Guar­dio­la, el Cruyff que tan­to ne­ce­si­ta el fút­bol in­glés

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - Raúl Caneda

Un enor­me po­ten­cial eco­nó­mi­co y una tra­di­ción cua­si­re­li­gio­sa le con­fie­ren al fút­bol in­glés un atrac­ti­vo sin pa­ran­gón en to­do el pla­ne­ta. Es tal la di­men­sión de del fút­bol de es­te país que la Se­gun­da Di­vi­sión (Cham­pions­hip) es la sex­ta li­ga del mundo en tér­mi­nos fi­nan­cie­ros. Sin em­bar­go, hay al­go que chi­rría en el po­de­ro­so fút­bol in­glés, exu­be­ran­te en la for­ma, plano y es­ca­so en los re­sul­ta­dos. Un problema de di­fí­cil ex­pli­ca­ción a no ser que se ha­ya na­ci­do en Es­pa­ña. Si así fue, es más fá­cil en­con­trar si­mi­li­tu­des en­tre los sín­to­mas que pre­sen­ta hoy el fút­bol in­glés con los que pa­de­ció el fút­bol es­pa­ñol du­ran­te una eter­ni­dad. Si en Es­pa­ña du­ran­te to­do un si­glo la jus­ti­fi­ca­ción a tan­ta de­rro­ta se ex­pli­có por la fu­ria o la au­sen­cia de ella, bas­ta con pa­sar­se un ra­to a es­cu­char en In­gla­te­rra los análisis de los par­ti­dos te­le­vi­sa­dos pa­ra ver que, más allá de po­ses re­ple­tas de au­to­bom­bo, las con­clu­sio­nes son si­mi­la­res a la po­bre­za con­cep­tual que vi­vi­mos en nues­tro país du­ran­te años. Pa­se lo que pa­se en ca­da par­ti­do, las opi­nio­nes al fi­nal en­cuen­tran la mis­ma so­lu­ción a las com­pli­ca­cio­nes exis­ten­tes: un de­lan­te­ro más y so­bre­do­sis de pelotazos. Es­tán en el idén­ti­co pun­to en el que es­tu­vi­mos no­so­tros an­cla­dos prác­ti­ca­men­te a per­pe­tui­dad. El pe­lo­ta­zo y el do­ble stri­ker son su fu­ria. Igual de tó­pi­co, igual de inú­til.

En Es­pa­ña nues­tro úni­co mé­ri­to fue te­ner suer­te. Cruyff apa­re­ció por allí y de­vol­vió los bue­nos al cam­po y la in­te­li­gen­cia al de­ba­te. Su le­ga­do, uni­do a la es­te­la de Sac­chi, nos dio al fút­bol y los en­tre­na­do­res es­pa­ño­les la he­rra­mien­tas que nos per­mi­ten com­por­tar­nos con cier­to de­co­ro téc­ni­co.

Guar­dio­la se­rá el Cruyff que tan­to ne­ce­si­ta el fút­bol in­glés. El agi­ta­dor ne­ce­sa­rio en me­dio de la opu­len­cia sin éxi­to. Se­gu­ra­men­te, al igual que Cruyff, re­ci­bi­rá la crí­ti­ca fe­roz de quien sien­te que su rol y sus tó­pi­cos son des­pla­za­dos. Con to­da pro­ba­bi­li­dad, al igual que Cruyff, acu­mu­la­rá vic­to­rias y tí­tu­los pa­ra su club. Es­cu­cha­re­mos las crí­ti­cas como au­lli­dos de su­per­vi­ven­cia mien­tras dis­fru­ta­mos del jue­go. Sin du­da, des­de es­te ve­rano, al­go se va a mo­ver en la Pre­mier.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.