El par­ti­do de An­ge­la Mer­kel de­nun­cia que Mos­cú ac­ti­va gru­pos de ca­rác­ter xe­nó­fo­bo pa­ra des­es­ta­bi­li­zar a la Unión Eu­ro­pea

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - JUAN CAR­LOS BA­RRE­NA

Des­de el con­flic­to de Ucra­nia y la im­po­si­ción de san­cio­nes a Ru­sia, Mos­cú ha cam­bia­do su es­tra­te­gia an­te Oc­ci­den­te y prac­ti­ca lo que los ana­lis­tas mi­li­ta­res, tam­bién en Ale­ma­nia, ca­li­fi­can de «gue­rra hí­bri­da», uno de cu­yos ob­je­ti­vos es des­es­ta­bi­li­zar a la UE, pro­vo­can­do la di­vi­sión de sus miem­bros y fo­men­tan­do los con­flic­tos in­ter­nos. Así lo ase­gu­ra el por­ta­voz de Ex­te­rio­res de la CDU, el par­ti­do de Mer­kel, Ro­de­rich Kie­se­wet­ter, quien afir­mó ayer que por ese mo­ti­vo el pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, «apo­ya fi­nan­cie­ra­men­te a fuer­zas de ex­tre­ma de­re­cha en Eu­ro­pa» como el neo­na­zi NPD, la po­pu­lis­ta Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD) o el Fren­te Na­cio­nal en Fran­cia.

Kie­se­wet­ter, que acu­só al Krem­lin de ma­ni­pu­lar y mo­vi­li­zar con­tra la po­lí­ti­ca de aco­gi­da de re­fu­gia­dos a los mi­les de ale­ma­nes de la mi­no­ría ét­ni­ca ger­ma­na en Ru­sia que emi­gra­ron ma­si­va­men­te a es­te país en la dé­ca­da de los años 90 tras la caí­da del Te­lón de Ace­ro, es uno de los po­cos po­lí­ti­cos que ha acu­sa­do abier­ta­men­te a Mos­cú de lle­var a ca­bo esa es­tra­te­gia des­es­ta­bi­li­za­do­ra. Sin em­bar­go, me­dios de pres­ti­gio como Die Zeit y Der Spie­gel uti­li­zan ca­da vez más el tér­mino de «gue­rra hí­bri­da», en la que al pa­re­cer to­do es­tá per­mi­ti­do: una gue­rra sin de­cla­ra­ción de gue­rra, sin re­glas y sin lí­mi­tes, una gue­rra en la que se apli­ca to­do el es­pec­tro de me­dios tra­di­cio­na­les fun­di­dos a un ni­vel tác­ti­co y que pre­vé, se­gún la ne-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.