Bar­be­rá des­pa­cha con un co­mu­ni­ca­do las ex­pli­ca­cio­nes que le exi­ge el PP

Afir­ma en una no­ta que en el Ayun­ta­mien­to de Va­len­cia no se ama­ña­ron con­tra­tos

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - NU­RIA VE­GA

Tras días de in­ten­sa pre­sión por par­te de la di­rec­ción del PP, que ayer se agu­di­zó es­pe­cial­men­te, pa­ra que la exal­cal­de­sa de Va­len­cia y ac­tual se­na­do­ra Ri­ta Bar­be­rá die­se ex­pli­ca­cio­nes por la in­ves­ti­ga­ción po­li­cial que afec­ta a 50 con­ce­ja­les y ase­so­res del ayun­ta­mien­to por una po­si­ble tra­ma pa­ra el co­bro de co­mi­sio­nes a cam­bio de ad­ju­di­ca­cio­nes, así como de fi­nan­cia­ción ile­gal del par­ti­do, la ex­re­gi­do­ra de la ciu­dad del Tu­ria aban­do­nó ayer su mu­tis­mo. Eso sí, úni­ca­men­te a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, en el que ase­gu­ra que «nin­gún con­tra­to del Ayun­ta­mien­to de Va­len­cia se ha ama­ña­do, ni ha ha­bi­do nin­gu­na mor­di­da, ni des­vío a fi­nan­cia­ción ile­gal». «Las ad­ju­di­ca­cio­nes del Ayun­ta­mien­to de Va­len­cia, du­ran­te los 24 años que fui al­cal­de­sa, no se han pues­to en du­da», con­ti­núa el tex­to. Y aña­de que «na­da co­noz­co de acu­sa­cio­nes ha­cia mi per­so­na» has­ta que el juez le­van­te el se­cre­to del su­ma­rio.

Y es que Ri­ta Bar­be­rá se que­dó sin red. La di­rec­ción del PP, que bas­cu­la en­tre el res­pe­to a la pre­sun­ción de inocen­cia y la ne­ce­si­dad de pro­yec­tar una ima­gen lim­pia del par­ti­do, op­ta­ron ayer por de­jar­la so­la en su de­fen­sa. La cú­pu­la de los po­pu­la­res re­do­bló su pre­sión so­bre Bar­be­rá pa­ra em­pu­jar­le a dar ex­pli­ca­cio­nes, cuan­do, ade­más, pla­nea la ne­ce­si­dad de que adop­te una de­ci­sión so­bre su fu­tu­ro una vez co­no­ci­do que to­do el gru­po mu­ni­ci­pal que li­de­ra­ba es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do en el ca­so Imel­sa.

Des­pués de que los con­ce­ja­les del PP en el Ayun­ta­mien­to va­len­ciano fue­ran ci­ta­dos a de­cla­rar por el pre­sun­to co­bro de co- mi­sio­nes y la su­pues­ta fi­nan­cia­ción ile­gal de la for­ma­ción, hay car­gos en el par­ti­do que em­pie­zan a cues­tio­nar­se si quien fue la al­cal­de­sa pu­do man­te­ner­se al mar­gen del es­cán­da­lo de corrupción. Sin es­tar Bar­be­rá impu­tada ni lla­ma­da a de­cla­rar, la cú­pu­la del PP in­ten­ta man­te­ner la pru­den­cia y se mue­ve con pies de plo­mo cuan­do se tra­ta de de­ci­dir so­bre quién ha si­do un re­fe­ren­te pa­ra el par­ti­do y pa­ra el pre­si­den­te, Ma­riano Ra­joy.

La di­rec­ción ne­go­cia en las úl­ti­mas ho­ras con Bar­be­rá pa­ra aho­rrar­se y aho­rrar­le que el par­ti­do ten­ga que lle­gar a ac­tuar con­tra ella. El pri­me­ro en ins­tar­le pú­bli­ca­men­te a com­pa­re­cer fue el vi­ce­se­cre­ta­rio de or­ga­ni­za­ción del PP. Fer­nan­do Mar­tí­nez-Maí­llo se­ña­ló el pa­sa­do lu­nes que es la se­na­do­ra quien tie- ne que «dar ex­pli­ca­cio­nes» y an­ti­ci­pó que lo ha­ría a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. A la te­sis de Mar­tí­nez-Maí­llo se su­ma­ron ayer otros di­ri­gen­tes como el por­ta­voz par­la­men­ta­rio, Ra­fael Her­nan­do, quien ad­vir­tió de que ya se han to­ma­do de­ci­sio­nes «se­rias» y «gra­ves», como sus­pen­der de mi­li­tan­cia a los po­pu­la­res de­te­ni­dos o apro­bar que se im­pon­ga una ges­to­ra pa­ra ha­cer­se con el gru­po mu­ni­ci­pal de Va­len­cia.

«Yo sé lo que ha­ría yo»

De­cla­ra­cio­nes como las de la vi­ce­pre­si­den­ta pri­me­ra del Con­gre­so pu­sie­ron, ade­más, en evi­den­cia la so­le­dad de Bar­be­rá. Ce­lia Villalobos se za­fó de las pre­gun­tas acer­ca de su com­pa­ñe­ra re­cu­rrien­do a que «eso es pro- ble­ma de Ri­ta Bar­be­rá». E in­clu­so la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid ase­gu­ró no co­no­cer su «ges­tión de cer­ca». «Yo sé lo que ha­ría yo», con­tes­tó al ser pre­gun­ta­da so­bre si la ex­re­gi­do­ra de­be­ría de­jar su escaño en el Se­na­do. Ya na­die se atreve a sostener en pú­bli­co que la se­na­do­ra es­té to­tal­men­te lim­pia, como sí de­fen­dió el pre­si­den­te del Go­bierno en fun­cio­nes ha­ce una semana. Ayer, Ma­riano Ra­joy ase­gu­ró que la si­tua­ción de la exal­cal­de­sa de Va­len­cia se­rá la mis­ma que la de cual­quier mi­li­tan­te del PP y es­ta­rá su­je­ta a lo que de­ci­da la or­ga­ni­za­ción re­gio­nal «a la vis­ta de la si­tua­ción ju­di­cial de ca­da uno de los in­ves­ti­ga­dos». Y lo que se da por he­cho es que la aper­tu­ra de una in­ves­ti­ga­ción so­bre Bar­be­rá cam­bia­ría por com­ple­to la cau­te­la del par­ti­do.

M. BRUQUE EFE

El Ayun­ta­mien­to de Po­bla de Vall­bo­na (Va­len­cia) re­ti­ró ayer las pla­cas de edi­fi­cios con los nom­bres del ex­pre­si­den­te de la Dipu­tación Alfonso Rus y del ex­con­se­je­ro Blasco, impu­tados por corrupción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.