De­mues­tran la re­la­ción di­rec­ta en­tre el gen re­loj y la dia­be­tes

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad -

Cien­tí­fi­cos del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca en Red Fi­sio­pa­to­lo­gía de la Obe­si­dad y la Nu­tri­ción (CIBERobn), con la doc­to­ra Do­lo­res Co­re­lla a la ca­be­za, han de­mos­tra­do por pri­me­ra vez la re­la­ción en­tre las di­fe­ren­tes va­rian­tes de uno de los prin­ci­pa­les ge­nes re­loj y la in­ci­den­cia de la dia­be­tes ti­po 2. El es­tu­dio, pu­bli­ca­do en Car­dio­vas­cu­lar Dia­be­to­logy, con­fir­ma re­sul­ta­dos pre­vios ob­te­ni­dos en ra­to­nes. Una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en Jour­nal of the Ame­ri­can Me­di­cal As­so­cia­tion en­con­tró que los adul­tos ma­yo­res con un gen de ries­go pa­ra la en­fer­me­dad de alz­héi­mer co­no­ci­do como APOE 4 y que co­mían por lo me­nos una por­ción de ma­ris­co por semana mos­tra­ron me­nos sig­nos de los cam­bios ce­re­bra­les re­la­cio­na­dos con la en­fer­me­dad. Es­ta re­la­ción no se vio en los ce­re­bros de vo­lun­ta­rios que co­mie­ron pes­ca­do se­ma­nal­men­te pe­ro que no eran por­ta­do­res del gen de ries­go.

Los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién exa­mi­na­ron en los ce­re­bros los ni­ve­les de mer­cu­rio que se pue­de en­con­trar en los ma­ris­cos y que se sa­be que es per­ju­di­cial pa­ra el ce­re­bro y el sis­te­ma ner­vio­so. Los au­to­res de es­te tra­ba­jo en­con­tra­ron que el con­su­mo de pes­ca­dos y ma­ris­cos se aso­ció con un au­men­to de los ni­ve­les de mer­cu­rio en el ce­re­bro, pe­ro no con la can­ti­dad de pla­cas de pro­teí­na be­ta ami­loi­de y tau, ca­rac­te­rís­ti­cas del alz­héi­mer.

Los in­ves­ti­ga­do­res ana­li­za­ron los ce­re­bros de 286 par­ti­ci­pan­tes, cu­ya edad pro­me­dio era de 89,9 años, pa­ra de­tec­tar neu­ro­pa­to­lo­gías o cam­bios ce­re­bra­les per­ju­di­cia­les, tan­to de la en­fer­me­dad de alz­héi­mer como de otras de­men­cias. Los vo­lun­ta­rios tam­bién tu­vie­ron que in­di­car la die­ta que rea­li­za­ban du­ran­te años. Una in­ves­ti­ga­ción su­gie­re que los cuer­vos —aves se­ña­la­das por mu­chas cul­tu­ras como sím­bo­lo de in­te­li­gen­cia y sa­bi­du­ría— com­par­ten al me­nos par­te de la ca­pa­ci­dad hu­ma­na de pen­sar de ma­ne­ra abs­trac­ta so­bre otras men­tes, adap­tan­do su com­por­ta­mien­to a sus pro­pias per­cep­cio­nes de los de­más.

El es­tu­dio, pu­bli­ca­do en Na­tu­re Com­mu­ni­ca­tions, en­con­tró que los cuer­vos cus­to­dia­ron ali­jos de ali­men­tos pa­ra que no fue­ran des­cu­bier­tos, en res­pues­ta a los so­ni­dos de otros cuer­vos si una mi­ri­lla cer­ca­na es­ta­ba abier­ta, aunque no vie­ran a otras aves. Pe­ro no mos­tra­ron la mis­ma preo­cu­pa­ción cuan­do se ce­rró la mi­ri­lla, a pe­sar de las se­ña­les au­di­ti­vas.

Los ha­llaz­gos arro­jan nue­va luz so­bre la com­pren­sión cien­tí­fi­ca de la Teo­ría de la Men­te, la ca­pa­ci­dad de atribuir es­ta­dos men­ta­les, in­clu­yen­do la vi­sión, a los de­más, se­gún Ca­me­ron Buckner, pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Hous­ton y au­tor prin­ci­pal del tra­ba­jo. Los cuer­vos son un buen ejem­plo pa­ra el es­tu­dio, por­que su vi­da so­cial pa­sa por va­rias fa­ses dis­tin­tas, como les ocu­rre a los hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.