Se es­tre­na el tren que per­mi­te ir a Ma­drid en cin­co ho­ras y vol­ver en el día

So­lo 18 via­je­ros hi­cie­ron el tra­yec­to des­de San­tia­go

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - PA­BLO GON­ZÁ­LEZ

La ma­ña­na no es muy fría en San­tia­go. Se­ría in­clu­so agra­da­ble si no fue­ra por una llu­via fina de las que ame­na­zan con du­rar to­do el día. Afor­tu­na­da­men­te re­mi­te cuan­do los via­je­ros van lle­gan­do con ca­ra de sue­ño in­te­rrum­pi­do al an­dén prin­ci­pal de la es­ta­ción de San­tia­go, don­de les es­pe­ra el Al­via que inau­gu­ra el ser­vi­cio que par­te de Com­pos­te­la a las 5.15 ho­ras de la ma­dru­ga­da y que se­rá el pri­mer tren ga­lle­go que inau­gu­re el nue­vo tra­mo de al­ta ve­lo­ci­dad en­tre Ol­me­do (Va­lla­do­lid) y Za­mo­ra. Son 99 nue­vos ki­ló­me­tros de vía de al­tas pres­ta­cio­nes que de­ja en cin­co ho­ras el via­je a Ma­drid, una co­ne­xión que por pri­me­ra vez es com­pe­ti­ti­va con el co­che, al que no so­lo ga­na en co­mo­di­dad y en se­gu­ri­dad. Aho­ra tam­bién en tiem­po.

An­to­nio Ca­dar­so, que tra­ba­ja en Ma­drid, lo tie­ne cla­ro. «Es una bue­na op­ción pa­ra de­jar el co­che a un la­do», di­ce, mien­tras mues­tra su or­de­na­dor per­so­nal pa­ra ex­pli­car que pien­sa apro­ve­char el via­je pa­ra ade­lan­tar tra­ba­jo. El tren par­te fi­nal­men­te a las 5.23 ho­ras, un li­ge­ro re­tra­so que se amol­da a los col­cho­nes de tiem­po con los que jue­gan los ma­qui­nis­tas pa­ra man­te­ner ese pa­tri­mo­nio de los tre­nes que es la pun­tua­li­dad y so­bre to­do la fia­bi­li­dad. No hay nie­bla que pa­re a un tren. En es­tos días de in­vierno, sin em­bar­go, uno no sa­be qué pue­de pa­sar cuan­do co­ge un avión des­de o ha­cia Ga­li­cia.

Sin em­bar­go, tan so­lo 18 per­so­nas se subie­ron al Al­via en San­tia­go pa­ra es­tre­nar es­te nue­vo ser­vi­cio «un tan­to ex­pe­ri­men­tal», re­co­no­cen fuen­tes de Ren­fe. A los nue­vos ser­vi­cios hay que dar­les un mar­gen pa­ra que se con­so­li­den, co­men­tan, y si la co­sa va bien los tre­nes ma­dru­ga­do­res pue­den ex­ten­der­se al res­to de las ciu­da­des ga­lle­gas. San­tia­go se es­co­gió en un prin­ci­pio por la po­ten­cia­li­dad de usua­rios que de­tec­ta­ron los es­tu­dios de mer­ca­do.

OU­REN­SE En la ciu­dad me­jor co­mu­ni­ca­da por tren de Ga­li­cia.

