El vir­tual em­pa­te del pri­mer cau­cus anun­cia una ba­ta­lla re­ñi­da en­tre los candidatos de­mó­cra­tas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - VIC­TO­RIA TO­RO

Con «un gran sus­pi­ro de ali­vio» des­cri­bió Hi­llary Clin­ton el re­sul­ta­do de Io­wa. La ex­se­cre­ta­ria de Es­ta­do lle­gó a te­mer en los úl­ti­mos días per­der, al ver que su prin­ci­pal opo­nen­te, el se­na­dor Ber­nie San­ders, le re­cor­ta­ba po­pu­la­ri­dad y apo­yos. Fi­nal­men­te, los vo­tan­tes se re­par­tie­ron en­tre am­bos con una ín­fi­ma ma­yo­ría pa­ra Clin­ton (49,9 fren­te a 49,6 %) que de­ja un es­ce­na­rio de em­pa­te vir­tual. Per­der aquí y en Nue­vo Ham­ps­hi­re, la pró­xi­ma ci­ta, es al­go que his­tó­ri­ca­men­te so­lo Bill Clin­ton lo­gró re­mon­tar.

HI­LLARY CLIN­TON Cues­ta arri­ba.

La sen­sa­ción de ali­vio no de­be­ría es­con­der que el ca­mino a la no­mi­na­ción se le ha pues­to muy cues­ta arri­ba a la ex pri­me­ra da­ma. San­ders se ocu­pó de de­jar­lo cla­ro en sus pri­me­ras pa­la­bras tras los re­sul­ta­dos, al re­cor­dar que en po­cos me­ses pa­só de ser prác­ti­ca­men­te un des­co­no­ci­do en Io­wa a con­ver­tir­se en un se­rio opo­nen­te de lo que de­fi­nió como «la or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca más po­de­ro­sa del país, la de los Clin­ton». El ma­yor pe­li­gro pa­ra la as­pi­ran­te de­mó­cra­ta aho­ra es que, tras una cam­pa­ña mo­de­ra­da, San­ders lan­ce ata­ques per­so­na­les y vuel­va a re­cor­dar­le a la ex­se­na­do­ra que ha re­ci­bi­do cien­tos de mi­les de dó­la­res por con­fe­ren­cias que su­fra­ga­ban las gran­des com­pa­ñías de Wall Street. Los se­gui­do­res de San­ders han sa­li­do de en­tre los más jó­ve­nes y ra­di­ca­les de iz­quier­das, los que es­tán más en­fa­da­dos con esas em­pre­sas y la for­ma en la que los po­lí­ti­cos le­gis­lan a su fa­vor. Y a Clin­ton le va a cos­tar des­pe­gar­se de es­ta ima­gen.

El ca­len­da­rio le per­ju­di­ca. La pró­xi­ma ci­ta, Nue­vo Ham­ps­hi­re, es tra­di­cio­nal­men­te muy pro­gre­sis­ta y es­tá más cer­ca ideo­ló­gi­ca­men­te de San­ders, que ade­más, es ori­gi­na­rio del ve­cino Ver­mont, es­ta­do en el que es muy que­ri­do. Ayer, en una reunión con los di­rec­to­res de cam­pa­ña, en la que tam­bién es­ta­ba su ma­ri­do, Clin­ton es­tu­dió có­mo lo­grar una vic­to­ria, aunque vuel­va a ser mí­ni­ma, el pró­xi­mo mar­tes.

BER­NIE SAN­DERS Re­mon­tó 40 pun­tos.

Cuan­do lan­zó su cam­pa­ña, las en­cues­tas lo si­tua­ban a 40 pun­tos de Clin­ton, una di­fe­ren­cia que ha lo­gra­do bo- rrar con su pro­gra­ma «socialista» que de­nun­cia las de­sigual­da­des y las fa­ci­li­da­des que su país da a los más ri­cos.

Las du­das pre­vias a la vo­ta­ción del lu­nes so­bre si sus se­gui­do­res acu­di­rían a vo­tar o no sal­drían de ca­sa (como sí hi­cie­ron mu­chos de los que en los son­deos de­cían apo­yar a Trump) que­da­ron des­pe­ja­das, pe­ro el gran ga­na­dor de la no­che ne­ce­si­ta­ba más que un em­pa­te. Nue­vo Ham­ps­hi­re es aho­ra cru­cial pa­ra el exal- cal­de de Bur­ling­ton. Si con­si­gue un buen re­sul­ta­do, al me­nos tan igua­la­do como el de Io­wa, la ba­ta­lla en el Par­ti­do De­mó­cra­ta se­rá re­ñi­da y apa­sio­nan­te. No lo tie­ne a prio­ri di­fí­cil: las en­cues­tas ya le da­ban ven­ta­ja an­tes del lu­nes y el ca­si em­pa­te de Io­wa sin du­da le da­rá im­pul­so en Ver­mont. Si, por el con­tra­rio, Clin­ton, que ya go­za del apo­yo de su for­ma­ción, lo­gra una vic­to­ria im­por­tan­te, es po­si­ble que su im­pul­so que­de de­sac­ti­va­do.

JUS­TIN SULLIVAN AFP

Hi­llary Clin­ton lle­ga al Nas­hua Com­mu­nity Co­lle­ge, en Nue­vo Ham­ps­hi­re, pa­ra ce­le­brar un ac­to elec­to­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.