El rey en­car­ga for­mar Go­bierno al lí­der socialista, que tra­ta­rá de lo­grar el apo­yo de las «fuer­zas del cam­bio», Po­de­mos y Ciu­da­da­nos, a los que ins­tó a su­pe­rar los ve­tos mu­tuos

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - EN­RI­QUE CLE­MEN­TE

La si­tua­ción se ha des­blo­quea­do, aunque las in­cóg­ni­tas per­ma­ne­cen. Pe­dro Sán­chez ten­drá la res­pon­sa­bi­li­dad de intentar for­mar Go­bierno. El rey le hi­zo el en­car­go des­pués de que el lí­der socialista se ofre­cie­ra a intentar su­pe­rar la in­ves­ti­du­ra con so­lo 90 es­ca­ños y sin te­ner aún nin­gún apo­yo, aunque cree que con ex­pec­ta­ti­vas de lo­grar un acuer­do con otros gru­pos po­lí­ti­cos, que se pro­nos­ti­ca muy com­pli­ca­do. Fe­li­pe VI to­mó es­ta de­ci­sión des­pués de vol­ver a es­cu­char a Ma­riano Ra­joy que no cuen­ta con res­pal­do su­fi­cien­te pa­ra su­pe­rar la in­ves­ti­du­ra, por lo que es­ta vez no le hi­zo el ofre­ci­mien­to que de­cli­nó en la pri­me­ra ron­da de con­tac­tos. En to­do ca­so, el pre­si­den­te del Go­bierno en fun­cio­nes anun­ció que no ti­ra la toa­lla y se­gui­rá in­ten­tan­do bus­car una coa­li­ción con el PSOE y Ciu­da­da­nos a la es­pe­ra del fra­ca­so de Sán­chez.

Es­te com­pa­re­ció dos ve­ces en rue­da de pren­sa, an­tes de que el mo­nar­ca le hi­cie­ra la pro­pues­ta y des­pués de acep­tar­la. Agra­de­ció el en­car­go, en­sal­zó la «ex­qui­si­ta la­bor» del rey en las ron­das de con­tac­tos y ase­gu­ró que se ofre­ció pa­ra «sa­car de es­ta si­tua­ción de blo­queo a la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la y a los es­pa­ño­les», de la que acu­só a Ra­joy por su in­mo­vi­lis­mo, es­ca­pis­mo, nu­la ca­pa­ci­dad de acuer­do y aver­sión a dia­lo­gar.

A par­tir de hoy mis­mo pon­drá en mar­cha las ne­go­cia­cio­nes con to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas, pa­ra lo que quie­re dis­po­ner de al me­nos un mes, tiem­po que con­si­de­ra im­pres­cin­di­ble pa­ra te­jer el acuer­do que le per­mi­ta ser pre­si­den­te del Go­bierno. «Yo voy en se­rio», di­jo so­lem­ne­men­te. Su ob­je­ti­vo real, más allá de las con­ver­sa­cio­nes que man­ten­ga, es ten­der la mano a de­re­cha e iz­quier­da, es de­cir a Ciu­da­da­nos y Po­de­mos, pa­ra tra­tar de con­ven­cer­les de que su­peren los ve­tos mu­tuos, le den su res­pal­do y ce­rrar un pac­to de go­bierno pa­ra aco­me­ter las re­for­mas que con­si­de­ra fun­da­men­ta­les. Pe­ro ayer mis­mo, tan­to Al­bert Ri­ve­ra como un Pa­blo Igle­sias vi­si­ble­men­te cris­pa­do, que le lla­mó hi­pó­cri­ta por per­sis­tir en un pac­to que di­jo es im­po­si­ble, lo re­cha­za­ron de for­ma ca­te­gó­ri­ca.

La otra al­ter­na­ti­va es una coa­li­ción de iz­quier­das con Po­de­mos, sus con­fluen­cias y Uni­dad Po­pu­lar, que ne­ce­si­ta­ría la par­ti­ci­pa­ción de una for­ma u otra de los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes. Aunque no lo di­jo cla­ra­men­te, Sán­chez re­ba­jó mu­cho las ex­pec­ta­ti­vas so­bre es­ta op­ción, ya que di­jo que no es­tá dis­pues­to a es­ta­ble­cer un nue­vo fren­tis­mo des­pués del que ha pro­ta­go­ni­za­do el PP du­ran­te los úl­ti­mos cua­tro años. En to­do mo­men­to se re­fi­rió a las «fuer­zas del cam­bio», es de­cir Po­de­mos y Ciu­da­da­nos, en plu­ral.