So­bre las 5.33 ho­ras el tren ya su­pera los 200 ki­ló­me­tros por ho­ra en el pri­mer tra­mo de al­ta ve­lo­ci­dad por el que cir­cu­la, la lí­nea de 87 ki­ló­me­tros que se­pa­ra San­tia­go de Ou­ren­se. Cua­ren­ta mi­nu­tos des­pués el tren lle­ga­rá a la ca­pi­tal ou­ren­sa­na, to­do un avan­ce res­pec­to a aquel si­nuo­so tra­za­do que du­pli­ca­ba el tiem­po de via­je an­tes de que se inau­gu­ra­ra es­ta nue­va lí­nea en di­ciem­bre del 2011. El tra­yec­to tie­ne dos ca­rac­te­rís­ti­cas, apar­te de la ve­lo­ci­dad, que se per­de­rán des­pués en el tra­mo Ou­ren­se-Za­mo­ra. Ape­nas se no­ta el tra­que­teo de las vías y se pue­de tra­ba­jar có­mo­da­men­te con el or­de­na­dor, aunque ha­ya que en­cor­var­se li­ge­ra­men­te por la dis­tan­cia en­tre la me­sa y el res­pal­do. Y hay co­ber­tu­ra du­ran­te to­do el tra­za­do, otra ca­rac­te­rís­ti­ca de las lí­neas de al­ta ve­lo­ci­dad que el usua­rio apre­cia. Qui­zás la úni­ca des­ven­ta­ja es la au­sen­cia de en­chu­fes en los asien­tos, al­go que sí tie­nen los S-121 de me­dia dis­tan­cia que cu­bren el mis­mo re­co­rri­do. La úni­ca op­ción, pa­ra un ca­so de ur­gen­cia, es uti­li­zar los en­chu­fes del cuar­to de ba­ño. «Pe­ro tie­ne que es­tar pen­dien­te», avi­sa una aten­ta aza­fa­ta. Ren­fe tie­ne un plan pa­ra so­lu­cio­nar es­ta com­pli­ca­ción. Pe­ro los tre­nes de­ben pa­sar por el ta­ller pa­ra la com­ple­ja ins­ta­la­ción de to­do el ca­blea­do ba­jo el sue­lo de los va­go­nes. Aunque una so­lu­ción tran­si­to­ria po­dría con­sis­tir en ins­ta­lar una to­rre de en­chu­fes en la ca­fe­te­ría.

En la es­ta­ción Em­pal­me de Ou­ren­se ape­nas suben una de­ce­na de via­je­ros, así que el tren de­ja­rá Ga­li­cia al 11 % de su ca­pa­ci­dad. Fer­nan­do La­mas es uno de ellos, otro jo­ven que tra­ba­ja en Ma­drid y que pien­sa vol­ver a Ga­li­cia en el mis­mo día, una de las ven­ta­jas que ofre­cen los tre­nes ma­dru­ga­do­res y los aho­rros de tiem­po que pro­por­cio­na la pues­ta en ser­vi­cio de nue­vos tra­mos de al­tas pres­ta­cio­nes. «Me sa­le mu­cho más ba­ra­to que el co­che», co­men­ta. Cu­rio­sa­men­te, a Fer­nan­do le cues­ta el bi­lle­te des­de Ou­ren­se 25 eu­ros, lo mis­mo que des­de San­tia­go. Con los nue­vos ser­vi­cios que Ren­fe pu­so en mar­cha ayer, Ou­ren­se es la ciu­dad ga­lle­ga me­jor co­mu­ni­ca­da por tren con Ma­drid, con na­da me­nos que sie­te tre­nes dia­rios por sen­ti­do.

ZA­MO­RA Una ca­pi­tal que ce­le­bra es­tar a so­lo ho­ra y me­dia de Ma­drid.

