El sue­ño de la es­ta­bi­li­dad la­bo­ral

Pro­ta­go­nis­tas Trein­ta ve­ci­nos se pre­sen­tan a la ofer­ta de dos em­pleos pú­bli­cos en la pro­vin­cia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - FINA ULLOA

Al­ba, Adrián, Car­la,Car­los, Da­vid, Ga­briel, Ivan y Álvaro for­man par­te del úl­ti­mo gru­po de ou­ren­sa­nos que se ha in­cor­po­ra­do al cur­so or­ga­ni­za­do por la fe­de­ra­ción de aso­cia­cio­nes de dis­ca­pa­ci­ta­dos in­te­lec­tua­les Fa­dem­ga pa­ra pre­pa­rar las opo­si­cio­nes con­vo­ca­das por la ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do pa­ra cu­brir 70 pla­zas de or­de­nan­zas en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal. En con­jun­to son trein­ta per­so­nas las que com­par­ten las au­las de Fa­dem­ga en Ou­ren­se pa­ra op­tar al con­cur­so re­ser­va­do a la in­te­gra­ción la­bo­ral de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual. Es­ta re­ser­va de pla­zas de em­pleo pú­bli­co es re­la­ti­va­men­te re­cien­te. Las pri­me­ras fue­ron en 2012 pe­ro has­ta el pa­sa­do año no se ofer­ta­ban pla­zas en Ou­ren­se. En es­ta oca­sión hay dos. No son mu­chas, pe­ro su­po­nen el do­ble que el pa­sa­do ejer­ci­cio y un ter­cio de las que se po­nen en jue­go en to­da Ga­li­cia —A Co­ru­ña, Lu­go, Ma­rín y Pon­te­ve­dra se re­par­ten las otras cua­tro—.

Pe­ro so­bre to­do esas pla­zas son una opor­tu­ni­dad ex­cep­cio­nal de con­se­guir un con­tra­to fi­jo y ra­zo­na­ble­men­te re­mu­ne­ra­do. Al­go con lo que sue­ña cual­quier mor­tal pe­ro que pa­ra las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual se con­vier­te en po­co me­nos que un mi­la­gro. De he­cho, en es­te gru­po de opo­si­to­res, todos ex­cep­to la ben­ja­mi­na —Car­la tie­ne tan so­lo 19 años— han te­ni­do con­tac­to con el mundo la­bo­ral, pe­ro en ca­si todos los ca­sos se tu­vie­ron que con­for­mar con con­tra­tos en prác­ti­cas o con du­ra­cio­nes muy li­mi­ta­das.

Hay ex­cep­cio­nes. Car­los Gon­zá­lez (39 años) tra­ba­jó como ope­ra­rio de man­te­ni­mien­to en el Pa­co Paz du­ran­te seis años y con­ti­núa en ac­ti­vo en la ac­tua­li­dad en As­pa­nas. Da­vid Otero (23) tam- bién es­tu­vo con­tra­ta­do con las em­pre­sas de tra­ba­jo so­cial de As­pa­nas du­ran­te ca­si cin­co años, tan­to en las ter­mas de Ou­ta­riz, como el en Cám­ping de Un­tes, pe­ro ac­tual­men­te es­tá en pa­ro. Muy po­cos pue­den pre­su­mir de ha­ber co­ti­za­do una dé­ca­da, como Ga­briel Rodríguez. Co­men­zó a tra­ba­jar en una es­cue­la ta­ller de car­pin­te­ría con 22 años y su bue­na mano le lle­vó a ser con­tra­ta­do por una mue­ble­ría pa­ra la que rea­li­za­ba la­bo­res de trans­por­te y mon­ta­je. Hoy, a sus 40 años, lle­va más de cua­tro en pa­ro y su in­ten­ción es lu­char por una de las pla­zas de Ou­ren­se «por­que es­toy casado, ten­go un hi­jo, y se­ría más com­pli­ca­do te­ner que ir­me a otro lu­gar y man­te­ner otro pi­so o lle­var­me a la fa­mi­lia», ma­ti­za. Como se­gun­da op­ción ba­ra­ja Pon­te­ve­dra.

Ga­briel sa­be que com­pe­ti­rá di­rec­ta­men­te con la ma­yo­ría de sus com­pa­ñe­ros de au­la —ade­más de con los que op­ten a esas mis­mas pla­zas ou­ren­sa­nas des­de fue­ra—, por­que ca­si todos quie­ren que­dar­se aquí, aunque tam­bién en es­to hay ex­cep­cio­nes. Al­gu­nos han pe­di­do León, Cuen­ca o An­da­lu­cía.

El te­ma­rio es bas­tan­te ex­ten­so y todos, ade­más de las ho­ras de cla­se en la se­de de Fa­dem­ga, le de­di­can des­pués tiem­po al es­tu­dio. «El blo­que ce­ro es el peor», di­ce Car­los. Los de­más con­cuer­dan. Se tra­ta del cen­tra­do en al or­ga­ni­za­ción de la ad­mi­nis­tra­ción ge­ne­ral del Es­ta­do. «Lo bueno es que es­tán pre­pa­rán­do­se no pa­ra una, sino pa­ra dos opo­si­cio­nes, ya que ade­más de las pla­zas de la con­vo­ca­to­ria es­ta­tal la Xun­ta va a sa­car otra con las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra or­ga­nis­mos de la Xun­ta y el te­ma­rio coin­ci­de, sal­vo por su­pues­to ese blo­que ce­ro que se cen­tra­rá en la ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca», ma­ti­za la tu­to­ra del cur­so, Ivan­ka Pi­ñón.

Su ex­pe­rien­cia en for­ma­ción con Fa­dem­ga se re­mon­ta al 2008 y afir­ma que des­de que el pa­sa­do año la con­vo­ca­to­ria in­cor­po­ró pla­zas en Ou­ren­se la de­man­da ha cre­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. «Lo in­tere­san­te es que aho­ra el em­pleo pú­bli­co es una op­ción y an­tes no lo era, por­que se de­ja­ba fue­ra al co­lec­ti­vo. Y eso ge­ne­ra un in­te­rés que se no­ta. Hay mu­cha mo­ti­va­ción, tan­to por par­te de ellos como de las fa­mi­lias, por­que hay una ne­ce­si­dad real y es­ta es una opor­tu­ni­dad pa­ra con­se­guir un tra­ba­jo con unas con­di­cio­nes que nor­mal­men­te no en­cuen­tran», apun­ta. Fa­dem­ga no so­lo ayu­da a es­tos opo­si­to­res a pre­pa­rar los exá­me­nes, sino que los apo­yan en to­do el pro­ce­so que se de­ri­va de él, des­de la for­ma­li­za­ción de la so­li­ci­tud has­ta la pre­sen­ta­ción de ale­ga­cio­nes a lis­tas o la documentación re­fe­ri­da a la for­ma­ción y ex­pe­rien­cia de ca­da as­pi­ran­te pa­ra el con­cur­so. La en­ti­dad tam­bién les acom­pa­ña en el via­je a Ma­drid, don­de se rea­li­za­rán los exá­me­nes.

MIGUEL VI­LLAR

Aunque sa­ben que com­pe­ti­rán en­tre ellos, el buen am­bien­te rei­na en­tre los opo­si­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.