Io­wa des­in­fla a Trump y abre el ca­mino a Ted Cruz y Marco Rubio

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

«La ver­da­de­ra no­mi­na­ción em­pie­za el 9 de fe­bre­ro en Nue­vo Hamph­si­re», de­cía la no­ta enviada ayer por Jeb Bush a sus se­gui­do­res. Esa idea es la que de­fien­de tam­bién Do­nald Trump, pe­ro es que am­bos fue­ron los gran­des per­de­do­res de Io­wa y quie­ren pa­sar pá­gi­na rá­pi­da­men­te. El ga­na­dor fue Ted Cruz y el se­gun­do el mag­na­te, pe­ro Marco Rubio ob­tu­vo una só­li­da ter­ce­ra po­si­ción que su­pe­ró en diez pun­tos las me­jo­res ex­pec­ta­ti­vas, lo que con­so­li­da­rá sus as­pi­ra­cio­nes.

TED CRUZ Ga­na­dor ines­pe­ra­do.

La ha­za­ña de la no­che del lu­nes co­rrió a car­go del se­na­dor te­xano. Cruz ga­nó a pe­sar de mu­chos fac­to­res en con­tra, in­clui­das unas en­cues­tas que da­ban una cla­ra vic­to­ria a Trump. Tam­bién de­bió en­fren­tar­se al re­cha­zo del go­ber­na­dor de Io­wa, re­pu­bli­cano, que pi­dió pú­bli­ca­men­te que no se le vo­ta­ra. Y, por úl­ti­mo, a su par­ti­do, cu­ya di­rec­ción no desea un can­di­da­to ex­tre­mis­ta, por­que no ven en un miem­bro del Tea Party mu­chas po­si­bi­li­da­des fren­te a cual­quie­ra que sea el as­pi­ran­te de­mó­cra­ta. A pe­sar de que el vo­to de los cris­tia­nos evan­gé­li­cos no de­frau­dó sus ex­pec­ta­ti­vas, el pró­xi­mo mar­tes lo ten­drá más di­fí­cil, por­que New Ham­ps­hi­re es un es­ta­do mu­cho más pro­gre­sis­ta. La vic­to­ria de Io­wa, sin em­bar­go, le da un res­pi­ro an­te al­gu­nas fu­tu­ras de­rro­tas.

DO­NALD TRUMP A mo­vi­li­zar a sus ba­ses.

La ex­pli­ca­ción a lo ocu­rri­do con Trump ya ha­bía em­pe­za­do a adi­vi­nar­se los días pa­sa­dos. Su agre­si­va cam­pa­ña tie­ne ade­más mu­cho de ex­tra­va­gan­te. No so­lo por su dis­cur­so y su pro­pia per­so­na­li­dad, sino tam­bién por­que la ha plan­tea­do fue­ra de lo que son las nor­mas clá­si­cas en las pri­ma­rias. El mag­na­te neo­yor­quino ha ape­la­do a los des­con­ten­tos con la cla­se po­lí­ti­ca, pre­ci­sa­men­te los ciu­da­da­nos que no sue­len ir a vo­tar. En Nue­vo Ham­ps­hi­re, aunque muy di­fe­ren­te de Io­wa, la ba­se que apo­ya­rá al mul­ti­mi­llo­na­rio es muy si­mi­lar, por lo que si con­si­gue mo­vi­li­zar­los man­ten­drá sus po­si­bi­li­da­des.

MARCO RUBIO El pre­fe­ri­do de los re­pu­bli­ca­nos.

El se­na­dor de Flo­ri­da lo­gró un ter­cer pues­to que sa­be a vic­to­ria, pues fue el úni­co can­di­da­to que su­pe­ró am­plia­men­te los números de las en­cues­tas. Unos números que le per­mi­ten pre­sen­tar­se an­te los vo­tan­tes y, so­bre to­do, los donantes como una al­ter­na­ti­va creí­ble. Ade­más de con­cen­trar el vo­to ur­bano, por sus pos­tu­ras más ale­ja­das del po­pu­lis­mo de Cruz y Trump, Rubio se ha con­ver­ti­do en Io­wa en el pre­fe­ri­do de la di­rec­ción del par­ti­do, aunque ne­ce­si­ta­rá ob­te­ner un buen re­fren­do en Nue­vo Ham­ps­hi­re pa­ra con­so­li­dar es­ta po­si­ción. Ade­más, con sus re­sul­ta­dos ha re­du­ci­do a in­sig­ni­fi­can­tes las op­cio­nes de los otros as­pi­ran­tes re­pu­bli­ca­nos, en­tre los que so­lo el cuar­to, Ben Car­son, ob­tu­vo un digno 9,8 %.

AA­RON P. BERNS­TEIN REUTERS

Rubio ce­le­bró con su fa­mi­lia su ter­cer pues­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.