Lle­gó la ho­ra de la ver­dad

Tino No­voa

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo -

Ha cos­ta­do, pe­ro ya es­tá el pro­ce­so en mar­cha. Al fi­nal, y pe­se a todos los obs­tácu­los que le han pues­to has­ta ayer mis­mo, ha te­ni­do que ser el rey quien im­pon­ga cor­du­ra y fuer­ce a los par­ti­dos a po­ner­se ma­nos a la obra en lu­gar de se­guir de­mo­ran­do lo que era su obli­ga­ción des­de ha­ce cua­ren­ta días: ne­go­ciar. Si hu­bie­ran cum­pli­do con su res­pon­sa­bi­li­dad, al­guno de los dos as­pi­ran­tes prin­ci­pa­les —Ra­joy y Sán­chez— ha­brían acu­di­do a la Zar­zue­la con al­go más que bue­nas in­ten­cio­nes y bo­ni­tas pa­la­bras, ha­brían lle­va­do al me­nos las ba­ses de una pro­pues­ta de acuer­do y un po­si­cio­na­mien­to con­cre­to de aque­llos par­ti­dos en los que pre­ten­den apo­yar­se pa­ra con­se­guir la in­ves­ti­du­ra. Vamos, el pro­yec­to avan­za­do que es­pe­ra­ba el rey... y cual­quier per­so­na con un mí­ni­mo sen­ti­do de Es­ta­do. An­te la te­si­tu­ra de ele­gir en­tre dar­les más tiem­po pa­ra ha­cer los de­be­res y pro­po­ner a un can­di­da­to sin los ava­les su­fi­cien­tes, pe­ro el úni­co dis­pues­to a in­ten­tar­lo, Fe­li­pe VI ha op­ta­do por lo más ra­zo­na­ble: po­ner el me­ca­nis­mo en fun­cio­na­mien­to pa­ra que al me­nos arran­que la cuen­ta atrás ha­cia unas nue­vas elec­cio­nes en el su­pues­to de que na­die con­si­ga la ma­yo­ría ne­ce­sa­ria pa­ra ser in­ves­ti­do.

Sea como sea, la ho­ra de la ver­dad ha lle­ga­do y es el mo­men­to de que nues­tros po­lí­ti­cos de­mues­tren que es­tán a la al­tu­ra de las ne­ce­si­da­des del país. Em­pe­zan­do por mos­trar ca­pa­ci­dad pa­ra dia­lo­gar en­tre ellos. Jus­to lo con­tra­rio de lo que han he­cho has- ta ayer mis­mo, sin ex­cep­ción. Por di­fe­ren­tes ra­zo­nes, y en dis­tin­to gra­do, todos son res­pon­sa­bles del blo­queo que aho­ra es ur­gen­te des­en­ca­llar. Y pa­ra ello es ne­ce­sa­rio po­ner ya so­bre la me­sa pro­pues­tas con­cre­tas, via­bles y sos­te­ni­bles pa­ra re­sol­ver los gran­des pro­ble­mas de Es­pa­ña. Ya no sir­ven ni las de­cla­ra­cio­nes gran­di­lo­cuen­tes ni los brin­dis al sol, por­que mi­llo­nes de per­so­nas en pa­ro y/o em­po­bre­ci­das lo exi­gen, por­que Bru­se­las nos vi­gi­la es­tre­cha­men­te y por­que la es­pa­da de Da­mo­cles del de­sa­fío se­ce­sio­nis­ta si­gue ahí. Con la mis­ma ener­gía de su ve­to al PP, Sán­chez de­be­rá de­mos­trar aho­ra que pue­de con­se­guir la cua­dra­tu­ra del círcu­lo sin rom­per su pro­me­sa de no ser pre­si­den­te a cual­quier pre­cio. Si en el PSOE le de­jan, cla­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.