El in­vierno es­tá por ve­nir

Luís Pou­sa

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

En el ca­len­da­rio de­cía que ayer era el Día de la Mar­mo­ta. Y en cier­ta for­ma lo fue. El Día de la Mar­mo­ta es como lla­ma­mos a la Can­de­la­ria des­de que vi­mos Atra­pa­do en el tiem­po, esa pe­li en la que Bill Mu­rray ha­ce de me­teo­ró­lo­go te­le­vi­si­vo se­cues­tra­do por un ex­tra­ño bu­cle tem­po­ral en Punx­su­taw­ney, Pen­sil­va­nia, don­de la mar­mo­ta Phil mi­de ca­da 2 de fe­bre­ro la lon­gi­tud de su som­bra pa­ra pro­nos­ti­car cuán­to que­da aún de cru­do in­vierno.

Lo de lla­mar el Día de la Mar­mo­ta a la Can­de­la­ria es como lla­mar cup­ca­kes a las mag­da­le­nas, con esa ma­nía au­tóc­to­na de dar siem­pre más bo­la al pro­duc­to de im­por­ta­ción. Pe­ro mu­cho an­tes de que Phil pro­yec­ta­se su alar­ga­da som­bra en Pen­sil­va­nia y de que Bill Mu­rray se apro­ve­cha­se de la mo­vio­la pa­ra li­gar con An­die Ma­cDo­well, aquí en la al­dea los sa­bios ya sen­ten­cia­ban:

—Se a Can­de­la­ria chora, o in­verno vai fó­ra. Se a Can­de­la­ria ri, o in­verno es­tá por vir.

Ayer en La Zar­zue­la fue un po­co el Día de la Mar­mo­ta, por­que el rey tu­vo que vol­ver a en­tre­vis­tar­se con Pe­dro Sán­chez por la ma­ña­na y con Ma­riano Ra­joy por la tar­de. Exac­ta­men­te igual que ha­ce unos días. Y jus­to como en­ton­ces vol­vi­mos a ver a Ra­joy ha­cien­do un Bartleby en to­da re­gla, di­cién­do­le a Fe­li­pe VI lo mis­mo que le re­pe­tía aquel es­cri­bien­te de Wall Street a sus su­pe­rio­res cuan­do le en­car­ga­ban al­gún tra­ba­jo en­go­rro­so en la ofi­ci­na: —Pre­fe­ri­ría no ha­cer­lo. De tan­to ha­cer el Bartleby, Ra­joy lo­gró el sue­ño del Bartleby ori­gi­nal de Melville: que el rey ni si­quie­ra le pro­pu­sie­se sal­tar al rue­do de la in­ves­ti­du­ra.

Y así trans­cu­rrió nues­tro Día de la Mar­mo­ta al es­ti­lo yan­qui, atra­pa­dos por la nie­ve en el ho­tel de Punx­su­taw­ney, es­cri­bien­do el mis­mo ar­tícu­lo por sép­ti­ma vez, en­gan­cha­dos a una ru­ti­na que más que de mar­mo­ta es­tá sien­do de rue­da de háms­ter.

Pe­ro como al­gu­nos to­da­vía co­me­mos mag­da­le­nas en lu­gar de cup­ca­kes, tam­bién olis­quea­mos que lo de ayer te­nía mu­cho de día de la Can­de­la­ria. Por eso el rey abrió el jue­go y, al de­sig­nar a Pe­dro Sán­chez, pu­so en mar- cha los en­gra­na­jes pa­ra que se­pa­mos de una vez cuán­to du­ra­rá es­te in­vierno po­lí­ti­co que nos tie­ne con­ge­la­dos en una fo­to fi­ja des­de la no­che del 20 de di­ciem­bre.

Se­gún re­pi­te Pa­blo Igle­sias en esa rue­da de pren­sa per­pe­tua en la que vi­ve ins­ta­la­do, to­do es­to es una son­ri­sa del des­tino que Pe­dro Sán­chez siem­pre ten­drá que agra­de­cer­le. Cu­rio­sa son­ri­sa la que le en­vía a ne­go­ciar, ata­do de pies y ma­nos por el co­mi­té fe­de­ral y la mi­li­tan­cia, en el flan­co neo­li­be­ral con Ciu­da­da­nos y a mano iz­quier­da con un par­ti­do como Po­de­mos, que ya le ha di­se­ña­do el Go­bierno y que a lo úni­co que as­pi­ra es a re­du­cir al PSOE a un es­pec­tro del Pasok.

Pe­ro, en fin, ad­mi­ta­mos que a la Can­de­la­ria más que llo­rar ayer le dio por son­reír, aunque sea con esa cur­si son­ri­si­ta del des­tino que se gas­tan es­tos im­pa­si­bles lí­de­res de la na­ción cuan­do de­jan el país a la in­tem­pe­rie. Eso, como sa­ben bien en la al­dea e in­clu­so en Punx­su­taw­ney, sig­ni­fi­ca que el in­vierno es­tá por ve­nir. Y du­ra­rá en­tre cua­tro me­ses y cua­tro años. Abrí­guen­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.