Igle­sias y Ri­ve­ra apre­mian a Sán­chez a ne­go­ciar, pe­ro si­guen ve­tán­do­se mu­tua­men­te

Po­de­mos y C’s re­cha­zan un Go­bierno en el que es­té el otro

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - A. AZ­PI­ROZ, A. TORICES

Al­bert Ri­ve­ra ten­dió la mano a Pe­dro Sán­chez, mien­tras que Pa­blo Igle­sias en­du­re­ció su po­si­ción. Y am­bos, que son claves pa­ra que el so­cia­lis­tas pue­da con­se­guir la in­ves­ti­du­ra, man­tu­vie­ron sus ve­tos mu­tuos. Eso sí, apre­mia­ron al lí­der socialista a que les lla­me ya pa­ra em­pe­zar a ne­go­ciar. Igle­sias, que com­pa­re­ció en el Con­gre­so an­tes de que a Sán­chez se le en­car­ga­se la in­ves­ti­du­ra, in­sis­tió en lo que ya de­jó cla­ro a lo lar­go del lu­nes: un Go­bierno con Po­de­mos y Ciu­da­da­nos es im­po­si­ble. Las di­fe­ren­cias en­tre unos y otros en ma­te­ria eco­nó­mi­ca son abis­ma­les, re­pi­tió Igle­sias. «Me pue­do po­ner de acuer­do con Al­bert Ri­ve­ra en cam­biar el sis­te­ma elec­to­ral, te­mas de corrupción... pe­ro no en una pro­pues­ta de Go­bierno. ¿Có­mo vamos a go­ber­nar con una for­ma­ción que pi­de el co­pa­go sa­ni­ta­rio o el con­tra­to úni­co?», re­su­mió.

Diez días des­pués de lan­zar su pro­pues­ta, Igle­sias la re­pi­tió pun­to por pun­to. Con­sis­te en «for­mar un Go­bierno pro­gre­sis­ta y de cam­bio», que es­té com­pues­to por un nú­me­ro pro­por­cio­nal de mi­nis­tros a los vo­tos de ca­da par­ti­do y que pon­ga en mar­cha una ba­te­ría de me­di­das so­cia­les pa­ra pa­liar los efec­tos de los re­cor­tes y la cri­sis en los sec­to­res más des­fa­vo­re­ci­dos de la po­bla­ción. Has­ta ahí to­do se an­to­ja ase­qui­ble pa­ra el PSOE. Igle­sias tam­bién qui­so es­pan­tar los mie­dos a que la in­ves­ti­du­ra de Sán­chez es­té con­di­cio­na­da a la abs­ten­ción de los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes. Se­gún re­co­no­ció, él mis­mo ha to­ma­do la de­lan­te­ra y ya ha tra­ta­do esa po­si­bi­li­dad con con­ver­gen­tes y re­pu­bli­ca­nos. «He ha­bla­do con los par­ti­dos ca­ta­la­nes y vas­cos. Se­ría irres­pon­sa­ble que no lo hi­cie­ra. Hay un ele­men­to fun­da­men­tal en­tre no­so­tros: no quie­ren un Go­bierno del PP. Y te­ne­mos di­fe­ren­cias, como que que­re­mos un pro­yec­to co­lec­ti­vo en Ca­ta­lu­ña», re­ve­ló.

Pa­blo Igle­sias de­fen­dió que el pe­li­gro de que se rom­pa Es­pa­ña no pro­vie­ne de los dos par­ti­dos ca­ta­la­nes. Al con­tra­rio, se­ña­ló, son PP y Ciu­da­da­nos quie­nes en­car­gan esa ame­na­za «por­que sus pro­pues­tas eco­nó­mi­cas y so­cia­les so­lo sir­ven pa­ra au­men­tar la de­sigual­dad».

Por su par­te, Al­bert Ri­ve­ra, que con­ver­sa­rá en bre­ve con Sán­chez pa­ra po­ner fe­cha y ca­len­da­rio a la ne­go­cia­ción, com­pro­me­tió to­do el es­fuer­zo de su for­ma­ción pa­ra lo­grar el acuer­do y pa­ra con­ven­cer al PP de que de­be de­jar go­ber­nar al se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE aunque sea me­dian­te una abs­ten­ción en la in­ves­ti­du­ra.

Un Eje­cu­ti­vo de tran­si­ción

Ciu­da­da­nos, con es­te ob­je­ti­vo, tra­ta­rá de abrir de in­me­dia­to me­sas de ne­go­cia­ción pa­ra­le­las con PSOE y PP pa­ra intentar pac­tar un pro­gra­ma de re­for­mas y po­lí­ti­cas ur­gen­tes pa­ra ha­cer po­si­ble un «Eje­cu­ti­vo de tran­si­ción es­ta­ble», que po­dría no te­ner una vi­da su­pe­rior a dos o tres años, lo que du­re la eje­cu­ción de su hoja de ru­ta. Su ob­je­ti­vo es ha­cer de puen­te en­tre am­bas fuer­zas y que los acuer­dos en una me­sa pue­dan tra­tar de tras­la­dar­se a la otra, en bus­ca, si es po­si­ble, del acuer­do a tres, pe­ro tam­bién tie­nen cla­ro que el cen­tro de la ne­go­cia­ción es­ta­rá en el fo­ro con los so­cia­lis­tas, que es con quien tie­nen que pac­tar la in­ves­ti­du­ra.

El par­ti­do cen­tris­ta so­lo pon­drá una ob­je­ción in­sal­va­ble al PSOE, nun­ca apo­ya­rán un Eje­cu­ti­vo en el que par­ti­ci­pe Po­de­mos —«ten­drán que ele­gir, o uno u otro»—, y so­lo mar­ca­rá tres lí­neas ro­jas: la de­fen­sa de la uni­dad de Es­pa­ña, la igual­dad y so­li­da­ri­dad de todos los es­pa­ño­les —nin­gún pri­vi­le­gio pa­ra nin­gu­na co­mu­ni­dad— y el cum­pli­mien­to de los com­pro­mi­sos eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos con la UE y la zo­na eu­ro. Ni un so­lo ve­to o lí­nea ro­ja en pun­tos pro­gra­má­ti­cos con­cre­tos, ni si­quie­ra en su desea­do con­tra­to la­bo­ral úni­co y con in­dem­ni­za­ción cre­cien­te.

Ri­ve­ra, de he­cho, con­si­de­ra que los tres par­ti­dos, pe­ro es­pe­cial­men­te el PSOE, no de­be­rían te­ner pro­ble­mas pa­ra pac­tar un pro­gra­ma de mí­ni­mos so­bre cin­co ejes: me­di­das pa­ra la reac­ti­va­ción y de­fen­sa de la economía de mer­ca­do, plan de cho­que con­tra la de­sigual­dad y la pre­ca­rie­dad la­bo­ral, apues­ta por el avan­ce de la in­te­gra­ción eu­ro­pea, plan de re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca y de lu­cha con­tra la corrupción, y abor­da­je de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, eso sí, so­lo si PSOE, PP y Ciu­da­da­nos pac­tan de for­ma pre­via el có­mo y el pa­ra qué. En ca­so de fal­ta de con­sen­so so­bre qué re­for­mar de la Carta Mag­na, no son par­ti­da­rios de ini­ciar­la.

Igle­sias in­sis­tió en en­trar en un Go­bierno del PSOE y Ri­ve­ra apos­tó por Sán­chez como pre­si­den­te, pe­ro con un pac­to con el PP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.