Un fa­llo ins­ti­tu­cio­nal mul­ti­or­gá­ni­co

Xo­sé Car­los Arias

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Las ma­nio­bras de Ma­riano Ra­joy pa­ra sal­var su pro­pia piel po­lí­ti­ca — fino to­reo de sa­lón— no son pre­ci­sa­men­te de mu­cha ayu­da en la de­li­ca­da si­tua­ción del país. Tras es­tas se­ma­nas per­di­das, aho­ra es Pe­dro Sán­chez quien tie­ne el de­ber de intentar lo que ini­cial­men­te se es­pe­ra­ba de él —un Go­bierno de pro­fun­do cam­bio—, y de­be ha­cer­lo bus­can­do un acuer­do con las fuer­zas re­no­va­do­ras que pa­re­cen ha­ber ve­ni­do pa­ra que­dar­se du­ran­te un lar­go pe­río­do en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. Si lo con­si­guie­ra ten­dría mé­ri­to, so­bre to­do por el em­pe­ño di­na­mi­te­ro de al­gu­nos inefa­bles sec­to­res de su par­ti­do. Creo, sin em­bar­go, que la ope­ra­ción es tan di­fí­cil que fi­nal­men­te no sal­drá, por lo que ha­brá de en­con­trar­se una sa­li­da de úl­ti­ma ho­ra —ya sea un Go­bierno del PP sin Ra­joy y bien ator­ni­lla­do por la opo­si­ción, ya un Go­bierno téc­ni­co a la Mon­ti— pa­ra evi­tar el desas­tre de unas nue­vas elec­cio­nes, que se­gu­ra­men­te no trae­rían un es­ce­na­rio muy di­fe­ren­te del ac­tual, y sí la di­la­pi­da­ción de un tiem­po pre­cio­so.

Ese Go­bierno, en cual­quier ca­so, lo se­ría pa­ra un tiem­po ex­tra­or­di­na­rio, muy ale­ja­do de lo que en­ten­de­mos por «po­lí­ti­ca nor­mal», pues el pa­no­ra­ma es de au­tén­ti­ca ur­gen­cia na­cio­nal. Y no me re­fie­ro so­lo al de­sa­fío se­pa­ra­tis­ta o al des­em­pleo que ocho años des­pués aún no ba­ja del 20 %. Los úl­ti­mos años de­jan un le­ga­do de re­tro­ce­so en múl­ti­ples cam­pos: en la edu­ca­ción, en la in­no­va­ción, en la an­tes mo­dé­li­ca sa­ni­dad pú­bli­ca. Pe­ro tam­bién, y de un mo­do muy des­ta­ca­do, en nues­tro sis­te­ma de ins­ti­tu­cio­nes.

De es­te úl­ti­mo pun­to se sue­le ha­blar de for­ma su­ma­ria, sin en­trar en ma­yo­res pre­ci­sio­nes y da­tos. Hay sin em­bar­go al­gu­nos es­tu­dios com­pa­ra­ti­vos in­ter­na­cio­na­les que, a pe­sar de la di­fi­cul­tad de in­ter­pre­ta­ción que tie­ne ese ti­po de va­ria­bles, son muy úti­les pa­ra ha­cer­nos una idea de la en­ti­dad real del problema. El más co­no­ci­do es el «ín­di­ce de per­cep­ción de la corrupción» que ela­bo­ra Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, cu­yo úl­ti­mo in­for­me co­lo­ca a Es­pa­ña en un po­co dis­tin­gui­do lu­gar 36 del mundo, ha­bien­do re­tro­ce­di­do sie­te pues­tos des­de el 2007. Mu­cho peor es la si­tua­ción que di­bu­ja el tam­bién re­cien­te Glo­bal Com­pe­ti­ti­ve­ness Re­port 2015-16, un in­for­me que sue­len es­tu­diar con mu­cha aten­ción los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les. Le­yén­do­lo nos en­te­ra­mos de que en cuan­to a va­ria­bles ins­ti­tu­cio­na­les (de gran im­por­tan­cia pa­ra la ca­pa­ci­dad com­pe­ti­ti­va de cual­quier economía), Es­pa­ña ocu­pa el lu­gar 65 del mundo (fren­te al 43 en el 2008), im­pro­pio de un país desa­rro­lla­do. Más do­lo­ro­so es el de­ta­lle de al­gu­nas de esas va­ria­bles: por ejem­plo, «in­de­pen­den­cia ju­di­cial», po­si­ción 84; «fa­vo­ri­tis­mos en las de­ci­sio­nes del Go­bierno», 78; «con­fian­za pú­bli­ca en los po­lí­ti­cos», 108; o «de­rro­che en el gas­to pú­bli­co»; ¡po­si­ción 111! Se­gu­ro que de­trás de es­tas ci­fras hay al­gún error de cálcu­lo, pe­ro su con­tun­den­cia de­ja po­cos már­ge­nes pa­ra la du­da. Se tra­ta de au­tén­ti­cas sogas: ta­rea inapla­za­ble del pró­xi­mo Go­bierno se­rá tra­ba­jar pa­ra rom­per­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.