Con­tra las cuer­das

La Voz de Galicia (Ourense) - - El Tiempo - Alfredo Va­ra

Lo que fal­ta­ba. Eu­ro­pol aler­ta de que no se sa­be na­da de diez mil ni­ños re­fu­gia­dos lle­ga­dos a Eu­ro­pa. Una par­te pue­de es­tar con fa­mi­lia­res, pe­ro mu­chos pue­den ha­ber caí­do en las ma­nos de re­des cri­mi­na­les.

La pun­ti­lla pa­ra el desas­tre en el que se ha con­ver­ti­do la cri­sis de re­fu­gia­dos y que tie­ne a Eu­ro­pa con­tra las cuer­das. Si­gue mu­rien­do gen­te de ham­bre en ciu­da­des si­rias si­tia­das des­de ha­ce me­ses, las con­ver­sa­cio­nes de paz van pa­ra lar­go y el caos in­terno en el área se agra­va.

Pe­ro no se ven ini­cia­ti­vas se­rias con­tra las cau­sas ni con­tra las consecuencias. Mi­les de fa­mi­lias de­ses­pe­ra­das caen en las ma­nos de ma­fias que los em­bar­can en cás­ca­ras de nuez con cha­le­cos sal­va­vi­das que no flo­tan. Gre­cia se las ve y se las desea pa­ra res­ca­tar ca­dá­ve­res, au­xi­liar a náu­fra­gos ex­haus­tos y alo­jar a mi­les de in­mi­gran­tes, mien­tras a la UE so­lo pa­re­ce im­por­tar­le que cum­pla con el dé­fi­cit y los re­cor­tes.

La inac­ción y el caos en la lle­ga­da ma­si­va ge­ne­ra te­mor a que com­pi­tan por el tra­ba­jo, pro­vo­quen pro­ble­mas de con­vi­ven­cia y ven­gan te­rro­ris­tas mez­cla­dos con las fa­mi­lias que hu­yen. El mie­do da alas a los mo­vi­mien­tos xe­nó­fo­bos. Mer­kel ha pa­sa­do de los aplau­sos a su po­lí­ti­ca de re­cor­tes a tam­ba­lear­se por intentar una po­lí­ti­ca de aco­gi­da.

Una Eu­ro­pa siem­pre len­ta de re­fle­jos no acier­ta a afron­tar uno de los pro­ble­mas más com­ple­jos de las úl­ti­mas dé­ca­das. No so­lo con­ti­nua­rá cre­cien­do, mien­tras si­ga la inac­ción, sino que ame­na­za con aca­bar con la unión ba­sa­da en la con­vi­ven­cia en li­ber­tad que tan­to cos­tó cons­truir, que ha pro­pi­cia­do un lar­go pe­río­do de paz y desa­rro­llo. Y que la miopía de quie­nes quie­ren re­du­cir­la a es­pa­cio de ne­go­cios ame­na­za con des­truir a cor­to pla­zo. Un Bill Mu­rray en­ce­rra­do en un bu­cle in­ver­nal po­dría vi­vir un am­bien­te de lo más ga­lle­go si se vol­vie­ra a ro­dar en el pue­blo de Woods­tock Atra­pa­do en el tiem­po, aque­lla pe­lí­cu­la en la que al me­teo­ró­lo­go que in­ter­pre­ta­ba le su­ce­dían una y otra vez las mis­mas si­tua­cio­nes en un Día de la Mar­mo­ta que no aca­ba­ba nun­ca. En ese pue­blo del Es­ta­do de Pen­sil­va­nia ce­le­bran esa fies­ta, que tie­ne su ori­gen en la agri­cul­tu­ra, pe­ro que se ha con­ver­ti­do en to­do un fe­nó­meno fol­cló­ri­co con un ac­to cen­tral en el que un pe­que­ño ani­mal pre­di­ce el fin del in­vierno. Y, como en to­das par­tes hay un ga­lle­go, allí es­tá Ire­ne Ra­ña Ami­do pa­ra de­jar la im­pron­ta de su tie­rra en la ce­le­bra­ción más fa­mo­sa de Woods­tock. El co­ro del que for­ma par­te des­de el 2015 ofre­ció un con­cier­to en la Ca­sa de la Ópe­ra y allí se pu­do es­cu­char el te­ma O vo­so ga­lo co­ma­dre.

Es co­ru­ñe­sa pe­ro tie­ne raí­ces en las otras tres pro­vin­cias ga­lle­gas y su pa­sión por via­jar la lle­vó a de­jar por un tiem­po su pla­za de maes­tra en Carballo pa­ra intentar vi­vir una tem­po­ra­da en el ex­tran­je­ro, jun­to a su ma­ri­do, que es de na­cio­na­li­dad in­gle­sa. Así que de­ci­dió pre­sen­tar­se al pro­gra­ma del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción pa­ra pro­fe­so­res vi­si­tan­tes en EE.UU. y Ca­na­dá, y con­si­guió una pla­za en la es­cue­la Dean Street Ele­men­tary de Woods­tock. Allí im­par­te en in­glés cla­ses de Li­te­ra­tu­ra In­gle­sa, Ma­te­má­ti­cas y Es­tu­dios So­cia­les; y da Li­te­ra­tu­ra Es­pa­ño­la y Cien­cias en es­pa­ñol. «Se tra­ta de un pro­gra­ma dual,

Aquí can­tó en ga­lle­go el co­ro del que for­ma par­te Ire­ne Ra­ña. En la pe­lí­cu­la «Atra­pa­do en el tiem­po», pro­ta­go­ni­za­da por Bill Mu­rray, es­te edi­fi­cio era el Ho­tel Pennsyl­va­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.