ró una si­tua­ción tal, que has­ta Víc­tor sa­lió del ban­qui­llo pa­ra aplau­dir un des­pe­je del me­ta a sa­que de ban­da.

Otro con­tra­gol­pe de Lu­cas, quien es­ta vez abrió a Fa­yçal pa­ra que cru­za­se en exceso, dio pa­so al Dé­por más desata­do que nun­ca se ha­bía vis­to. No le lle­vó más que dos mi­nu­tos de­vol­ver la igual­dad al mar­ca­dor, pe­ro en el cuar­to de ho­ra ini­cial de la se­gun­da par­te desató un hu­ra­cán. Ca­ni pro­bó a Juan Car­los, quien des­vió como pu­do, pe­ro la ju­ga­da no aca­bó, por­que Fa­yçal se sa­có de la man­ga una vo­lea in­creí­ble que se co­ló por la es­cua­dra como llo­vi­da del cie­lo.

Con el Ra­yo aco­rra­la­do, el Dé­por no ce­jó y el dis­pa­ro de Lu­cas se per­dió cru­za­do por un pelo y Luis Al­ber­to dis­pa­ró al pa­lo y tam­bién a la gra­da. El par­ti­do to­mó alien­to cuan­do Pa­co equi­li­bró la si­tua­ción con los cam­bios. Víc­tor, en cam­bio, dio en­tra­da a Jo­nat­han y ale­jó a Luis Al­ber­to de Lu­cas. El Dé­por se de­ses­pe­ró y el mar­ca­dor, por pri­me­ra vez en las tres úl­ti­mas jor­na­das en Ria­zor, no se mo­vió al fi­nal.

CÉ­SAR QUIAN

Lu­cas mar­có en el pri­mer tiem­po su gol nú­me­ro 14 tras re­ci­bir un gran pa­se de Luis Al­ber­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.