In­sis­tió en que es­tá dis­pues­to a ha­blar con to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas, in­clui­do el PP y los in­de­pen­den­tis­tas, aunque ex­clu­ye de cual­quier pac­to de go­bierno al pri­me­ro y so­lo lo ha­rá con ERC y De­mo­crà­cia i Lli­ber­tat pa­ra de­cir­les que no es­tá de acuer­do con sus plan­tea­mien­tos. «No quie­ro apo­yos de in­de­pen­den­tis­tas», di­jo.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE res­tó im­por­tan­cia a las de­cla­ra­cio­nes de Ri­ve­ra e Igle­sias. Ape­ló a su res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra que es­tén a la al­tu­ra de lo que re­quie­re es­te nue­vo tiem­po po­lí­ti­co y ha­gan po­si­ble el cam­bio que, a su jui­cio, de­man­dan los es­pa­ño­les. Les ins­tó a que dejen de ha­blar de ve­tos y lo ha­gan de lo que pue­den ha­cer jun­tos, de los que les une, el cam­bio y el pro­gre­so. «To­das las fuer­zas del cam­bio estamos lla­ma­das a en­ten­der­nos», in­sis­tió. «Pen­se­mos en el bien co­mún de todos los es­pa­ño­les y no en el de ca­da par­ti­do po­lí­ti­co», aña­dió. Ad­mi­tió que se en­fren­ta a un re­to di­fí­cil, pe­ro ape­ló a una fra­se de Cer­van­tes pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo: «A cual­quier mal, buen áni­mo re­pa­ra».

Res­pues­ta a Igle­sias

Vol­vió a mos­trar­se cau­to al re­fe­rir­se a Igle­sias, con­cre­ta­men­te a la dis­po­si­ción que mos­tró el día an­te­rior el di­ri­gen­te de Po­de­mos a ayu­dar­le pa­ra su­pe­rar la pre­sión de los ba­ro­nes so­cia­lis­tas y a sus acu­sa­cio­nes de ayer. Di­jo que ha­bía res­pon­di­do a su arro­gan­cia y a sus des­plan­tes con res­pe­to. Pe­ro le lan­zó es­ta an­da­na­da: «Pa­ra po­der hay que que­rer y lle­ga­rá el mo­men­to de sa­ber si Po­de­mos real­men­te quie­re». Tam­bién di­jo que no es el mo­men­to de ha- blar de si­llo­nes, como ha he­cho el má­xi­mo di­ri­gen­te de la for­ma­ción mo­ra­da, sino de programas y so­lu­cio­nes pa­ra los es­pa­ño­les, y aña­dió que el cam­bio «no con­sis­te en qui­tar a unos pa­ra po­ner a otros». Ade­más, le res­pon­dió con sus pro­pias ar­mas al re­cla­mar­le que ten­ga tran­qui­li­dad y ge­ne­ro­si­dad y ase­gu­rar que los vo­tan­tes de Po­de­mos no en­ten­de­rían que no apo­ya­ra a un can­di­da­to socialista pa­ra po­ner fin a cua­tro años del PP.

Pe­dro Sán­chez des­gra­nó las lí­neas ge­ne­ra­les de la pro­pues­ta que va a ha­cer a sus in­ter­lo­cu­to­res que da­rá res­pues­ta a los cua­tro gran­des desafíos que, en su opi­nión, tie­ne Es­pa­ña: la fal­ta de opor­tu­ni­da­des, la de­sigual­dad, la cri­sis de con­vi­ven­cia en Ca­ta­lu­ña y la des­con­fian­za de los ciu­da­da­nos en las ins­ti­tu­cio­nes y, en es­pe­cial, en la lu­cha con­tra la corrupción.

EMI­LIO NARANJO EFE

Pe­dro Sán­chez en­sal­zó la «ex­qui­si­ta la­bor» del rey du­ran­te las dos ron­das de con­sul­tas a los por­ta­vo­ces par­la­men­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.