Un la­drón ol­vi­da­di­zo hu­ye a la ca­rre­ra y se de­ja el mó­vil

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense -

di­do por es­te tes­ti­go, em­pren­dió la fu­ga. Qui­zás de­ma­sia­do apre­su­ra­da­men­te y sin ase­gu­rar­se de no lle­var con­si­go na­da que le im­pli­ca­ra y aun me­nos de no de­jar en el co­che que in­ten­ta­ba ro­bar al­go que lo pu­die­se iden­ti­fi­car como au­tor.

Gra­cias a la co­la­bo­ra­ción ciu­da­da­na y al tra­ba­jo po­li­cial se pu­do ave­ri­guar la iden­ti­dad de la per­so­na que ha­bía for­za­do el vehícu­lo. Una pa­tru­lla po­li­cial acu­dió a la zo­na y, des­pués de rea­li­zar una ba­ti­da por los al­re­de­do­res, aca­bó dan­do con el sos­pe­cho­so. Cuan­do fue in­ter­cep­ta­do, aún lle­va­ba en­ci­ma las lla­ves del co­che que ha­bía for­za­do, se­gún in­for­mó a la po­li­cía. Y den­tro del co­che es­ta­ba el te­lé­fono mó­vil del su­pues­to la­drón.

Con es­tos ele­men­tos y tras las ave­ri­gua­cio­nes ne­ce­sa­rias, la Po­li­cía Na­cio­nal pro­ce­dió a la de­ten­ción del in­di­vi­duo y a su tras­la­do a la co­mi­sa­ría pro­vin­cial, don­de con­ti­nua­ron las com­pro­ba­cio­nes. Tras es­tas ges­tio­nes, el sos­pe­cho­so fue lle­va­do a dis­po­si­ción ju­di­cial. El juez de guar­dia de­cre­tó su pues­ta en li­ber­tad el mis­mo do­min­go has­ta que, pre­vi­si­ble­men­te, ten­ga que dar cuen­ta en un jui­cio es­ta in­ves­ti­ga­ción. La ca­pi­tal ou­ren­sa­na si­gue re­gis­tran­do atro­pe­llos ca­si dia­ria­men­te. El ocu­rri­do ayer por la ma­ña­na, a las 12.40 ho­ras, tu­vo como es­ce­na­rio la Ave­ni­da de Za­mo­ra de Ou­ren­se, cer­ca de la de­le­ga­ción de Sa­ni­da­de de la Xun­ta, y ter­mi­nó con una mu­jer con he­ri­das le­ves. Fue un atro­pe­llo inusual. Ni el vehícu­lo es­ta­ba cir­cu­lan­do ni ha­bía un pea­tón im­pli­ca­do.

La mu­jer, de 62 años, es­ta­ba sen­ta­da en la te­rra­za de un bar y el vehícu­lo sa­lía de un ga­ra­je. La alar­ma del apar­ca­mien­to pri­va­do co­men­zó a so­nar y el con­duc­tor se ba­jó del vehícu­lo pa­ra apa­gar­la. No ha­bía de­te­ni­do el co­che de­bi­da­men­te el tu­ris­mo y es­te co­men­zó a des­pla- zar­se ha­cia don­de se en­con­tra­ba la mu­jer. El al­can­ce le pro­du­jo he­ri­das le­ves, de las que fue aten­di­da en el mis­mo lu­gar por los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios de ur­gen­cia.

Me­sa de mo­vi­li­dad

Por otro la­do, el gru­po mu­ni­ci­pal socialista cri­ti­có la au­sen­cia de la con­ce­ja­la de Trá­fi­co, Flo­ra Mou­re, en la reunión con­vo­ca­da el pa­sa­do vier­nes pa­ra tra­tar ex­clu­si­va­men­te el problema de los atro­pe­llos. Se­gún los so­cia­lis­tas, la edi­la aban­do­nó la ci­ta a los diez mi­nu­tos. El por­ta­voz, Jo­sé Ángel Vázquez Bar­que­ro cree que el go­bierno del PP usa la Me­sa de Mo­bi­li­da­de como «pre­tex­to» pa­ra no adop­tar me­di­das ur­gen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.