Sán­chez, mi­sión (ca­si) im­po­si­ble

Fer­nan­do Óne­ga

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Ni en sus me­jo­res sue­ños hu­bie­ra ima­gi­na­do Pe­dro Sán­chez, Su­per­pe­dro, ha­ce so­lo tres me­ses que el rey le en­car­ga­ría la for­ma­ción de Go­bierno en Es­pa­ña. La in­ter­pre­ta­ción de lo ocu­rri­do se pa­re­ce mu­cho a la que hi­ci­mos ayer en es­ta co­lum­na: Su Ma­jes­tad no tu­vo más re­me­dio. Si Ra­joy se­guía de­cli­nan­do, la Co­ro­na ten­dría di­fi­cul­ta­des pa­ra ne­gar su opor­tu­ni­dad a quien se la pi­de y pro­me­te en­con­trar alia­dos. O lo en­car­ga­ba a Pe­dro Sán­chez, o da­ba tiem­po pa­ra re­fle­xio­nar y dia­lo­gar, o man­da­ba po­ner en mar­cha los me­ca­nis­mos pa­ra di­sol­ver las Cor­tes y con­vo­car elec­cio­nes. Fe­li­pe VI op­tó por la pri­me­ra, qui­zá por el mo­ti­vo que ex­pli­có el se­ñor Ra­joy: ir a elec­cio­nes se­ría pro­lon­gar la ines­ta­bi­li­dad.

Así pues, se ha re­suel­to una in­cóg­ni­ta. Aho­ra vie­nen to­das las de­más: sa­ber si el se­ñor Sán­chez con­si­gue real­men­te for­mar una ma­yo­ría; lo­grar que esa ma­yo­ría sea cohe­ren­te y ten­ga po­si­bi­li­dad de du­rar; que sus miem­bros y su fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca no ate­rro­ri­cen a los mer­ca­dos ni ha­gan te­mer por la uni­dad de Es­pa­ña; que, si lle­ga a pre­si­dir el Go­bierno, sea un ga­bi­ne­te de coa­li­ción y no una coa­li­ción de dos Go­bier­nos com­pi­tien­do en­tre sí, y que su le­gí­ti­ma am­bi­ción por ser pre­si­den­te no lo cie­gue y le obli­gue a acep­tar con­di­cio­nes hu­mi­llan­tes pa­ra él, pa­ra su par­ti­do y pa­ra el con­jun­to de la na­ción.

En to­do ca­so, la pe­lo­ta ya es­tá en su te­ja­do. Ahí se la pu­so el rey en un es­cru­pu­lo­so se­gui­mien­to del cau­ce na­tu­ral de las co­sas: fa­lla­do Ra­joy, se lla­ma al si­guien­te. Lo que pa­se a par­tir de aho­ra es su ta­rea. Uno, mo­des­ta­men­te, le acon­se­ja­ría que no des­pre­cia­ra los ar­gu­men­tos que ale­ga Ra­joy pa­ra jus­ti­fi­car la gran coa­li­ción PP-PSOE-Ciu­da­da­nos. No le di­go que si­ga esa hoja de ru­ta, pe­ro sí que pien­se en la de­man­da de es­ta­bi­li­dad; en las exi­gen­cias que pue­den ser odio­sas, pe­ro son reales, de los mer­ca­dos, y en la ne­ce­si­dad de con­tar con dipu­tados su­fi­cien­tes pa­ra ha­cer las re­for­mas que es­te país ne­ce­si­ta, des­de la elec­to­ral a la cons­ti­tu­cio­nal. La coa­li­ción de iz­quier­das su­ma ca­si do­ce mi­llo­nes de vo­tos, pe­ro no es­tá de­mos­tra­do que ga­ran­ti­ce la es­ta­bi­li­dad, ni la con­fian­za de los mer­ca­dos y los in­ver­so­res, ni ma­yo­ría cua­li­fi­ca­da pa­ra las re­for­mas.

Ayer es­bo­zó unos cuan­tos ob­je­ti­vos como an­ti­ci­po de su dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra. So­na­ron bien, por­que to­do po­lí­ti­co tie­ne muy bue­nas pa­la­bras y me­jo­res in­ten­cio­nes. Pe­ro, a pe­sar del en­car­go real, no hay se­gu­ri­dad de que lle­gue a ocu­par La Mon­cloa. Las ne­go­cia­cio­nes que tie­ne por de­lan­te son más que di­fí­ci­les. Los acuer­dos que ne­ce­si­ta es­tán con­di­cio­na­dos por mu­chas in­com­pa­ti­bi­li­da­des en­tre par­ti­dos. Si su­pera esas di­fi­cul­ta­des, la ma­yo­ría que bus­ca no me gus­ta­rá. Pe­ro se­ré el pri­me­ro en desear su éxi­to. Por­que se­rá el éxi­to de mi país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.