Ven­ce re­co­ge en un vo­to par­ti­cu­lar su te­sis de ir con En Ma­rea, que re­cha­zó el con­se­llo na­cio­nal

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

Ven­ce en­fa­ti­zó el lu­nes el men­sa­je de la di­rec­ción del BNG de ca­ra a la asam­blea que el día 28 de­ci­di­rá el rum­bo de un pro­yec­to que, en las ge­ne­ra­les del 20 de di­ciem­bre, dio otro pa­so ha­cia el abis­mo. Se­rá la mi­li­tan­cia la que es­cri­ba ese fu­tu­ro, de­fen­dió el por­ta­voz na­cio­nal que en ese cón­cla­ve de­ja­rá el car­go. La idea sub­ra­ya la trans­pa­ren­cia de un pro­ce­so que ga­ran­ti­za una to­ma de de­ci­sio­nes de­mo­crá­ti­ca, en la que las ba­ses tie­nen un pro­ta­go­nis­mo inusual en otras fuer­zas. Pe­ro ese de­ba­te arran­ca con un re­la­to­rio ofi­cial que plas­ma los pos­tu­la­dos de la co­rrien­te ma­yo­ri­ta­ria y cons­ta­ta la su­pre­ma­cía que con­di­cio­na­rá el desen­la­ce del pro­ce­so. So­lo ha­brá sor­pre­sa si la mi­li­tan­cia se des­mar­ca.

El do­cu­men­to re­mi­ti­do a los 7.000 afi­lia­dos del BNG hil­va­na un diag­nós­ti­co com­par­ti­do por todos de puer­tas aden­tro. En los úl­ti­mos 15 años, des­de los co­mi­cios del 2000, más de 235.000 elec­to­res han cam­bia­do la pa­pe­le­ta del Blo­que por otra op­ción. Es la ex­ten­sión de una de­ba­cle que no es me­nos dra­má­ti­ca en el plano au­to­nó­mi­co, con 200.000 vo­tos per­di­dos en las elec­cio­nes del 2012 res­pec­to a las del 2001 (250.000 si se to­ma como re­fe­ren­te el sor­pas­so de 1997). Las ex­pli­ca­cio­nes pe­re­gri­nas ya no va­len. El problema no es­tá fue­ra, sino en el des­ape­go so­cial a un pro­yec­to que ya no ve útil. Ur­ge re­sin­to­ni­zar con esos es­pa­cios.

El tex­to ofi­cial ad­mi­te la ne­ce­si­dad de ac­tua­li­zar el dis­cur­so y «me­llo­rar a ex­pli­ca­ción so­cial» del idea­rio na­cio­na­lis­ta. «En moi­tas oca­sións fa­ce­mos un de­ba­te abs­trac­to e dou­tri­na­rio que non con­se­gue co­nec­tar nin fa­cer­mos en­ten­der», se­ña­la. El BNG quie­re «xe­rar em­pa­tía so­cial», am­pliar la in­tro­duc­ción so­cial del na­cio­na­lis­mo y ser re­fe­ren­te en­tre los jó­ve­nes. El re­to es, en su­ma, «re­cu­pe­rar a ini­cia­ti­va po­lí­ti­ca e so­cial pa­ra des­te­rrar o de­rro­tis­mo».

Aunque las re­ce­tas pa­ra lo­grar­lo no son tan am­bi­cio­sas. El do­cu­men­to ofi­cial al que dio luz ver­de el con­se­llo na­cio­nal el sá­ba­do pa­sa­do in­tro­du­ce ma­ti­ces al tex­to ori­gi­nal, pe­ro se li­mi­tan a cues­tio­nes se­mán­ti­cas en unos ca­sos y ob­vias en otros. Los as­pec­tos cru­cia­les si­guen inal­te­ra­bles, y plas­man las te­sis que la UPG vie­ne pro­pa­lan­do en nu­me­ro­sos artículos y en­tre­vis­tas pu­bli­ca­dos des­de las ge­ne­ra­les. Res­pec­to al fu­tu­ro del pro­yec­to, se aban­do­nan los ro­deos ini­cia­les y se ha­bla abier­ta­men­te de re­fun- da­ción. En cam­bio, se man­tie­ne la apues­ta por di­la­tar un pro­ce­so pa­ra el que se es­ta­ble­ce un pla­zo má­xi­mo de un año, con lo que no es­ta­ría re­suel­to has­ta el 2017. Tam­bién pre­ser­va la es­truc­tu­ra de par­ti­dos y co­rrien­tes in­ter­nas. Y la es­tra­te­gia pa­ra las au­to­nó­mi­cas de­ja en pie las lí­neas ro­jas tra­za­das por la UPG y Mo­ve­men­to Ga­le­go ao So­cia­lis­mo (MGS), que re­du­cen las po­si­bles alian­zas al ám­bi­to na­cio­na­lis­ta. El con­se­llo aña­dió una en­mien­da de Jor­que­ra con la que el BNG se abre a pac­tos po­se­lec­to­ra­les «que po­si­bi­li­ten un cam­bio de go­berno e a aper­tu­ra dun­ha no­va eta­pa po­lí­ti­ca no no­so país».

El tex­to ofi­cial re­co­ge di­ver­sas mo­di­fi­ca­cio­nes es­ta­tu­ta­rias. La más re­le­van­te es la su­pre­sión de la obli­ga­ción de que el por­ta­voz na­cio­nal y el can­di­da­to a la Xun­ta sean per­so­nas di­fe­ren­tes. La lí­nea ofi­cial cuen­ta con dos tex­tos al­ter­na­ti­vos, que per­mi­ti­rán el de­ba­te en las cues­tio­nes cla­ve, pe­se a que la UPG ya ex­hi­bió su for­ta­le­za en el con­se­llo na­cio­nal del sá­ba­do. Los vo­tos par­ti­cu­la­res y las en­mien­das fue­ron re­cha­za­das, aunque se­rán de­ba­ti­dos igual­men­te en las co­mar­cas. Uno de esos tex­tos lo fir­man las dipu­tadas Car­me Adán (in­de­pen­dien­te) y Te­rei­xa Paz (UPG). El otro, Al­ba No­guei­ra, pa­re­ja de Ven­ce. Los dos abo­gan por ir con En Ma­rea a las au­to­nó­mi­cas. Las en­mien­das del pro­pio Ven­ce en ese sen­ti­do tam­bién fue­ron re­cha­zas por la di­rec­ción, aunque pros­pe­ran como vo­to par­ti­cu­lar.

Ade­más, la por­ta­voz del BNG en Bru­se­las, Ana Mi­ran­da, plan­tea ele­gir el con­se­llo na­cio­nal en pri­ma­rias, si no hay lis­ta de con­sen­so. Aunque 12 de los 16 re­dac­to­res del tex­to ofi­cial per­te­ne­cen a la UPG o al MGS, las vo­ces dis­cor­dan­tes en el par­ti­do he­ge­mó­ni­co, como Te­rei­xa Paz o Alfredo Suá­rez Ca­nal, par­ti­da­rios de ex­plo­rar alian­zas, apor­tan al­go de in­cer­ti­dum­bre al pro­nun­cia­mien­to de las ba­ses. Por eso Ven­ce ape­la a su im­pli­ca­ción ma­si­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.