El tren lle­ga a A Gu­di­ña, la úl­ti­ma pa­ra­da en Ga­li­cia, a las sie­te de la ma­ña­na. En Pue­bla de Sa­na­bria, a las 7.46 ho­ras, se su­be un jo­ven que se ba­ja­rá en Za­mo­ra. Em­pie­za a amanecer aunque la nie­bla ha­ce ca­si im­per­cep­ti­ble la luz del día. Du­ran­te bue­na par­te del tra­za­do has­ta Pue­bla el tren ra­ra vez su­pera los 100 ki­ló­me­tros por ho­ra. Atra­vie­sa el tra­za­do de mon­ta­ña pla­ga­do de tú­ne­les que va a ser sus­ti­tui­do por una mo­der­na lí­nea de al­ta ve­lo­ci­dad que cir­cu­la­rá a una co­ta in­fe­rior y, por lo tan­to, se­rá ma­yo­ri­ta­ria­men­te sub­te­rrá­nea. Es­ta es la gran bre­cha que aún las­tra al fe­rro­ca­rril ga­lle­go en su re­la­ción con el res­to de Es­pa­ña. An­tes de lle­gar a Za­mo­ra so­bre las nue­ve de la ma­ña­na se apre­cian las obras con la pri­me­ra luz del día. Y los re­sul­ta­dos de la re­for­ma de la es­ta­ción, prin­ci­pal­men­te en la pla­ya de vías y en los an­de­nes. Po­co des­pués de sa­lir de Za­mo­ra, el Al­via pa­sa por el cam­bia­dor de an­cho y por la vía más es­tre­cha de me­di­da in­ter­na­cio­nal en­ca­ra el nue­vo tra­za­do de al­ta ve­lo­ci­dad. Po- co an­tes, la subida de un nu­tri­do gru­po de pa­sa­je­ros ali­via la sen­sa­ción de cir­cu­lar en un tren va­cío. Los za­mo­ra­nos es­tán aho­ra a so­lo ho­ra y me­dia de Ma­drid. Así que se es­pe­ra que la de­man­da de pla­zas en es­ta ciu­dad crez­ca como la es­pu­ma.

ME­DI­NA DEL CAM­PO Una nue­va lí­nea ma­yo­ri­ta­ria­men­te de vía úni­ca.

El tren lle­ga de nue­vo a los 200 km/h, la ve­lo­ci­dad má­xi­ma que le per­mi­te el ASFA, el úni­co sis­te­ma de se­gu­ri­dad en es­te tra­mo has­ta que se ins­ta­le y se prue­be el ERTMS en los pró­xi­mos me­ses. Lla­ma tam­bién la aten­ción el es­pa­cio va­cío en la pla­ta­for­ma por la de­ci­sión del de­par­ta­men­to que di­ri­ge Ana Pas­tor de re­nun­ciar por el mo­men­to a ins­ta­lar do­ble vía en la ma­yor par­te de es­te tra­mo. En un sus­pi­ro se lle­ga a la nue­va es­ta­ción de Me­di­na del Cam­po y, des­pués, al en­gan­che con la lí­nea de al­ta ve­lo­ci­dad Ma­drid-Va­lla­do­lid, el tra­mo que ya aho­rra tiem­po a los ga­lle­gos des­de el 2007. Adiós al tra­que­teo, pe­ro no ha­brá co­ber­tu­ra prác­ti­ca­men­te has­ta Ol­me­do, pues to­da­vía no se ha ins­ta­la­do la tec­no­lo­gía GSMr.

A par­tir de aquí el tren su­pera los 235 por ho­ra, la ve­lo­ci­dad má­xi­ma de to­do el re­co­rri­do gra­cias a que ya va con ERTMS. El sis­te­ma que su­per­vi­sa la mar­cha en to­do mo­men­to. La sen­sa­ción ya es de al­ta ve­lo­ci­dad y el cie­lo en­ca­po­ta­do sus­ti­tu­ye a la nie­bla. En las es­tri­ba­cio­nes del Gua­da­rra­ma, des­pués de su­pe­rar sin pa­ra­da la es­ta­ción de Se­go­via, sa­le el sol. Pron­to vuel­ve la os­cu­ri­dad del tú­nel de Gua­da­rra­ma. Una bre­ve pau­sa de luz y los tú­ne­les de San Pe­dro. Los ras­ca­cie­los de Ma­drid ya se ven al fon­do, mien­tras el tren re­du­ce la ve­lo­ci­dad pa­ra acer­car­se a Cha­mar­tín. El con­voy lle­ga a las 10.23 ho­ras, el tiem­po pac­ta­do con los 109 clien­tes que se subie­ron a él.

P. G.

Ren­fe es­pe­ra me­jo­rar las ci­fras a me­di­da que se va­ya co­no­cien­do el ser­vi­cio, que tie­ne un cos­te de 25 eu­ros por tra­yec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.