Sus­to de Jor­ge Pra­do en Lom­mel

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - MAR­TA DE DIOS

Una cuer­da de nai­lon a pun­to es­tu­vo de re­ba­nar­le el cue­llo al pi­lo­to lu­cen­se Jor­ge Pra­do. Fue du­ran­te un en­tre­na­mien­to en Lom­mel (Bél­gi­ca) el pa­sa­do miér­co­les. «Real­men­te iba tan des­pa­ci­to que ni me asus­té», cuen­ta su pa­dre, Je­sús Pra­do. Vio que su hi­jo no se in­cor­po­ra­ba de in­me­dia­to y se echa­ba la mano al cue­llo. «Ahí sí que sen­tí al­go de pá­ni­co», re­cuer­da. Jor­ge sa­lía de una cur­va y en­ca­ró una rec­ta en­fan­ga­da y en muy mal es­ta­do, su rue­da de­lan­te­ra tro­pe­zó con la cuer­da que de­li­mi­ta el cir­cui­to y se fue al sue­lo, res­ba­lan­do con su cue­llo so­bre la pro­pia cuer­da a lo lar­go de unos me­tros.

«Te­nía una abra­sión si­mi­lar a la de una que­ma­du­ra, así que tu­vi­mos que po­ner­le la an­ti­te­tá­ni­ca», co­men­ta su pa­dre. Jor­ge no ha vuel­to a su­bir­se a la mo­to, con la idea de re­cu­pe­rar­se lo an­tes po­si­ble. «El úni­co pe­li­gro aho­ra es­tá en que se le in­fec­te, así que se la estamos cui­dan­do con una po­ma­da y una ga­sa plás­ti­ca. Es­te fin de semana co­rre­mos en la prue­ba del Cam­peo­na­to de Es­pa­ña y es pro­ba­ble que va­ya­mos di­rec­ta­men­te sin entrenar», di­ce Je­sús, aunque no des­car­ta ha­cer un en­tre­na­mien­to ma­ña­na si la zo­na «evo­lu­cio­na bien».

La pe­li­gro­si­dad del sis­te­ma

La re­per­cu­sión que ha te­ni­do en las re­des so­cia­les su ima­gen con el cue­llo abra­sa­do ha pues­to pa­tas arri­ba al gre­mio del motor. Y es que el de Lu­go no ha si­do el pri­me­ro en su­frir es­te ti­po de le­sión, «me pa­so lo mis­mo cuan­do te­nía 13» le co­men­ta el pi­lo­to belga Ken De Dyc­ker.

«Es un sis­te­ma an­ti­guo y pe­li­gro­so», se­ña­la Je­sús Pra­do. «Si lle­ga a ir más rá­pi­do pro­ba­ble­men­te ha­bla­ría­mos de más de un sim­ple sus­to», la­men­ta. La pu­bli­ca­ción de su hi­jo ha abier­to un de­ba­te so­bre los sis­te­mas de se- gu­ri­dad en al­gu­nos cir­cui­tos europeos. «En Es­ta­dos Uni­dos di­rec­ta­men­te no hay na­da que de­li­mi­te los cir­cui­tos», aña­de Je­sús. Aunque el pa­dre de Jor­ge Pra­do es cons­cien­te de que la pis­ta de Lom­mel es una de las más con­cu­rri­das de la zo­na en es­ta épo­ca del año por­que es ca­si la úni­ca prac­ti­ca­ble. «Lle­gan a jun­tar­se unos 260 pi­lo­tos en­tre­nan­do ca­da día y por eso es ne­ce­sa­rio que se mar­quen las pis­tas de al­gu­na ma­ne­ra, por­que mu­chos cru­zan por don­de no de­ben», di­ce.

Je­sús Pra­do cree que po­drían usar­se otro ti­po de ma­te­ria­les «me­nos con­sis­ten­tes», aunque en el fon­do re­co­no­ce que «es un problema de edu­ca­ción, por­que no cos­ta­ba na­da res­pe­tar las nor­mas». Aún así, pien­sa que los clu­bes de­be­rían sen­tar­se a «es­tu­diar» sis­te­mas me­nos agre­si­vos.

El Eu­ro­peo como ob­je­ti­vo

«Ani­ma­do» por­que den­tro de lo ma­lo «so­lo fue un sus­to», Jor­ge Pra­do se sien­te con fuer­zas pa­ra en­ca­rar como fa­vo­ri­to la prue­ba na­cio­nal, aunque su pa­dre ase­gu­ra que el ob­je­ti­vo de la tem­po­ra­da es el Eu­ro­peo de 250 que se ce­le­bra­rá a fi­na­les de mar­zo. «No es una le­sión gra­ve ni que pue­da rom­per­le el rit­mo de en- tre­na­mien­tos y eso pa­ra él y pa­ra el equi­po es un ali­vio», con­fie­sa Je­sús.

Una ca­rre­ra de vér­ti­go

Subido a las mo­tos des­de los seis años, la ca­rre­ra de Jor­ge Pra­do ha si­do me­teó­ri­ca. Se pro­cla­mó cam­peón del mundo de 65 c.c. cuan­do so­lo te­nía diez y el 2015 fir­mó una tem­po­ra­da de vér­ti­go. Fue el par­ti­ci­pan­te más jo­ven en la pa­rri­lla eu­ro­pea de los 125 c.c. y se hi­zo con el tí­tu­lo con­ti­nen­tal a pe­sar de ser un de­bu­tan­te en la ca­te­go­ría. Cum­pli­do el re­to, se atre­vió a mon­tar la 250 c.c., mu­cho más pe­sa­da. Con ella par­ti­ci­pó en el Eu­ro­peo y tras un mes de des­can­so ini­ció su pe­ri­plo de dos me­ses al otro la­do del char­co.

Apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad pa­ra bre­gar­se en un cir­cui­to pri­va­do en el su­per­crós y co­no­cer de cer­ca el en­torno de su fu­tu­ro de­por­ti­vo. Aho­ra tie­ne en el pun­to de mi­ra la prue­ba eu­ro­pea de 250, aunque por cues­tio­nes de edad no po­drá par­ti­ci­par en el cir­cui­to pro­fe­sio­nal has­ta el año que vie­ne, por­que la edad mí­ni­ma son los 16 años. Ma­tri­cu­la­do en un co­le­gio belga, com­pa­gi­nó los dos me­ses de en­tre­na­mien­tos en los Es­ta­dos Uni­dos con sus es­tu­dios a tra­vés del ma­te­rial que le ha­cían lle­gar por In­ter­net.

Fo­to que col­gó Jor­ge Pra­do ayer des­de Bél­gi­ca en sus re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.