¡Ya no nos to­men más el pelo, por fa­vor!

Ro­ber­to L. Blan­co Val­dés

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

El 26 de ju­nio es el úl­ti­mo do­min­go pre­vio a los me­ses de ve­rano (ju­lio y agos­to) en los que ha­cer elec­cio­nes se­ría, por ra­zo­nes ob­vias, un dis­la­te. Por eso, sa­bien­do que los co­mi­cios han de con­vo­car­se 54 días an­tes de su ce­le­bra­ción y que, si el Con­gre­so no lo­gra ele­gir pre­si­den­te del Go­bierno, de­ben trans­cu­rrir dos me­ses en­tre la pri­me­ra vo­ta­ción de in­ves­ti­du­ra y la con­vo­ca­to­ria elec­to­ral, no es di­fí­cil ha­cer cuen­tas: si esa vo­ta­ción no se pro­du­je­se, en su ca­so, an­tes del 3 de mar­zo, las nue­vas elec­cio­nes se re­tra­sa­rían a sep­tiem­bre.

Tal lo­cu­ra, que obli­ga­ría al país a vi­vir con un Go­bierno en fun­cio­nes ca­si un año, pa­re­ce im­por­tar­le un pi­to, sin em­bar­go, a nues­tros lí­de­res po­lí­ti­cos, en­zar­za­dos como es­tán en un pro­ce­so de in­ves­ti­du­ra en el que na­da es lo que pa­re­ce.

Na­da de na­da: Ra­joy di­ce se­guir de­fen­dien­do un Go­bierno de am­plia coa­li­ción, pe­ro ya lo fía to­do a nue­vas elec­cio­nes, en las que as­pi­ra a re­cu­pe­rar par­te de los vo­tos emi­gra­dos en di­ciem­bre a Ciu­da­da­nos; Ri­ve­ra, que tie- ne ese te­mor, lu­cha por evi­tar ir a las ur­nas, pe­ro se pre­pa­ra pa­ra cul­par a los de­más si tal even­tua­li­dad lle­ga a pro­du­cir­se; Igle­sias in­sis­te en de­fen­der lo que él lla­ma un Go­bierno de cam­bio pro­gre­sis­ta, aunque su com­por­ta­mien­to ha­ce sos­pe­char que en reali­dad so­lo pro­cu­ra otros co­mi­cios pa­ra dar­le el ti­ro de gra­cia a sus ami­gos so­cia­lis­tas; y Sán­chez, con un PSOE des­tro­za­do, se em­pe­ña, aho­ra ya como can­di­da­to ofi­cial a pre­si­den­te del Go­bierno, en con­for­mar una ma­yo­ría im­po­si­ble en las con­di­cio­nes que le han im­pues­to sus ba­ro­nes, quie­nes es­pe­ran que fra­ca­se como pri­mer pa­so pa­ra la­mi­nar­lo en el con­gre­so con­vo­ca­do pa­ra ma­yo.

El pa­no­ra­ma, con unas elec­cio­nes más que pro­ba­bles, ex­pli­ca por eso que todos an­den en cam­pa­ña. Y es que el PSOE no quie­re go­ber­nar con el PP; el PSOE desea ha­cer­lo con Ciu­da­da­nos y Po­de­mos, pe­ro uno y otro se de­cla­ran in­com­pa­ti­bles; y la úni­ca su­ma, sal­vo esas, que po­si­bi­li­ta­ría a Sán­chez ga­nar su in­ves­ti­du­ra, aunque no go­ber­nar (la del PSOE con la ex­tre­ma iz­quier­da de la Cá­ma­ra y al- gu­nos aña­di­dos), so­lo triun­fa­ría con el vo­to a fa­vor, la abs­ten­ción o la au­sen­cia del Con­gre­so del se­pa­ra­tis­mo su­ble­va­do, even­tua­li­dad que su par­ti­do le ha prohi­bi­do a Sán­chez con razón.

¿Por qué, pues, ha acep­ta­do Sán­chez se­guir ma­rean­do la per­diz? Por una sen­ci­llí­si­ma razón: por­que el PSOE, como el PP, Po­de­mos y Ciu­da­da­nos, cree to­da­vía que es po­si­ble que los par­ti­dos prin­ci­pa­les del país se en­ga­ñen los unos a los otros a pe­sar de que las car­tas es­tán ya al des­cu­bier­to en­ci­ma de la me­sa. Lo ho­nes­to se­ría re­co­no­cer que hay lo que hay y que, en­ro­ca­dos todos como es­tán en la de­fen­sa de sus in­tere­ses de par­ti­do o per­so­na­les, la úni­ca for­ma de que pue­dan pre­va­le­cer los in­tere­ses ge­ne­ra­les es vol­ver a las ur­nas. Pue­de que de ellas no sal­ga tam­po­co una so­lu­ción, pe­ro al me­nos nos qui­ta­ría a la in­men­sa ma­yo­ría de los es­pa­ño­les es­ta sen­sa­ción de ser los ton­tos úti­les de unos lí­de­res que nos uti­li­zan como coar­ta­da pa­ra ir so­lo a lo su­yo, mien­tras se aga­za­pan tras esa men­ti­ra for­mi­da­ble de que lo que les preo­cu­pa es el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.